X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
la amenaza de la ultraderecha

Vox se presenta como víctima de la "oligarquía" tecnológica por la "censura" y el cerrojazo a cuentas ultras en redes sociales tras el asalto al Capitolio

  • La formación ultraderechista, cuya cuenta en Twitter ya fue suspendida temporalmente en enero tras acusar al Gobierno de “promover la pederastia con dinero público”, hace causa común con Trump pero elude desvelar a qué lideres extranjeros se ha dirigido para lanzar la campaña que anuncia en una proclamada defensa de la libertad de expresión
  • El cierre de la red favorita hasta ahora de la derecha más extrema de EEUU, Parler, tras la negativa de Amazon, Apple y Google a darle alojamiento en sus plataformas por “incitar a la violencia” lleva a Abascal a tropezar en su llamamiento a elegirla como alternativa
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 12/01/2021 a las 06:00
Santiago Abascal, en una protesta contra el Gobierno, frente al Congreso de los Diputados, el pasado 17 de diciembre.

Santiago Abascal, en una protesta contra el Gobierno, frente al Congreso de los Diputados, el pasado 17 de diciembre.

Europa Press

La guerra desatada en las poderosas redes sociales y que tras el violento asalto al Capitolio se ha traducido en el cierre permanente de la cuenta tuitera desde la que Donald Trump dirigía a sus seguidores ha acercado aún más a Vox a la derecha extrema y populista de EEUU.

En esta nueva rama del árbol argumental de la formación ultraderechista, donde el tronco lo ocupan los ataques contra el Gobierno “socialcomunista”, Vox se considera ahora víctima de lo que califica como “oligarquía tecnológica”. El partido se refiere así a las grandes empresas que tras lo sucedido en la sede de la Cámara de Representantes y el Senado han comenzado a expulsar a internautas afines al asalto.

El partido que hace apenas seis meses atacaba el derecho a una renta mínima para garantizar la supervivencia de la población con menos ingresos –las “paguitas”– ha emprendido una estrategia que pretende sea internacional para salvaguardar lo que entiende como un derecho básico: la libertad de exponer en las grandes redes sociales lo que crea oportuno sin que los propietarios de esas redes puedan ordenar la suspensión temporal o permanente de ninguna cuenta.

En una proclamada defensa de la “libertad de expresión”, Vox, y especialmente su líder, Santiago Abascal, llevaba días anunciando un proceso de migración a otra red casi desconocida hasta ahora para la mayoría: Parler, favorita de la derecha radical estadounidense y a la que, de forma minoritaria, también habían expresado su apoyo la diputada vasca del PP Beatriz Fanjul y el coordinador autonómico de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó.

Pero Parler acaba de ser expulsada del terreno de juego, no se sabe por cuánto tiempo ni si conseguirá volver: tanto Amazon como Apple y Google la han privado del alojamiento necesario para cualquier red. ¿La clave? “Incitar a la violencia”, y así lo expone Amazon en una carta obtenida por la cadena CNN y que incluye varios ejemplos de publicaciones de esa naturaleza. Este lunes por la mañana, su web ya había dejado de funcionar.

Abascal también se ha abierto cuenta en otra red, gab.com, donde todo indica ausencia total de censura y controles de los mensajes susceptibles de ser catalogados como una clara muestra de incitación al odio.

Para Vox, las redes sociales constituyen una herramienta básica: su actividad en Twitter, en Whatsapp, en Telegram, en Youtube y en Instagram son la llave que desde el inicio de su ascenso político y con vetos y ataques a medios de comunicación incluso anclados en la derecha se ha valido la organización para expandir sus mensajes y su versión de los hechos.

Con un ejército de seguidores en la red que en España posee mayor valor político, Twitter, ejército que por número se sitúa en el quinto lugar del escenario estatal de partidos –428.900 en la tarde del lunes– pero que en productividad solo rivaliza con la de los afines a Podemos –le siguen 1,5 millones de tuiteros–, Vox ya tropezó en esta área a comienzos de año.

El 22 de enero la red que capitanea Jack Dorsey suspendió su cuenta oficial en Twitter después de que Vox acusara al Gobierno de “promover la pederastia con dinero público”. El partido de Abascal reaccionó interponiendo una querella de la que nada se sabe.

Convertida en uno de los temas estrella de Vox en medio de la pandemia y del temporal que mantiene paralizada Madrid y otras zonas del país, la batalla de las redes digitales resulta clave para Vox. Santiago Abascal ya anunció el domingo el inicio de contactos con líderes internacionales para plantar cara a lo que califica de censura inaceptable.

Pero este lunes, cuando los periodistas preguntaron quiénes son esos líderes, el eurodiputado y portavoz de acción política, Jorge Buxadé, respondió que no pensaba desvelarlo para no colocarlos “en la diana” y propiciar así que les cierren sus cuentas como ha sucedido con el todavía presidente de EEUU.

Buxadé, figura cada vez más en alza dentro de Vox, hizo causa común con Trump aunque deslizó lo que parece un signo de alejamiento por si acaso. Lo hizo cuando citó la célebre frase de San Francisco de Borja, quien tras la muerte de la esposa de Carlos V juró "no más servir a señor que se me pueda morir”.

Pero aunque Vox remarca ahora que no marcha a las órdenes de Trump sino en todo caso de acuerdo con las políticas de quien saltó del rango de multimillonario que en 2016 solo pagó a Hacienda 750 dólares al de presidente de EEUU habituado a dirigir el país desde Twitter y dispuesto a evitar el reconocimiento de su derrota electoral, Buxadé insistió en quiénes son los verdaderos enemigos para Vox: las empresas que, según sus palabras, buscan la censura. De qué sirven los Gobiernos, se preguntó en referencia expresa al cierre de cuentas en internet, “si luego un grupito de pequeños multimillonarios oligarcas plutócratas se permite el lujo de decir lo que es verdad y lo que es mentira”. El eurodiputado evitó cualquier mención a que fue una consejera de Trump quien acuñó la locución “hechos alternativos” para definir lo que en realidad son declaraciones falsas.
 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




23 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 14/01/21 18:47

    Pues voy a discrepar de los comentaristas anteriores.

    El jefe de Twiter, Jack Dorsey ha reconocido que, aunque no se arrepiente, le parece peligroso haber baneado a Trump:

    https://www.bbc.com/news/technology-55657417

    Le honra esa afirmación. También el presidente mexicano, AMLO, se ha manifestado en ese mismo sentido. Y creo que tienen razón.

    Por mucha razón que tengan, a mí me parecería muy preocupante que al Sr Pedro Sánchez se le vetara en los medios controlados por Florentino Pérez, por decisión del propio Florentino. Es decir, el poder político elegido democráticamente baneado por el poder económico o mediático o tecnológico. El problema no es tanto quién tiene razón, que en este caso estoy de acuerdo con que Trump es “el malo”, el problema es quién tiene el poder de decisión de afirmar quién es “el malo”.

    La “democratización” de los medios de comunicación y de la información es la gran asignatura pendiente de nuestras democracias, con una situación que no ha hecho sino empeorar a lo largo de las últimas décadas.

    Si he de dar parte de la razón a Vox en este asunto, se la doy. Es más, creo que negar que es una “arbitrariedad” lo que han hecho las redes sociales con Trump les da razones a esos energúmenos. Habría que haber tenido mecanismos para cerrar el micrófono a ese energúmeno, pero que fuera más “garantista” que la opinión del dueño de una empresa. Por desgracia, no existen esos mecanismos que impidan que un presidente (¡nada menos!) esté haciendo llamadas a la rebelión desde las redes.

    También me parece sensato que se pueda denunciar e investigar un fraude electoral. Pero no se puede avalar esa denuncia si no va acompañada de pruebas evidentes de fraude masivo. Aplica a los EE.UU., pero también al Sr Almagro y Bolivia o la UE con Venezuela, con Bielorrusia o con la propia Bolivia.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • PilarCC PilarCC 13/01/21 10:48

    Está bien que desde las redes sociales se denuncien y expulsen a este fascismo encubierto, que se vayan a Parler, y allí juntitos se cuenten sus cosas de fachas y nos dejen en paz enTwitter.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Julicolomer Julicolomer 12/01/21 21:25

    San Francisco de Borja nunca pronunció esa frase

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aserejé Aserejé 12/01/21 20:46

    Menos mal q esas multimillonarias empresas han actuado con democracia, lucidez y sentido comun para acallar a estos fascistas manipuladores, mentirosos y anti-democratas. Y lo mismo digo sobre los medios de comukicacion q dijeron q lo q decia Trump era falso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • rastrover rastrover 12/01/21 15:31

    Los de Vox no quieren para ellos lo que aplican a los demás, pues ahora mismo tienen vetados a varios medios de comunicación que no son afines a sus ideas, con la diferencia de que estos medios que ellos vetan son medios normales y que no mienten, mientras que la extrema derecha americana y española de Vox basan su estrategia en el bulo y la mentira y en la incitación al odio y precisamente por eso algunas tecnológicas los han vetado con toda lógica y razón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Elea Elea 12/01/21 15:02

    Pura coherencia la de Vox al hablar de libertad de expresión y llevar toda la vida vetando a periódistas y medios de comunicación, que no les gustan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • JOECAR JOECAR 12/01/21 13:38

    Digo, que los seguidores de Vox son personas ignorantes en el sentido de la palabra, SIN INFORMACIÓN VERAZ de los problemas y obstáculos para la participación política, que aquejan a España.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • LuisM7 LuisM7 12/01/21 15:08

      Los seguidores son unos ignorantes y punto. Ignoran que los lideres de VOX son todos unos vividores de este sistema que les permite, explotarlo por medio de los estupidos que se creen las cuatro soflamas que largan. No es muy distinto del Salvame TV, siempre encontraras bobos que sigan entontecidos a cuatro pseudo-periodistas-payasos y a los personajes que crean para seguir viviendo "y muy bien" del borreguismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

  • Pirichi Pirichi 12/01/21 13:37

    Y el rey sin hablar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • JOECAR JOECAR 12/01/21 13:32

    LA PROPAGANDA de vox está limitada a los medios económicos que tiene y de momento (solo de momento) quieren aprovechar las plataformas para difundir sus vacíos y viciados mensajes. No tienen una estrategia y van cada uno por su lado, pero según se puede leer en este articulo van a empezar a hacerlo organizadamente. Bien, pues ahora es el momento de que los responsables de redes sociales, donde quieran hacer la propaganda, les cierren el paso y los manden al folleto y la octavilla. Ahí es donde Abascal no quiere ir para que no lo tilden de propagandista. Si no se les cierra el paso, este año y hasta las próximas elecciones, van a ser un foco de expansión de su viciado y vacío mensaje, que dado el desanimo social y la perdida de esperanzas, acogerá a muchos en su plan. Hay que comprender que las organizaciones como Vox están vacías de un autentico contenido político y que usan la demagogia como vehículo de difusión. Sus seguidores son personas ignorantes y desencantadas, que bien manipuladas se apuntan a un bombardeo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • MIglesias MIglesias 12/01/21 12:28

    Leches, pues que impriman octavillas como hacíamos los demás cuando nos callaban, a ellos por lo menos nadie va querer ponerlos ante un pelotón de fusilamiento. La extremaderechita cobarde se arruga ante cualquier contratiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



 
Opinión