Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los papeles de Bárcenas

Calvo tacha al PP de "trilero" y le acusa de distraer la atención del escrito de Bárcenas con los fondos europeos

  • La vicepresidenta carga contra la formación de Casado por poner "el dedo" en un informe que el Ejecutivo no tiene "ninguna obligación" de publicar
  • Ve "insultante" la posición del PP y sostiene que la formación tendría que refundarse si reniega de la corrupción

  • Calvo solo contempla la gobernabilidad en Cataluña e insta a ERC a decidir "dónde quieren estar" tras las elecciones

  • Calvo, preocupada de que la Ley Trans ponga en riesgo "los criterios de identidad del resto de 47 millones de españoles"

Publicada el 04/02/2021 a las 09:16 Actualizada el 04/02/2021 a las 11:08
Carmen Calvo en una imagen de archivo.

Carmen Calvo en una imagen de archivo.

EFE

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha tachado este jueves de "trilero" al Partido Popular por haber puesto el foco en el informe del Consejo de Estado sobre el decreto de la gestión de los fondos europeos para desviar la atención del "verdadero informe", el del extesorero de los conservadores Luis Bárcenas.

En una entrevista en Ser Catalunya, recogida por Europa Press, Calvo ha cargado contra la formación de Pablo Casado por poner "el dedo" en un informe que el Ejecutivo no tiene "ninguna obligación" de publicar para quitar la atención de la votación del pasado jueves, en la que los conservadores dejaron "tirado a su país" sin votar un real decreto que servirá para "la ejecución" de los fondos europeos.

"El PP hizo dos cosas trileras: una, confundir y mentir a la opinión pública porque los reales decretos no se tramitan con estos informes y la segunda, distraer la atención de lo que hizo el jueves en una política de antiespaña. Creo que cuando terminó el día el verdadero informe era el de Bárcenas", ha insistido.

Precisamente, Calvo ha incidido en la posición del PP, concretamente en la del portavoz en el Senado, Javier Maroto, que aseguró que Bárcenas pertenecía al pasado. "Me parece insultante que alguien con esa visión no tenga el más mínimo pudor, perdón y respeto a los ciudadanos. Que diga esto cuando lo que se está viendo en los tribunales es un asunto gravísimo", ha criticado. Así, la vicepresidenta ha instado al líder del PP, Pablo Casado, a aclarar si la formación que preside es la suya o "la fundaron antes de ayer" él mismo junto a Maroto y la actual directiva. "Su líder cada fin de semana recuerda lo bien que lo hace el PP. Se tendrán que aclarar y, si no, se tendrán que refundar", ha sostenido.

No son casos "puntuales"

Calvo se ha expresado así después de que emitiese este miércoles un escrito a la Fiscalía Anticorrupción en el que afirma que el expresidente del Gobierno y ex líder del PP, Mariano Rajoy, destruyó los papeles en los que se había anotado todos los movimientos de la supuesta caja b del partido "sin saber" que él conservaba una copia. "Es una España que uno no querría que existiera en democracia, de unos comportamientos de una derecha que hunde sus raíces muy largas en el tiempo y que cree que cuando se está en el poder se está de manera impune y para lo que dijo un militante y alto cargo (del PP): que se está en política para enriquecerse", ha lamentado la vicepresidenta.

En esta línea, Calvo ha reconocido que ningún partido está libre de sufrir corrupción, pero ha puesto en duda que los casos del PP sean aislados. "Ningún país está a salvo de elementos puntuales de corrupción, pero es que aquí hablamos de 30 años de un partido tan importante, de una situación tan y una afectación tremenda", ha apuntado. Fue esta la razón, como ha apuntado la vicepresidenta, la que llevó al PSOE a presentar la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a Moncloa, y que se basaba en hechos ciertos, relatados por una persona que "era el gerente" y que no era "alguien que pasaba por la puerta".

En su crítica al PP por acusar al Gobierno de esconder el informe del Consejo de Estado, Calvo también ha aprovechado para señalar la actitud de Ciudadanos y poner en duda su supuesta "moderación", después de que los de Inés Arrimadas también votasen en contra del mecanismo de ejecución de los fondos europeos. En este contexto, la vicepresidenta ha explicado que la formación naranja conocía el decreto antes de que fuese sometido a votación y por eso ha afeado a Cs que lo dejaran "tirado diciendo" desde la tribuna que no conocían su contenido. "Pudieron estar y dejaron a su país tirado porque estaban en elecciones en Cataluña. Esto es lo que ocurrió", ha aclarado.

Asimismo, Calvo también se ha referido a la abstención de Vox en la votación, que ha achacado a la falta de entendimiento y coordinación entre los tres partidos de derechas, y ha negado que fuese un "regalo" del partido liderado por Santiago Abascal. A su juicio, Vox decidió abstenerse porque pensaba que Cs iba a votar que sí, con lo que el "resultado final" fue el que tenía que haberse dado "de buena fe". Con todo, Calvo ha incidido en que es "meridiano lo lejos" que está el PSOE de la ultraderecha española. "No tenemos nada que demostrar", ha sostenido. Por último, la vicepresidenta primera se ha preguntado "dónde estaban los independentistas catalanes", que no votaron a favor pese a estar "siempre ventilando los intereses" de Cataluña.

Insta a ERC a decidir "dónde quieren estar" tras las elecciones

Calvo también ha asegurado que no imagina "otro escenario" en Cataluña que no sea el de la gobernabilidad para abrir "una nueva puerta" a un "espacio radicalmente distinto" en el que el independentismo no intente "meter" a los ciudadanos "en una situación injusta y alocada". "Tendrá que ser un independentismo, y ERC lo dice aunque ahora no porque está en campaña, que tiene que estar en otros parámetros. No hay una base", ha sostenido Calvo, en la que ha instado a la formación soberanista a decidir "dónde quieren estar" el día posterior a los comicios.

En esta línea, la vicepresidenta ha reconocido que ERC tomará "sus decisiones con arreglo" a sus propios intereses al tiempo que ha recordado que la "estabilidad" del Ejecutivo no depende del apoyo del partido que lidera Oriol Junqueras. "Al día siguiente (de las elecciones) sigue el Gobierno de España, y ellos verán dónde quieren estar", ha insistido. Así, Calvo ha repetido que no calcula que Cataluña quede varada y ha asegurado que "todos los grandes partidos" son conscientes de que a la comunidad autónoma "hay que sacarla del lugar de embarrancamiento" en que la metió el independentismo. "Nadie en su sano juicio", ha continuado, va a "abocar a Cataluña a que no haya gobernabilidad".

La vicepresidenta, que ha apostado por un gobierno progresista, ha recordado que serán los socialistas catalanes y su candidato, Salvador Illa, los encargados de definir las alianzas postelectorales. Con todo, ha recordado que el PSOE, pese a estar en las "antípodas del independentismo", reconoce a sus "adversarios políticos".

Eso no quiere decir, ha explicado Calvo, que los socialistas contemplen el bloqueo institucional "por mucho que los resultados estén ajustados", ya que a su juicio los últimos diez años "han tenido que dejar una lección en todo el mundo", y especialmente en los catalanes, "que se han dado cuenta" de que por la vía independentista "no se puede". "Este último episodio del independentismo catalán es la historia de un intento completamente alocado y fracasado", ha continuado la vicepresidenta, que ha opinado que con el fortalecimiento de la Unión Europea no cabe una nueva "intentona fracasada y esperpéntica" del separatismo, que "ha llegado a su techo".

A su juicio, el encargado de "sacar" a Cataluña de este impasse será quien esté "en un espacio de realidad", alejado de los "debates teóricos y nominales". "El independentismo está intentando colocar un mensaje que ya no entra en la sociedad catalana. No se debaten en ganar las elecciones, sino en que van a hacer el día después, porque esta década se ha acabado", ha apostillado. Por último, Calvo ha afeado al portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, sus críticas por el empeño de los socialistas en mantener las elecciones el 14 de febrero. "Las elecciones las ha convocado el parlamento de Cataluña", ha recordado la vicepresidenta, que ha criticado que el Govern se atreviese a "suspender" los comicios, algo "ilegal en democracia".

Sobre la Ley Trans

Con respecto a la Ley Trans, la vicepresidenta primera ha expresado su confianza en llegar a un acuerdo con el socio de Gobierno, Unidas Podemos, pero ha admitido sus dudas sobre la autodeterminación de género. "Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles; eso tiene que tener unas garantías", ha indicado Calvo.

En este sentido, y sobre el hecho de que menores de 16 años puedan cambiar de sexo sin un informe médico, Calvo ha precisado que la dificultad no es sólo la de la edad, sino "el hecho de generar nuevos derechos que tienen que entrar a funcionar con otros existentes". "No es solo la edad, y los asuntos relativos a los menores tienen que estar particularmente protegidos, pero el problema es que los derechos nunca son absolutos en democracia, siempre tienen límites, todos tienen perfiles de colisión con otros", ha indicado la vicepresidenta, quien ha admitido que su preocupación "por los conceptos con los que se va a trabajar".

Carmen Calvo ha rechazado que el proyecto de ley que defiende Unidas Podemos esté mal fundamentado, pero ha insistido en que "se trata de un tema delicado e importante en el que hay un colectivo que demanda protección y un avance de derechos que hay que entender".

Asimismo, ha puesto en valor la experiencia del PSOE en la aprobación de leyes en materia de igualdad. "Todas las leyes de igualdad que se han hecho en este país las ha hecho el PSOE, todas han sido recurridas por la derecha y todas han pasado la prueba de del Tribunal Constitucional que ha dado por bueno el desarrollo realizado al decir que está bien interpretada la Constitución Española y que jurídicamente se ha hecho bien, porque no se ha incurrido en inconstitucionalidad", ha añadido

"Eso es lo que quiere hacer el PSOE de la mano de su socio Unidas Podemos", ha añadido Calvo en relación a la Ley Trans y ha pedido que "no se convierta una ventana de avance de los derechos en una especie de quimera". Ha insistido, además, en la importancia de legislar con "seguridad jurídica y calidad normativa". "Son leyes que tienen que ser muy escrupulosas porque afectan a aspectos nucleares de los ciudadanos y con la seguridad jurídica suficiente para que los nuevos derechos no suponga ningún tipo de merma para los preexistentes", ha añadido la vicepresidenta, quien ha advertido de lo ocurrido en otros países en los que "ha habido avances y luego han tenido que volver atrás". Y, sobre las diferencias con Unidas Podemos, ha asegurado "no estar preocupada por ellas, sino "porque se resuelvan bien".

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión