X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
La situación en el PP

La derecha mediática conmemora los 25 años de la primera victoria de Aznar cuestionando los vaivenes de Casado y su falta de liderazgo

  • Los medios conservadores coinciden en que los errores de Mariano Rajoy a la hora de abordar la situación en Cataluña fueron los que dieron alas a Ciudadanos y a Vox
  • Varios medios echan en falta “principios irrenunciables, una estrategia firme y no cambiante, una capacidad innegable de ilusionar a la sociedad y un liderazgo interno sin fisuras”
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti

Publicada el 02/03/2021 a las 06:00
Pablo Casado escucha a José Maria Aznar durante la convención que el PP celebró en febrero de 2019.

Pablo Casado escucha a José Maria Aznar durante la convención que el PP celebró en febrero de 2019.

PP

Cuando aún no se ha disipado del todo la polvareda que supuso el catastrófico resultado del PP en las elecciones catalanas —el calificativo es de José María Aznar, el domingo por la noche en La Sexta—, la efeméride de los 25 años de la primera victoria del actual presidente de FAES vuelve a poner a Pablo Casado ante las dificultades que tiene por delante para emular a quien siempre ha considerado una de sus inspiraciones políticas. El espejo de Aznar le devuelve la imagen de un PP desarbolado en territorios clave, como el País Vasco o Cataluña, y sometido a la presión de tener que mirar por el retrovisor en casi todas partes a la ultaderecha.

Quizá por eso la dirección de Génova ha optado por mantener un perfil bajo coincidiendo con el aniversario de Aznar. Aunque su aparente distancia con la añoranza que despierta el recuerdo del expresidente en las filas de la derecha —especialmente en los medios que le son afines— obligue a Casado a compararse con quien, al principio de su mandato, parecía haber asumido el papel de su mentor.

Las comparaciones son odiosas. Y eso se deduce de la forma en que los principales diarios conservadores y algunos de sus columnistas de referencia están juzgando la memoria de la victoria de 1996 con las horas bajas de 2021. Y la conclusión es, a menudo, parecida: ahora faltan el liderazgo y el rumbo firme que, aseguran, llevaron a Aznar a la Moncloa.

El diario La Razón, propiedad del Grupo Planeta, aseguraba hace pocos días en un editorial que si bien el PP debe apostar por la moderación, “la cuestión es si el actual líder del PP, Pablo Casado, es capaz de sacar adelante el envite en medio del ruido de fondo y del ambiente enrarecido”. “Si es capaz de volver a trasladar a una mayoría social los valores que encarna un partido que responde perfectamente al modelo de la derecha moderna europea, comprometido con la defensa de las libertades individuales, y sin más dogmatismos que el respeto a los principios constitucionales”. Que Casado sea capaz de “rearmar ideológicamente un partido” es, en opinión de este diario, todavía una incógnita.

La Razón, como la mayoría de los creadores de opinión de la derecha, atribuye el origen de los males actuales del PP a la incapacidad de Mariano Rajoy de afrontar el el “desafío independentista”. “Actuó tarde y sin proyecto que articulase el constitucionalismo en Cataluña. Saber mantener los diferentes tonos, sensibilidades e inspiración política de las familias dentro del partido hubiera evitado que el PP se desgajara, creándose primero Cs y, más tarde, Vox”.

Aznar, en cambio, tuvo claro desde 1990 el objetivo de “mantener unido al centroderecha” con “dos cualidades: liderazgo y tener una estrategia clara”. Una lección que, para La Razón, debería aprender Casado.

El Mundo sostuvo la semana pasada, también a través de un editorial, que Casado “debe hacer una revisión crítica de la responsabilidad que pudieron tener líderes históricos como Mariano Rajoy” en los casos de corrupción del pasado, pero “sin por ello tener que plantear una enmienda a la totalidad a lo que supuso su liderazgo y su gestión tanto para el partido como para España”. “El centroderecha”, defiende este diario, “debe someterse a un intenso proceso de autocrítica con el objetivo de convertirse en la alternativa necesaria que esperan la mayor parte de los españoles”.

Más contundente, como suele ser habitual, fue este lunes uno de sus columnistas de referencia, Federico Jiménez Losantos. “Casado se creyó la propaganda progre y, en vez de analizar el castañazo en Cataluña, se alistó como recluta en la brigada anti-Vox. Pensó camuflar el fiasco alentado por Aznar, que dijo, campanudo: "Yo votaría no, no y no a la moción de Abascal". Aznar luchó y muy bien contra ETA, no contra el separatismo catalán. Rajoy, contra ninguno de los dos. Y Casado, borracho de moderación, la está durmiendo. O sea, que menos centro y más fondo”.

Nacho Cardero, el director de El Confidencial, analizaba la semana pasada la situación de Casado. “Necesita, argumentaba, “una hoja de ruta fija y de largo recorrido. Como le gusta decir a Ignacio Varela [columnista de referencia de su medio]: se puede tener un buen plan, se puede tener un mal plan, se puede incluso no tener plan, pero lo que no se puede hacer bajo ninguna de las maneras es cambiar de plan cada semana. Primera lección del manual de estrategia política”.

“La gran pregunta que debe hacerse Pablo Casado”, añadió Cardero, “no es cómo arañar uno o dos puntos en intención de voto con golpes efectistas tal que una fusión exprés con Ciudadanos, sino cómo levantar una plataforma alternativa en el centroderecha que pueda sacar un diputado más que las izquierdas y los nacionalistas”.

Reconducir la política sobre Cataluña

Carlos Sánchez, director adjunto de El Confidencial, recordaba en su último artículo el fracaso de Casado en su intento de emular el acierto de Aznar en su estrategia de unificar el centroderecha. Aunque, admite, “no lo tenía fácil. Al margen de otras consideraciones, parece evidente que el gran error estratégico de Rajoy para los conservadores fue dejar crecer a derecha e izquierda del PP dos partidos que se alimentaban de su electorado. En ambos casos, por un mismo motivo: la cuestión catalana”.

Según Sánchez, “ha sido el problema territorial –en particular, Cataluña– lo que ha llevado (al PP) a su actual estado de frustración y “no parece que este asunto esté entre las preocupaciones fundamentales de Casado. Sigue limitándose a una estrategia de acoso y derribo de Sánchez, lo cual para sus electores tiene todo el sentido y es coherente en términos emocionales, pero que olvida que lo que llevó a Aznar a ganar dos elecciones fue, precisamente, que no solo fue oposición (el célebre "váyase, señor González"), sino también alternativa. También en el plano territorial, ocupando un espacio político propio y pactando incluso con los nacionalistas moderados”.

“Es una evidencia”, concluye el articulista, “que los electores siempre prefieren el original a la fotocopia, y un partido con aspiraciones de gobernar no puede entrar en el barro de la política, como ha entendido la CDU de Merkel desde hace mucho tiempo, pese al avance de la extrema derecha en algunos estados del país. Por el contrario, es en la construcción de alternativas donde se juega el partido ampliar el espacio político”.

Abc, la cabecera de Vocento, se sumó el domingo al juego de las comparaciones para concluir que “el legado que Aznar dejó tras dos legislaturas consecutivas demuestra al actual PP que cualquier proceso de renovación pasa por tener claros unos principios irrenunciables, una estrategia firme y no cambiante, una capacidad innegable de ilusionar a la sociedad, y un liderazgo interno sin fisuras”. Características que, implícitamente, echa en falta en Casado.

A las voces de la derecha mediática se sumó este lunes el exministro del Interior Jaime Mayor Oreja, según el cual el PP de Casado tiene un “déficit” de proyecto político, algo común, en su opinión, a todos los proyectos políticos de centroderecha y pidió la suma todos ellos. “Si el PP no entiende que su función social es unir el centroderecha está perdiendo su objeto social y, cuando las sociedades pierden su objeto social, tienden a la crisis o a la desaparición incluso”, declaró en una entrevista en Onda Madrid.

Cuando se pierde el sentido del proyecto político, un error que atribuyó sin mencionarlo a Mariano Rajoy, se empieza a entrar en “cierta decadencia” y “eso es lo que está sucediendo”. “Cuando no hay rectificación, hay más riesgos de extinción, como nos pasó a los que estábamos en la UCD”, explicó sin querer opinar sobre si Casado es la persona adecuada para corregir ese rumbo.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, de los pocos dirigentes que este lunes se expusieron a responder preguntas en los medios, defendió en La Sexta a Casado diciendo que trabaja en “reunificar” el centroderecha. Lo hizo después de que le recordasen la insistencia de Aznar en subrayar que cuando él se marchó en 2004 entregó “un PP en un espacio electoralmente unido”y que habrá que preguntar a sus sucesores los motivos de la desunión del centroderecha.

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

 

Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • Lunilla Lunilla 07/03/21 20:53

    Hay dos maneras de conseguir a Felicidad; UNa hacerse el eidiota y otra, serlo; JavierPoncela; Dixit; He decidido hacer lo que me guste, porque es bueno para la salud; Voltaire Dixit: "La realidad es simplemente una ilusiòn , aunque es muy persistente; La recompensa de una buena cciòn , es haberla hecho'- "Los hombres vulgares; Por lo que se ve, se Aprecia: Han inventado la vida en Sociedad, porue les es mas facil soportar a los demàs, que soportarse a si mismos; Me gusta el futuro, porque es allì donde pasarè el resto de mi vida; Nacemos solos, morimos solos y algunos optimstas creen que en algunos momentos de su vida no han estado solos: Permitir una injusticia, es abrir el camino a todas las que siguen ; "Porque las cosas son como son y no de otra manera..? A; los amigosde corazon , no basta con acompañarlos por donde vayan; Hay que , quitarles, despejarles los obtaculos en los que tropiezan ; Cien veces al dia nos burlamos de nuestros mismos defectos al considerarlos en los demàs; Cierra algunas puertas: 'no por orgullo'- ni por soberbia, sino porque no te llevan a ninguna parte: Creer que un enemigo debil, no puede dañarnos'- es creer que una chispa no puede causar un incendio'- Dios nos libre de los comentarios de 'tertulianos' y comentaristas; Que saben y opinan de todo, a 'Diario' sonre cualquier tema o persona: El Diablo Cojuelo; Dixit" ( 20,52 h. p/m )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Tubal Tubal 02/03/21 17:12

    Así que, según Mayor Oreja, "la falta de proyecto político es común a toda la derecha" y es necesario que se únan. Supongo que, si se unieran, reunirían una falta de proyecto elevada al cubo...
    Francamente, creo que no acierta el Sr. Mayor. El proyecto común a las derechas, en todas partes, ha sido y es siempre el mismo: obstaculizar la evolución social. Por eso se les llama "conservadores". Y es bien sabido lo que pretenden recuperar y conservar cuando obtienen el poder, sea cual fuere su sigla como partido. Sólo diferencias de matiz. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • JesusF JesusF 02/03/21 17:01

    Los que idearon esa victoria con el runrún del "váyase Sr. González" de fondo no están ni en desiertos remotos ni en montañas lejanas. Aznar y su partido contaron con una fundamental y exitosa colaboración mafiosa, es decir, delictiva y organizada, que actuó machaconamente repitiendo noticias y causas como si se sucediesen en el tiempo, e inventando y expandiendo bulos sin ningún escrúpulo de la forma más maquiavélica jamás vista en nuestra Democracia. Formaban el Sindicato del Crimen y todavía muchos de ellos dominan buena parte de los medios de comunicación, hoy fundamentalmente diarios digitales, y alguna radio. "Progenies viperarum".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • geuk geuk 02/03/21 15:34

    En la Fundación FAES está claro que con AZNAR a la cabeza,les enseñan sobretodo a mantener la MENTIRA POR ENCIMA DE TODO.España NO fue a la guerra de Irak, (Los que volvieron siguiendo instrucciones de Zapatero eran robots)El que juro6y perjuro por encima de todos que había armas de destrucción masiva para poder declara6la GUERRA fue AZNAR,despues6de cientos de miles de personas MUERTAS y apoderarse EEUU del petróleo..ahora éste gran político pregunta,quién sabía entoces que NO había armas de destrucción masiva. Mantuvo y sigue manteniendo que fue eta quién atentó en MADRID...su cinismo y escuela,está en no reconocer la VERDAD y peserguirla en defensa de la MENTIRA.
    PRIVATIZAR LAS EMPRESAS PÚBLICAS EN FAVOR DE SUS PARTIDARIOS,etc.ect.perdonar pero ya!! Me cansa el que no hagamos NADA! Dónde me incluyo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 02/03/21 14:00

    Pequeño saltamontes atento a su Director Espiritual. Uno de Ultraderecha el otro ,sim embargo, dé derecha Ultra. Los Herederos del franquismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Toreador Toreador 02/03/21 10:19

    Con Aznar empezó la corrupción y adoptó el marchamo de Ppcorruptos hasta hoy. Creo que siguen y seguirán metiéndonos la mano en la cartera, no tienen remedio. Salud y Republica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • senenoa senenoa 02/03/21 09:41

    Me acuerdo de aquel infausto día de la victoria de Aznar; fue el inicio de la corrupción generalizada, el robo descarado del erario, el latrocinio institucionalizado y la evasión de impuestos con impunidad. Y en esas estamos, con la derecha envalentonada y la izquierda actuando tímida y lentamente... triste, muy triste.
    Normal, en un país de súbditos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Cocinera Cocinera 02/03/21 08:21

    La imagen que encabeza este artículo lo dice todo. Casado poniendo cara de interesante al escuchar a su mentor pero con el gesto inequívoco de que no se está enterando de nada, como así ha demostrado todos los días desde que está en la cúspide de ese partido. El texto también demuestra que en el desastre del PP tiene mucho que ver la catadura del mentor, impresentable, mendaz --la mentira que repitió sobre el 11M y su actuación vergonzosa aquél día en Lo de Évole, de manual del miserable más despreciable-- traidor y engreído, que eligió a Casado por manejable pero ahora quiere defenestrarle por incapaz. Lo tenía todo pensado desde el principio. Si este Casado no le resultaba para sus manipulaciones, fomentó a Abascal como recambio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • 74camilo 74camilo 02/03/21 07:10

    Recuerdo aquella noche con desasosiego y un poco de angustia. Había gente con miedo pensando que la derecha volvía PARA IR A POR ELLOS. Por suerte solo iba A POR SU DINERO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • gualdo gualdo 02/03/21 00:02

    Cuánta palabra hueca usa la derecha prensa. Se creen que lo dicen todo, pero no dicen nada. Que si proyecto, que si liderazgo, reunificación, alternativa, principios irrenunciables, estrategia, objeto social... no me extrañaría que el pobre Casado estuviera hecho un lío. Ni que dispusiera de una varita mágica con la que pedir que toda la derecha hasta el centro, al instante, se reunifique en torno a su persona. Con independencia de la poca atracción que un ser tan poco inteligente como Casado pueda suscitar, la fractura del pp comenzó sin embargo con aznar, con su horroroso mandato con el colofón de las mentiras del 11M que en la entrevista de Évole tuvo la desvergüenza de repetir. Digo horroroso mandato porque el país se convirtió en el del pelotazo, por decirlo con una sola palabra -que ya se ha escrito bastante. Aunque lo más llamativo de la entrevista de Évole fue otra cosa: al menos en dos ocasiones afirmó implícitamente que lo importante no son las palabras sino los hechos. Cuando se le preguntó por lo del movimiento de liberación vasco, contestó que lo importante era su ley de partidos, ilegalización de tal, etc. Cuando se le preguntó si pensaba que vox es de ultra derecha, contestó aue no lo podría decir ya que sólo les había oído hablar, no les había visto hacer. Vamos, que sólo los actos valen, no las palabras...  pero entonces, me pregunto, es eso la política? Afirma eso un veterano de la política, que la palabra del político no vale nada ni debe valer nada (ya que así se justificaba a sí mismo), que ya pueden decir lo que sea un día, que los hechos ya dirán “históricamente”? Debemos los  ciudadanos resignarnos a que cuando un político nos hable -y no era ese el fundamento de la política, la palabra?- debemos inmediatamente preguntarnos si hará (cuando esté en sus manos hacerlo) eso o justamente lo contrario? Menudo ejemplo de político... 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

 
Opinión