X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la casa roja

La fuerza de la calle

Publicada el 17/03/2021 a las 06:00

Este año se cumplen diez de aquel 15 de mayo de 2011 en que buena parte de la sociedad civil salió a las calles contra la corrupción, para pedir democracia real y el fin del bipartidismo instaurado por décadas en España. Aquel movimiento masivo y espontáneo de los indignados, acampados en las plazas de varias ciudades, exigía participación. A mediados de mayo, la entonces presidenta, precisamente, de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, escribió: “A los gobiernos que indignan a la ciudadanía se les quita del poder votando pacíficamente en las urnas”. En las elecciones municipales de 2015, un conjunto de fuerzas surgidas de aquellas movilizaciones se hizo con el Gobierno de ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Coruña, Ferrol, Santiago de Compostela o Cádiz. En diciembre de ese mismo año, Podemos entraba en el Parlamento como la tercera fuerza política con 69 escaños. A primeros de 2019, nacía Más Madrid. Ha llovido y nevado una década desde aquel mayo de 2015 y ha caído sobre el planeta una pandemia mundial. Ya ni estamos ni somos los mismos.

Por asalto o sobresalto, el lunes de esta semana, Pablo Iglesias, líder hasta ahora de la formación que tuvo su origen en aquella revolución de las sentadas, giraba su timón en un movimiento audaz, tal vez no tan espontáneo, y se buscaba una salida marchándose de la vicepresidencia del Gobierno central para presentarse como candidato a la Comunidad de Madrid. Dejaba señalada a su compañera de partido, Yolanda Díaz, hoy ministra de Trabajo, como sucesora en la vicepresidencia y posible nueva cabeza del partido. En un vídeo, Iglesias lanzaba este mensaje para explicar su decisión: “En política hay que tener valentía para dar las batallas que hay que dar y también para ser capaz de comprender cuándo llega el momento de dar paso a nuevos liderazgos”. Hijo de terrorista, macho alfa, coletas, marqués de Galapagar, pocos políticos han sido tan duramente tratados por medios y colegas y ningún otro ha tenido un permanente asedio durante meses en la puerta de su casa familiar por el hecho simple de tener unas ideas diferentes.

Iglesias, no se sabe en qué orden de prioridad, se quitaba el corsé de la vicepresidencia del Gobierno central, daba el nombre de una de las ministras mejor valoradas y se marchaba a lidiar por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, cuya presidenta cambiaba ese mismo día su falsa disyuntiva de propaganda: de “socialismo o libertad” a “comunismo o libertad”, una desinhibida Isabel Díaz Ayuso que afirmaba en televisión unas horas antes del anuncio de Iglesias que si te llaman fascista estás en el lado bueno, y subrayaba jocosa, de la historia.

Había que estar muy encerrado en uno mismo para no darse cuenta de quién podía suceder a Iglesias, una compañera y amiga personal de perfil muy diferente al suyo. Menos emocional en el debate, más conciliadora. Yolanda Díaz, militante comunista, hija de un obrero de Ferrol que dirigió CCOO en Galicia y que estuvo preso durante la dictadura. Una abogada laboralista, de raíz sindicalista, hasta 2019 desconocida en el ámbito nacional, que consiguió en poco tiempo subir el salario mínimo interprofesional a 950 euros y que tiene por delante la dura tarea de seguir al frente de Trabajo, asumir la vicepresidencia y devolver un espacio a Unidas Podemos. “Venimos de la fuerza y con la fuerza de la calle”, dijo en su investidura y durante este año de pandemia se ha empeñado en iluminar por debajo de las cifras que da su Ministerio recordando que la precariedad tiene nombres.

Ironía, cautela, firmeza y cultura son las cualidades que, en una entrevista, resaltaba de su carácter gallego. Feminista, cree en la igualdad de derechos, en la igualdad retributiva, la corresponsabilidad y en la puesta de la vida en el centro. Rigurosa en sus intervenciones, sin grandes estridencias, trabajadora por los acuerdos entre patronal y sindicatos, armada de datos y clara, respondió a un diputado del PP en el Congreso: “No me va a hablar de política industrial en Galicia porque tengo una hija que es ferrolana. Hago barcos”.

Por hoy, Yolanda Díaz hace.

Aunque aquel 15-M fuera un movimiento espontáneo y de sus asambleas naciera Podemos, cada partido en este país lleva encima una herencia. La raíz de Unidas Podemos, aunque arrancara del 15-M, y aunque a veces parece que quisieran perderla de vista ellos mismos, también emerge de la lucha antifascista y obrera. Sin sectarismo, la reivindicación de esos genes en una figura conciliadora como Yolanda Díaz vuelve a ser necesaria en estos tiempos. Porque todas las batallas de las calles forman parte de la memoria común de este país, una historia que solo podrá ser completada si estamos representados todos. El trabajo que puede llegar a hacer Díaz “pacíficamente” y su resultado en unas futuras urnas, “si los inscritos quieren”, pueden recordarnos el porqué de la relevancia, hoy desdibujada, de Unidas Podemos en el Parlamento.

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.
Más contenidos sobre este tema




6 Comentarios
  • Ataio Ataio 18/03/21 19:50

    Me ilusionó y me llenó de esperanza Podemos. El aire fresco, sus buenas intenciones y la excelente preparación de sus representantes hizo que no dudase ni un momento en darles mi voto.
    La saña con la que se le ha intentado borrar de la política, no ha hecho más que reafirmar mi postura.
    El medio año que el Psoe tardó en asumir que, o era con UP o no era, me motivó a hacerme inscrito, indignado ante tanta afrenta y despropósito. Tardé poco en pasar a la militancia.
    Digo todo esto, por la creciente necesidad de apoyo que demanda un proyecto tan noble como hoy representa UP.
    Me entristece que Pablo deje el Gobierno, se merecía mucho más ( el y los españoles). Pero lo hace por una buena causa. Como es un luchador, no descarto nada. Yolanda es genial, y seguro que lo hará más que bien. No tiene la garra de Pablo pero tiene temple, que en política institucional cuenta mucho. Sé que Pablo tiene muchos defectos( los humanos los tenemos ), aunque, como dice este medio de si mismo, se puede equivocar, pero no engañar. Yolanda ahora necesita todo nuestro apoyo, también vendrán a por ella.
    Buen artículo Aroa, gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mrosa mrosa 18/03/21 16:13

    Ojalá Yolanda Díaz consiga sobrevivir a la guerra sucia y la presión brutal de la que va a ser objeto a partir de ahora. Creo que puede ser la líder que este país necesita pero no es el bien del país lo que mueve a los poderes fácticos. Por desgracia, tampoco es el bien del país lo que mueve a un gran volumen de ciudadanos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Craso Craso 17/03/21 14:37

    A este pueblo nuestro lo que le falta es educación, sobre todo pública de esa que no le gusta a la derecha. Esa educación que te enseña a pensar por ti mismo y con espíritu crítico, a no ser un borreguete que te manden a golpe de garrote, que la política la hacemos todos aunque no estemos sentados en un pleno, que la política es mas que votar cuando toca y saber quien esta de tu parte y quien te esta JODIENDO bien, no como individuo, sino como sociedad.
    Falta de esta educación ha sido también, pensar que Podemos, formado en el 15M nos iba solucionar todos nuestros problemas al día siguiente, y de no ser así pues ya tenemos toda una batería de insultos porque a estos " tirados" se les puede decir de todo. Julio Anguita ya lo decía que nuestra sociedad adolecía de ese problema, yo voto y que me solucionen todos mis problemas, los míos, no los de la sociedad.
    El trabajo de la derecha esta muy bien hecho, llevan 80 años de adoctrinamiento y han utilizado las administraciones periféricas para consolidarlos, solo hace falta ver los colegios privados( concertados) llenos de lazos naranjas, como si el incremento de recursos hacia ellos que en Madrid supera en 15 puntos a la educación pública, les parezca poco y pongan en su sucia boca la palabra Libertad para engordar su negocio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Fernandos Fernandos 17/03/21 11:59

    A Pablo Iglesias, haga lo que haga se le perseguirá porque es una china en el zapato de la oligarquía económica y periodista, es una pena que el noventa por ciento que somos el resto de la gente, nos dejemos engañar por esos ladrones y aprovechados de nuestro esfuerzo, por lo tanto mi apoyo a Pablo Iglesias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 17/03/21 11:39

    Aroa, el "corsé" que a ti te parece que se quita Pablo Iglesias es el cargo más alto que alguien de fuera del bipartidismo haya alcanzado en España. Así que no me parece tan penoso llevarlo y me parece valiente quitárselo. No me gustan los líderes. Suelen tender a pagarse de sí mismos y olvidar que están ahí porque la gente les puso (Bertolt Brecht lo decía en "preguntas de un obrero que lee") para que luchara por sus intereses. Pero me parece valiente el gesto de cambiar una altísima magistratura por una casi segura derrota y una posible desaparición de cargos políticos si UP no alcanza el 5% de los votos. Y créeme que el "Hijo de terrorista, macho alfa, coletas, marqués de Galapagar, ... tan duramente tratados por medios y colegas y ningún otro ha tenido un permanente asedio durante meses en la puerta de su casa familiar ...", va a sufrir todo tipo de ataques y rebozados por el fango para intentar echarle de la política. Si a eso le unes los errores que cometa (porque todos cometemos errores y él ha cometido varios en mi opinión), la posibilidad es alta. A la derecha que un profesor universitario, o un artista, o un científico se manifieste de izquierdas y luche por las clases populares les molesta porque esos son campos en los que siempre han campado ellos (y no digo ell@s porque en lo que han podido han evitado que las mujeres estéis ahí) casi siempre por dinero, comprando como "mecenas" las obras de arte o frenando el acceso a la educación y la cultura poniendo un precio imposible para que un trabajador accediera a ella. Las dos carreras que tengo las he cursado trabajando, y aún recuerdo cuando en Ciencias de la Información de la UCM luchábamos por un turno de noche para asistir a clase, la frase de uno de los decanos más infaustos que ha tenido la Facultad: "Para qué querrán estudiar los que trabajan si nunca van a ser periodistas". En mi caso, acertó en lo profesional aunque no en lo vocacional ni en lo lúdico. Pero sólo ver la bilis negra con que soltó esa frase en un claustro de profesores me compensó porque supe que ese era el camino. Contra fascismo, cultura y educación públicas y libremente elegidas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • CarmenMoreno CarmenMoreno 17/03/21 09:58

    Yolanda Díaz, la mejor ministra que hemos tenido en su Negociado. Inteligente Pablo Iglesias al contar con ella. Suerte a los dos!. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

 
Opinión