X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
4M | Elecciones en la Comunidad de Madrid

Madrid, radiografía de un electorado centrado a la izquierda con solo cinco victorias del bloque progresista en 25 años

  • Aunque desde los noventa la sociedad madrileña se hayan derechizado mínimamente, la región aún tiene una media de autoubicación centrada a la izquierda
  • A pesar de ello, el bloque progresista sólo ha conseguido superar al conservador en las municipales de 1999 y 2003; las autonómicas de mayo de 2003 y 2015 y las generales de 2004
  • La explicación, a ojos de los expertos, se encuentra en la desmovilización: sólo en 2015, la movilización media de los que se autoubicaban a la izquierda superó a la de los que se autoubicaban a la derecha
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 28/03/2021 a las 06:00
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo.

EFE

El 18 de febrero de 2011, el entonces candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez, se desplazó hasta la redacción del diario El País para una de sus primeras entrevistas de cara a unos comicios autonómicos que estaban a la vuelta de la esquina. Con traje negro, camisa blanca y gesto serio, el dirigente socialista se enfrentó a una de las preguntas que más se ha puesto sobre la mesa en la región en las últimas décadas. "¿Es Madrid de derechas?", lanzó la periodista. "No, el electorado es de centro izquierda. Otra cosa es que no se haya traducido en una hegemonía política de la izquierda en las urnas", respondió el político. Tres meses después de aquella conversación, el bloque conservador sacó al progresista en las urnas más de una veintena de puntos porcentuales. Cuatro años más de mayoría absoluta del PP de Esperanza Aguirre –72 escaños– que reabrió nuevamente un debate sociopolítico que lleva presente en la región prácticamente desde mediados de la década de los noventa.

No hay noche electoral en la comunidad autónoma que no se cierre siempre con la misma cuestión: "¿Es o no esta región sociológicamente conservadora?". No es raro plantear dicho interrogante. Al fin y al cabo, los resultados en las urnas llevan ya cinco lustros apuntando en esa misma dirección. Desde 1995, cuando el Ejecutivo regional giró por primera vez hacia la derecha, los madrileños han acudido a ejercer su derecho al voto en 24 ocasiones, teniendo en cuenta municipales, autonómicas y generales. Únicamente en cinco el bloque de izquierdas fue capaz de llevarse el gato al agua en número de votos. Eso sí, lo hizo por la mínima, con unas diferencias porcentuales que en el mejor de los casos alcanzaron los cinco puntos. Fue en las elecciones generales de 2004. Una cita con las urnas que se produjo en un contexto muy particular: tras los atentados del 11M y después de descubrirse las mentiras del Gobierno de José María Aznar sobre la autoría de la matanza en los trenes de cercanías.

Ninguna de las escasas victorias progresistas en las autonómicas ha servido para dar un giro al Ejecutivo. En la primera, la de mayo de 2003, la derecha solucionó el traspiés con el tamayazo. En la segunda, la de 2015, lo hizo la caída de IU por debajo de la barrera del 5%. Tampoco fueron, por otro lado, triunfos muy holgados. La izquierda sólo sacó a la derecha uno y tres puntos porcentuales, respectivamente. Atrás han quedado ya aquellos resultados aplastantes que se registraron a comienzos de la década de los ochenta, donde la suma de las listas progresistas llegó a sacar en la región más de veinticinco puntos a las opciones más conservadoras. Una diferencia que se fue recortando progresivamente hasta que, en 1995, se produjo el cambio de tendencia. A partir de entonces, las tornas se invirtieron. Y el bloque conservador subió hasta tal punto que fue él el que, en 2011, se puso por delante de la derecha en más de veinte puntos.

¿Ha habido, por tanto, un cambio ideológico de la sociedad madrileña? Sí, se ha derechizado, aunque mínimamente. El salto se aprecia fundamentalmente en el barómetro postelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) relativo a las elecciones autonómicas de 1995. En aquel estudio, la autoubicación ideológica media de los encuestados se situó en el 4,95, en una escala donde el 1 equivale a la extrema izquierda y el 10 a la extrema derecha, lo que supuso una escalada de medio punto respecto a las cifras que se venían manejando hasta la fecha –en los estudios postelectorales de 1987 y 1981 rondaba el 4,4–. Aunque con alguna excepción, lo habitual en los últimos años es que se sitúe tras las citas electorales regionales y municipales en el entorno del 4,7. Una cifra que, como recuerda el politólogo Lluís Orriols, se encuentra "por encima de la media nacional". "Tiene, por tanto, un sesgo algo más conservador", resume.

¿Quiere esto decir que la sociedad madrileña sea de derechas? No, atendiendo estrictamente a la escala ideológica. Más bien, estaría en un centro inclinado hacia la izquierda. De hecho, hay sociedades más escoradas hacia posiciones conservadoras que la madrileña. Es el caso, por ejemplo, de Castilla-La Mancha. En esta comunidad autónoma, donde el PSOE ha gobernado en nueve de las diez legislaturas –la única excepción fue en 2011–, la tónica habitual de los últimos treinta años ha sido una autoubicación ideológica que ha rozado el 5 de media, una barrera que incluso se superó ligeramente en las últimas tres citas con las urnas regionales. En la misma situación se encuentra Murcia desde que se convirtió en plaza fuerte del PP en 1995, año en el que comenzó una derechización social que desde 2007 ha superado la autoubicación ideológica media del 5,2 –en 2011 llegó a escalar hasta el 5,53–. Umbral en el que también se mueven La Rioja o Castilla y León, otros feudos históricos conservadores.

Tampoco es más conservadora que otras tantas regiones, atendiendo a los estudios postelectorales de las autonómicas. En Aragón y Baleares, la media se situó en el 5,1 y 5, respectivamente. En Canarias o Asturias, en el 4,8. Y en Comunitat Valenciana, en el 4,7. 

El problema de la desmovilización

Y si está en un centro escorado a la izquierda, ¿por qué resulta todo un reto que este bloque se imponga en las urnas? Una posible explicación podría estar en la diferencia existente entre la autoubicación dentro del espectro ideológico y el comportamiento que se tiene a nivel electoral. "Puede haber votantes que se sitúen perfectamente en las encuestas en el 3 o el 4 pero que luego acuden a las urnas e introducen la papeleta de Ciudadanos o el Partido Popular", explica el politólogo Daniel V. Guisado. En este sentido, dice, pueden intervenir muchos factores. Desde el programa hasta la oferta electoral. O, incluso, propuestas muy concretas. Pone como ejemplo el caso de las restricciones a nivel económico como consecuencia de la pandemia. "Puede haber votantes que se ubican en el lado progresista pero que consideran que la hostelería es importante y que la izquierda no hace suficiente para defenderla", apunta.

De hecho, la de los bares y restaurantes es una de las banderas que Isabel Díaz Ayuso ha agarrado con más fuerza a lo largo de la legislatura. "Para arruinar más a la hostelería conmigo que no cuenten", decía la futura candidata conservadora a la Presidencia de la Comunidad de Madrid a comienzos de año, cuando el aumento de los contagios obligaba a las autoridades a estudiar medidas adicionales para hacer frente al coronavirus. Ahora, centra parte de su campaña de cara a la cita con las urnas en esta misma cuestión, sabedora de que es un sector que antes de la crisis sanitaria daba trabajo directo a unas 200.000 personas. Y lo hace a pesar de que la región es la única que no ha repartido ayudas a sus hosteleros, como publicó infoLibre, aunque también es necesario recalcar que el Gobierno madrileño es el que menos restricciones ha aplicado a lo largo de la pandemia en este ámbito.

No obstante, tanto para Guisado como para el politólogo Eduardo Bayón, buena parte de la explicación de que al bloque progresista le cueste un mundo imponerse en una sociedad de centro que mira a la izquierda tiene que ver con la temida desmovilización. "Tras las elecciones de 1990 muchas zonas donde las rentas medias se ubicaban por debajo de la media regional, como puede ser todo el cinturón rojo, empezaron a votar menos y es una dinámica que se ha mantenido", apunta el primero. "Las diferencias de participación entre izquierda y derecha suelen ser importantes", coincide el segundo. Así, por ejemplo, mientras que el bloque conservador ha logrado movilizar en sus mejores momentos en las dos últimas décadas algo más de dos millones de votos –en las generales de 2011 o del 28 de abril de 2019–, la izquierda no ha sido capaz de sobrepasar en ninguna de las citas con las urnas en la región la barrera de los 1,7 millones de papeletas.

Los análisis postelectorales realizados por el CIS también muestran esta desmovilización de la izquierda en las sucesivas citas con las urnas a nivel autonómico a lo largo de los últimos veinte años. "Sí, fui a votar y voté" es una respuesta que, de media, marcan más los electores que se autoubican a la derecha que a la izquierda. Así, por ejemplo, en los comicios celebrados tras el tamayazo, acudió a introducir su papeleta en la urna una media del 92% de los encuestados situados entre el 7 y el 10 en la escala ideológica, frente al 75,5% de los que se situaban entre el 1 y el 4, casi diecisiete puntos más. Una tendencia que se repite en casi todas las elecciones regionales celebradas tras el cambio de siglo. La única excepción, las de 2015, la última vez que se consiguió imponer el bloque progresista. Por aquel entonces, la media en la bolsa conservadora fue del 82,7%, frente al 94,97% de los que se autoubicaban a la izquierda del tablero.

Más de dos décadas de dominio que también influye

Un vuelco que se produjo en un momento político muy concreto. Por aquel entonces, el escenario bipartidista acababa de romperse con el aire fresco que traían nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos. Con el aterrizaje de los morados, la oferta de formaciones de progresista se amplió. Fue un punto de inflexión en una región en la que, recuerda Orriols, la izquierda siempre ha estado sumida en importantes crisis orgánicas. Sólo hay que poner el ojo en la Federación Socialista Madrileña, eternamente dividida en facciones en guerra permanente. Un ambiente de enfrentamiento cainita que también ha marcado buena parte de la historia de IU en la Comunidad de Madrid. Tiras y aflojas continuos que terminan por desmovilizar al electorado. Por eso, de cara al próximo 4M, uno de los objetivos que se han marcado las tres candidaturas progresistas es evitar la confrontación y situar la mirilla sobre la actual presidenta regional.

Tampoco ayuda para sacar a la gente a las urnas el hecho de que exista la sensación de que las llaves de la Puerta del Sol sólo están en manos de la derecha. "Que el PP lleve más de 25 años gobernando de manera ininterrumpida también genera una apatía importante entre el electorado de izquierdas. Y si no se pone una candidatura atractiva o una opción de oposición realista no salen a los colegios electorales", dice Guisado. Los politólogos no creen que, hasta las autonómicas de 2015, las fuerzas progresistas fuesen capaces de poner sobre la mesa una papeleta ilusionante con capacidad para movilizar masivamente. Por el lado del PSOE, los elegidos para batirse el cobre fueron Rafael Simancas y Tomás Gómez. Por el lado de IU, Fausto Fernández, Inés Sabanés y Gregorio Gordo, que acabó siendo expulsado de la organización por su papel en Caja Madrid y las famosas tarjetas black.

Los expertos también añaden a la coctelera otro elemento. Después de un cuarto de siglo de utilización de Madrid por el PP como laboratorio de ideas neoliberal, señalan que se va generando una suerte de "hegemonía cultural y política" de la que se benefician. Es esa privatización de la sociedad por la que en su día apostó Margaret Thatcher. "Los Gobiernos generan opinión, y esto acaba influyendo también en las preferencias en los ciudadanos", dice Orriols. Es un poco la idea en la que insistía también el propio Íñigo Errejón tras la cita con las urnas de mayo de 2019, la que llevó a Díaz Ayuso a la Puerta del Sol. "Creo que en la Comunidad de Madrid se ha normalizado una especie de antropología neoliberal y nos hemos acostumbrado a un urbanismo que rompe los lazos comunitarios; a que los servicios públicos son para pobres y, por tanto, quiero un poco más de dinero para irme a la privada; a que como la precariedad se normaliza el problema nunca es el salario, no lo cuestiono, por lo menos que me bajen impuestos", decía.

 

Gracias. Tu apoyo hace posible que infoLibre exista

Gracias. Por comprometerte con la información. Por permitirnos investigar. Por rechazar las fake news. Por defender un periodismo que no dependa de oscuros intereses que otros medios nunca revelan a sus lectores. Por tus sugerencias y hasta por tus quejas. Por tus artículos en Librepensadores y tus comentarios en nuestros artículos. Personas como tú hacen posible infoLibre desde 2013. Si quieres regalar una suscripción, puedes hacerlo con un click aquí.
Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • Galpovic Galpovic 28/03/21 23:15

    Yo también creo que en Madrid hay una mayoría progresista. El problema es que los partidos de izquierda (vamos a ser muy generosos y meter al PSOE en ese saco) han sido incapaces no sólo de conectar con ese electorado sino con la realidad en general. Así tenemos a Rafael Simancas, un tipo que encajaría en cualquier sucursal bancaria u oficina inmobiliaria. O Tomás Gómez en su foto mirando al cielo como si estuviera esperando la venida del Espíritu Santo. A los candidatos de IU, a pesar de haberles votado, no soy capaz de ponerles cara y mucho menos voz. Yo creo que la calle no la pisaron. Todos candidatos elegidos en contubernios internos de sus partidos con la brillantez, carisma, empatía y habilidades comunicativas de un ladrillo. Y aún hay gente por aquí que piensa que lo que va a ilusionar a los votantes de izquierdas es una unión fraguada en oscuros despachos para ofrecerles una única opción de mediocres inútiles y fantoches bocachanclas. Eso es precisamente lo que ha hecho que muchos hayan optado por quedarse en casa. Además, eso ya está más que demostrado. En el 2016 los "dirigentes" de Podemos e IU se pusieron de acuerdo para ir juntos a las elecciones. Resultado de tanta ilusión: un millón de votos menos que yendo por separado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Arce1145 Arce1145 28/03/21 20:22

    RAZONAMIENTO AL ABSURDO DE MARUENDA SOBRE ISABEL DÍAZ AYUSO (EN LA SEXTA).
    " No la critiqueis que vais a ver las urnas llenas con su voto".
    Es una estupidez el criticarla,
    sus errores y faltas no digáis;
    cuanto más sus abusos denuncias,
    más irán los fachosos a votarla.
    Total si va a ganar las elecciones,
    su voto le darán los madrileños,
    sean sus fallos grandes o pequeños
    o que esté rodeada de ladrones.
    Así será mejor ocultar todo,
    no remover la mierda en las alfombras;
    estar bien calladitos, de otro modo,
    yo más repetiré cuando la nombras:
    Puesto que va a ganar, ya tiene bula
    aunque sea más falsa que una mula.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JOECAR JOECAR 28/03/21 14:17

    A la vista de esta radiografía del espectro ideológico de Madrid en un 4,7, está claro que en estas elecciones solo podrán inclinar la balanza las izquierdas si van unidas. Que se digan lo que quieran pero en privado. En publico la izquierda tiene que dar imagen de unión y así el electorado de izquierdas podrá votar mayoritariamente cada opción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Petín 1 Petín 1 28/03/21 13:17

    Ayuso y las ayudas a la hostelería

    La escasez de ayudas a la hostelería viene motivada por la escasez de recursos económicos que le quedan a la señora Ayuso, ha triplicado las facturas de los gastos de material sanitario (aviones) y escolar (ordenadores a la concertada), ha triplicado el coste de unos hospitales (Ifema y Zendal) para enfermos leves, ha pagado 2.000€ diarios por paciente a la privada por atender a los que se contaminan en los bares y restaurantes, el sector privado ya absorbe uno de cada dos euros del dinero destinado a la sanidad pública de Madrid.

    Ayuso ha ofrecido el hospital-almacén Zendal a “TODA ESPAÑA”, pero está derivando enfermos a la privada a un coste de 2.084 € día y hace una contratación de 800.000 € para que vigilen el hospital-almacén.

    No le queda dinero para dar a los hosteleros que no sean de la familia Sarasola.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Petín 1 Petín 1 28/03/21 13:15

    Pozuelo, Boadilla, La Moraleja, las Rozas, Aravaca, Villaviciosa, Torrelodones y Tres Cantos son 8 Municipios madrileños cuya renta per cápita ronda y supera los 20.000 €. Todos ellos de la Zona Norte de la Comunidad.

    En el Ayuntamiento de la capital la pobreza tiene más representación que en la Comunidad, es por eso que, la izquierda tiene más posibilidades de victoria, pero en la Comunidad, donde entran en batalla todos estos Municipios es más difícil, además, muchas de las grandes fortunas de España tienen su residencia y votan en Madrid, aunque vivan en otro lado, aquí es donde no pagan impuesto del Patrimonio y el de Sucesiones está gravado mínimamente. Ejemplo: El Ducado de Alba, viven en Sevilla, pero residen en Madrid, muerta la duquesa, los herederos, se ahorraron millones de euros al fisco.

    La desmovilización de los votantes de izquierda está motivada, primero por la incultura y segundo por la desesperanza y la desilusión. Mientras que la derecha se aúna, de la forma que sea, para llegar al poder, la izquierda es más purista y se separa por un quítame de allá esas pajas, la derecha pone el ventilador en marcha y 3 casos de pobre corrupción en la izquierda, convencen igual que 300 casos de saqueo de la derecha.

    Decir que el electorado de la Comunidad de Madrid es de izquierdas es no conocer la Comunidad o no querer reconocerla. Tomás Gómez fue alcalde de Parla un Municipio del Sur.

    Si se estudia municipio por municipio y se ve dónde reside la abstención y dónde el dinero negro, se descubrirá la diferencia entre el Norte y el Sur de la Comunidad.

    Madrid es la sede de los Poderes Fácticos, de la Plutocracia, de la Monarquía y su aristocracia, la sede de los bancos, de las grandes constructoras, de las empresas energéticas, de la secta católica y los medios de comunicación.

    No, Madrid no es terreno fácil para la izquierda, hay que ilusionar y convencer al más del 30% de abstencionistas que, a buen seguro no son de derechas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Artero Artero 28/03/21 13:08

    A VER SI DE UNA VEZ PONÉIS LOS CARACTERES MAS GRANDES, QUE POR NO DISTINGUIRLOS BIEN, HE DE ESCRIBIR CON MAYÚSCULAS.
    OTRO PROBLEMA ES NO SEBER QUIEN CONTESTA A QUIEN EN LA MAYORÍA DE VECES QUE HAY BASTANTES COMENTARIOS, EN EL DIARIO. ES, SE SABE A QUIEN SE LE CONTSTA O QUIENES TE CONTESTAN

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Fernandos Fernandos 28/03/21 12:48

    No soy ni estoy en Madrid, pero desde la distancia, me pare que abundan los ilusos que sin tener un euro, se creen marqueses o como minimo clase alta y que a pesar de tener los peores servicios publicos, que no privados, tienen miedo a que la izquierda les robe sus privilegios. ¿Cuales?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jumar jumar 28/03/21 09:15

    El debate en el cual se le llama CONSERVADORES a la ultra derecha, es falso. Cualquier gobierno de los presuntos CONSERVADORES significa un GRAN RETROCESO en los derechos y logros democráticos, conseguidos, que después tardaremos años en recuperar (si es el caso).

    La verdad es que a mi el fútbol, no me interesa y no leo sobre ese tema, pero seguro que l@s que leen se darán cuenta que el resultado (los goles), sólo indica el objetivo, detrás de eso se esconde un pastón inmenso (carísimos futbolistas, salarios inmensos, todo tipo de técnicos, rebosantes maletines, carísimos árbitros, carísimos medios de comunicación, carísimos periodistas, ....) que se tienen que gastar para conseguir esos resultados.

    No creo que sea difícil entender que mirando sólo para los resultados de lo único que nos enteramos es de como van las quinielas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • jumar jumar 28/03/21 09:21

      Por cierto, para la propaganda (electoral), no se por que eligen siempre a la misma (foto IDA), pongan por lo menos al SOSO, que aunque también sea tendenciosa, no es lo mismo

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      6

  • Artero Artero 27/03/21 22:24

    EN MADRID, HAY CASI TANTA GENTE DE DERCHAS COMO DE IZQUIERDAS, LA DIFERENCIA ESTRIBA, EN QUE LE DERECHAS APENAS SE ENFRENTA ENTRE ELLA, MIENTRAS QUE LA IZQUIERDA SI LO HACE, A ESO, SE LE PUEDE SUMAR, EL QUE EL VOTANTE DE DERCHAS ES MAS FIEL QUE EL DE LA IZQUIERDA, QUE SE ABSTIENE, POR QUÍTAME ESAS PAJAS

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    13

    • Petín 1 Petín 1 28/03/21 17:42

      Amigo Artero, tú sabes tan bien como lo sé yo, por los comentarios de los distintos diarios que, ya estamos tirándonos piedras por ver si Errejón tiene o no tiene más o menos culpa que Pablo, que si el PSOE no ha hecho nada de oposición, que si se juntan las tendencias yo no voto a ninguna, etc., y toleramos y nos parece hasta bien que entre la derecha extrema y la radical compren a la moderada.

      Y nos amenazamos con no votar y mientras Ayuso y su banda hacen y deshacen a capricho, dan millones a la privada y no tienen dinero para contratar personal sanitario y escolar en la pública.

      Un saludo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

    • Antonio O´Connor Antonio O´Connor 28/03/21 11:54

      En Madrid se puede aplicar el "derrota tras derrota hasta la victoria final", perdemos el tiempo discutiendo si son galgos o podencos y asi nos va

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

Lo más...
 
Opinión