X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Entrevista

Daniel Bernabé: “Si un gobierno no puede ni regular el precio del alquiler, es pertinente preguntarse de qué vale votar"

  • El escritor, que publica un ensayo sobre la crisis de época acelerada por el covid-19, alerta contra una “espiral de conflictos identitarios” que distrae a la izquierda de las prioridades materiales: “Vivienda, trabajo, salud y seguridad”
  • El autor de Ya estábamos al final de algo, rebelado contra su "complejo de pájaro de mal agüero", reivindica la concienciación y la acción colectiva para no convertirnos en "meros espectadores": "La realidad no es una serie de Netflix" 
  • "Nos jugamos la legitimidad de la democracia. Con ingeniería social y pastoreo de la opinión pública, no se mantiene a una sociedad cada vez más inestable"
  • "Hace falta un golpe en la mesa, el desmontaje de la reforma laboral. No se puede racanear cada medida social", añade el columnista de infoLibre
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de este periódico. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 10/04/2021 a las 06:00
Daniel Bernabé, autor de 'Ya estábamos al final de algo' y columnista de este periódico.

Daniel Bernabé, autor de 'Ya estábamos al final de algo' y columnista de este periódico.

Penguin Random House

Daniel Bernabé (Madrid, 1980) tiende –como escritor que es– a la explicación elocuente mediante ejemplos, comparaciones, metáforas. Imágenes. He aquí tres imágenes, las tres tomadas de su último libro, Ya estábamos al final de algo. El origen de la crisis de la posnormalidad (Bruguera, 2021), que podrían servir como resumen de su contenido. La primera es la compra de Manhattan a los indios por un baúl lleno de bisutería. ¿Qué representa? El modo en que la clase trabajadora ha ido renunciando a la vida "estable, segura y fiable" que le daba el pacto de posguerra a cambio de las ensoñaciones individualistas del neoliberalismo. La segunda es una bicicleta sin pedales. Su significado lo escribe Bernabé: "La adecuación de la administración pública, del tejido productivo y del sector financiero a lo neoliberal recuerda mucho a una bicicleta a la que alguien le quitó los pedales con la excusa de que tampoco íbamos a necesitarlos, porque siempre circularíamos cuesta abajo". Lo que pasó es que la bicicleta se encontró con la cuesta de 2008, primero, y la de 2020, después, de modo que "se le agotó la inercia y, sin pedales, nos fuimos al suelo". Los pedales inexistentes debieron haber sido "un sector público fuerte y distributivo", un "tejido empresarial con un mínimo industrial" y un sector financiero que "facilitara la inversión expansiva".

La tercera imagen es la más dramática: un edificio en ruinas. El mundo covid, pensará el lector. No. El mundo precovid. He ahí la clave del ensayo de Bernabé. Para desentrañar su origen hay que ir más de un año atrás en el tiempo. Enero de 2020, todavía en era pre-pandemia. Un hecho detona el interés de Bernabé. Estados Unidos mata al general iraní Qasem Solemaini, líder de la fuerza de élite de la Guardia Revolucionaria. Trump, tras supervisar la operación desde su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, reivindica el asesinato colgando en Twitter la imagen de una bandera de barras y estrellas. Una celebración desafiante. Al diablo cualquier diplomacia. El Congreso no sabe ni ha decidido nada. No hay casus belli. Ni firmeza en la condena. Básicamente, impunidad total. El acontecimiento, aunque resultó pronto triturado por la maquinaria de la actualidad, impresionó profundamente a Daniel Bernabé. Le pareció que se rompía algo. Que aquello no era una barrabasada más del presidente naranja. Que era un síntoma de que algo tocaba a su fin. Quizás, incluso, toda una era. Así lo reflejó en su cuenta de Twitter.

Hacía tiempo que Bernabé venía barruntando una crisis de época, producto de una ruptura en cadena de paradigmas culturales, políticos y económicos. Hoy aquel asesinato, expuesto de forma chulesca por el presidente de la primera potencia mundial, le sirve al escritor para recordar que la desintegración de lo anterior ya estaba en marcha antes del covid-19. Dicho de otro modo: el guión que terminó en el asalto al Capitolio, corazón de la democracia estadounidense, empezó a escribirse mucho antes de la pandemia. El virus no es el origen de la degradación de la democracia liberal. Tampoco inventó el triunfante capitalismo de plataformas, ni el modelo laboral rider, ni la incertidumbre vital, ni la ansiedad generalizada...

El virus sólo echó leña a un fuego ya encendido. Esta es la tesis que desglosa Bernabé en Ya estábamos al final de algo, un ensayo urgente salpicado de ilustraciones, escrito con pretensión popular y vocación de llamada a la acción, que defiende que la crisis actual no es la crisis del coronavirus, o al menos no únicamente, porque ya había antes una crisis en marcha, de proporciones históricas. Ahora lo que toca es decidir cómo afrontarla, reta Bernabé. El escritor, aunque poco complaciente en el diagnóstico, rechaza el pesimismo y "el todo mal". Es incluso insistente en el rechazo al fatalismo. "Es que se tiene de mí una imagen de pesimista. He cogido complejo de pájaro de mal agüero. Luego gente cercana a mí me dice: 'Pero si tú no eres así, si tú tiendes a ver el lado bueno de las cosas'", explica Bernabé, que cree que las sociedad española está aún "en situación de poder elegir". "La cuestión –escribe– es saber cuál es la forma que adoptarán los cambios: es decir, si serán beneficiosos para una mayoría, igualitarios y democráticos o si servirán para profundizar el actuar estado de cosas". La disyuntiva se resumiría así: ¿Intentamos salir unidos o sálvese quien pueda?

La pandemia como “coartada”

Bernabé, obviamente, elige la opción A. Pero esta tiene cómo requisito previo un relato colectivo sobre qué ha pasado."La pandemia es utilizada como coartada, como si todo lo que falla ahora fuera culpa del coronavirus. Pero no es así. El coronavirus hace evidente algo que ya estaba ahí. Es como si se hubiera retirado el telón y de repente pudiéramos ver toda la tramoya", afirma Bernabé, que escribe cada miércoles en infoLibre. Su nuevo trabajo se publica menos de un año después de La distancia del presente, una crónica de la década pasada que pretende hilar una secuencia comprensible de la “convulsión” que siguió a la Gran Recesión. ¿Dos libros en tan poco tiempo? Tiene su explicación. No es sólo que el nuevo sea más popular y accesible, es que la década a examen en La distancia se cerró con un acontecimiento, el covid-19, que merecía al mismo tiempo un tratamiento aparte y un engarce con su contexto y sus antecedentes.

A ello se afana Bernabé, que intenta dar sentido al caos al tiempo que evitar las trampas de la ingenuidad y el cinismo. "Me molestaba –explica ahora– cómo pasamos en poco tiempo del 'vamos a salir mejores' al '¡pero cómo vamos a salir mejores, es imposible!'. Y todo como si no tuviéramos nada que decir al respecto. Nos convertimos en meros espectadores que exigen trama y guión, que aplauden o critican, siempre muy ingeniosos. Y no debemos quedarnos en eso. Como ciudadanos debemos intervenir. La realidad no es una serie de Netflix de la que somos espectadores. Debemos ser actores de lo que ocurre".

Crisis económica, ecológica y cultural

Esa crisis precovid que la pandemia acelera contiene a su vez cuatro crisis, siguiendo el relato de Bernabé. 1. Crisis económica. La resultante de un modelo que ha puesto la "especulación por encima de la producción". 2. Crisis ecológica. Global, innegable, urgente hasta tal punto que Bernabé descarta el recetario individualista y el pon tu granito de arena: "Puede sonar paradójico, pero creo que en realidad ni siquiera vale la pena angustiarse, porque, desde un punto de vista individual, no podemos hacer más de lo que ya estamos haciendo". 3. Crisis cultural e identitaria. Esta merece párrafo aparte, porque con la cultura y la identidad entramos en el territorio que más en detalle ha mapeado Bernabé.

El ensayo más conocido del autor, La trampa de la diversidad, denunciaba una pérdida de la clase social como referencia básica de la izquierda, sacrificada en el altar de las identidades y las guerras culturales. El autor apuntaba el dedo hacia unas fuerzas de izquierdas que habían –a su juicio– cedido al empeño neoliberal de fragmentar a la clase trabajadora en grupitos con identidades en competencia. La controvertida tesis convirtió a La trampa en un éxito editorial, con más de 15.000 ejemplares vendidos, cifra difícil de alcanzar en un ensayo político de un autor sin padrinos, pero también tuvo encendidos detractores. Bernabé, que además es analista político y no huye del jaleo en Twitter, se convirtió en un personaje polémico. Para bien o para mal, polémico.

Tres años después de La trampa de la diversidad, Bernabé ya no se centra en la crítica a la deriva identitaria de la izquierda, pero tampoco rehúye la cuestión cuando hay que abordar la crisis cultural. "La izquierda, que se pretendió durante el siglo XX republicana, igualitarista y universal, ahora camina sin rumbo, convertida en un progresismo que sólo presta atención a las representaciones, la diversidad y el relativismo", escribe Bernabé, que protesta por la degradación del debate público, reducido a un reparto de "etiquetas punitivas": señoro, terf, radical, boomer... Algo de eso le ha tocado sufrir. 

El papel de la izquierda

Bernabé es crítico con la izquierda. Pero en su análisis se detiene por separado en el Gobierno, con el que se muestra duro pero comprensivo, y la izquierda social, a la que vuelve a ver errada en sus prioridades. Aquí están sus dos respuestas:

– Gobierno. "El Gobierno tiene un problema, los estrechos límites que la ortodoxia neoliberal impone a la política. Si un gobierno socialdemócrata no puede ni intervenir en los precios en alquiler, no hablo ya de expropiar vivienda ni de nacionalizar un sector, sino de algo tan sencillo como regular los precios del alquiler como se hace en otros países, la pregunta que puede hacerse es: '¿De qué vale votar?'. Y lo digo como defensor de la política, la democracia y el voto. Pero esa pregunta es pertinente. Creo que sí hubo un cambio notable tanto en el Gobierno como en la Unión Europea [con respecto a la anterior crisis], pero transcurrido ya más de un año desde el inicio de la pandemia creo que hace falta un golpe en la mesa, que sería el desmontaje de la reforma laboral. Porque no puede ser. No se puede racanear cada medida social".

– Izquierda social. "No he visto demasiado músculo. Ha habido cosas admirables, como los bancos de alimentos en los barrios... Pero a mí me decepciona que en el momento más duro de la crisis, el año pasado, lo máximo a lo que aspiraba la izquierda alternativa era a denunciar a la policía de balcón, a inventarse una distopía dentro de la propia distopía que era la realidad. Dentro del maremágnum en el que estábamos, ¡me parece algo tan pequeño! Cuando estaba acabando el estado de alarma escribí que aquellas siete semanas tan duras nos habían pelado la vida hasta el hueso, demostrando cuáles eran los temas fundamentales. Decía: 'No nos dejemos arrastrar otra vez por la espiral de conflictos identitarios, que no nos llevan a ninguna parte'. Y lo decía porque ya en aquel momento empezaba a salir un nuevo conflicto identitario, el adultocentrismo, que si había adultos a favor y en contra de los niños... ¿Pero de verdad otra vez con esto? Es desesperante. Ahí fuera hay una avidez vital muy fuerte. Creo que ahora hay cuatro temas básicos: vivienda, trabajo, salud, seguridad. Bueno, pues al final, en los últimos meses, hemos vuelto con la Ley Trans. Es como si tuviéramos ya el pastel hecho y fuéramos a ponerle la guinda. ¡Pero si no tenemos ni la base de la tarta! Luego llegan las campañas electorales y nos volvemos a acordar de los barrios. Pero en medio... Si no se hace bandera de la clase social, pasa desapercibida. En Madrid, ahora se habla. Pero es como esos partidos de fútbol en los que en la prórroga, en el último minuto, el portero sale a rematar el córner".

Cuando parece que va a cerrar diagnóstico, Bernabé se matiza con un "bueno, es verdad que hay de todo". Y regresa al Gobierno, para detenerse en Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, un nombre propio que –a su juicio– sobresale. "Una figura que sale reforzada de este año y pico. La que hemos visto hacer un trabajo muy visible y muy útil", afirma.

El valor del voto

Habíamos recorrido ya las crisis económica, medioambiental y cultural. Queda una crisis más, también previa al covid: 4. Crisis de legitimidad de la democracia liberal. Aquí Bernabé pone el énfasis en una idea: si la economía queda al margen de la intervención de la política, cada vez más pensarán que la democracia no sirve para nada, lo cual deja el camino expedito para una respuesta reaccionaria del propio sistema.

"Nos estamos jugando la legitimidad de la democracia, eso es de lo que no se quieren dar cuenta los liberales, incluidos los liberales progresistas. En 2020 hubo una suspensión del neoliberalismo por la pandemia. El Estado, aunque raquítico, tuvo que volver. Ahora, si no proporcionamos a la gente un mínimo de certeza vital, no digo ya de bienestar, sino de certeza vital, si dejamos a la gente si horizonte vital, sin visión, quedamos expuestos a una regresión autoritaria. Con ingeniería social y pastoreo de la opinión pública, no se puede mantener a una sociedad cada vez más inestable", concluye.

 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




51 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 12/04/21 08:11


    «Creo que ahora hay cuatro temas básicos: vivienda, trabajo, salud, seguridad», se dice en el artículo, cuya no resolución, y la falta de respuestas en afrontarlos, provoca, sobre todo en la juventud, una falta de perspectivas con las que plantearse un futuro vital.

    Mientras una buena parte de la sociedad vive pendiente de cómo solucionar esos cuatro problemas básicos y las derivadas que tienen, el discurso político y social predominante es cuál es el partido o líder más guay defendiendo España, o su terruño de nacimiento, y no admitiendo que se haga la mínima crítica a su líder, que son tan guais que nunca jamás los había habido igual en la historia de este país donde, se dice, contamos con los jóvenes mejor preparados de la historia.

    Parece que es razonable denominarles pre-parados pues actualmente muchos de ellos ya están parados y a muchos otros les espera ese destino viendo las políticas que se hacen para solucionar los cuatro temas básicos que expone Bernabé en su artículo.

    Una buena medida para empezar a solucionar esos cuatro temas básicos sería contar con recursos económicos suficientes para afrontarlos subiendo los impuestos, YA, a quienes tienen esas fortunas insultantes conseguidas con el infortunio de millones de personas. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/04/21 22:52

    Ya he visto lo identitario, me parece que el Psoe no se deja llevar a magnificar minorias progres (animalistas, lgtb etc...) respetables por lo demas, es mâs un problema de la izquierda de la izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/04/21 23:19

      Me ha faltado poner los republicanos formalistas entre las tribus identitarias.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/04/21 21:19

    MIglesias, me podrîas precisar eso de que "lo identitario ha colonizado los espacios"?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • leandro leandro 11/04/21 21:06

    El titular es un buen puyazo .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/04/21 20:58

    Hace una semana roguê el voto y al mandarlo certificado me costô unos 6 euros. La gente que deja de votar asî como asî me parece incivica.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 11/04/21 18:45

    Estando de acuerdo con gran cantidad de cosas de las que dice Bernabe, voy a poner el foco en su afirmación de que "si no se pueden regular los alquileres ¿Para que ir a votar?" Se que es una pregunta retorica dentro de su argumentarlo, pero con el mismo sentido se podría decir que si no se pueden regular los prestamos bancarios para que votar o si no se puede regular los precios de los productos básicos, carne, pescado, leche y pan, ¿Para que ir a votar? Pues se debe votar para lograr la representación que mejor represente nuestros intereses en un Estado democrático con una económica de mercado y con un Estado de bienestar. Los que defendemos el Estado democrático desde una postura del socialismo democrático defendemos la intervención del Estado para garantizar la provisión de bienes y servicios a los mas necesitados pero sin romper la economía social y de mercado. ¿Qué quiere decir? Que todas las políticas y ayudas sociales se hagan a cargo de los impuestos que pagamos los españoles y no interviniendo en el mercado de bienes. Hay que dejar elementos fuera del mercado como sanidad, educación, dependencia, etc que deben ser de provisión publica algunas con conciertos y otras directamente. En la vivienda se pueden subir los impuestos a los propietarios de mas de una vivienda, se pueden subir los impuestos generales y dedicar una parte mayor a la vivienda. La mejor politica es que el Estado se haga cargo (entendiendo por Estado, el Estado central, las Comunidades y los Ayuntamioentos) de la construcción de decenas de miles de pisos sociales en ciudades, todos de alquiler, sin posibilidad de venta y que los inquilinos paguen una parte de su salario y de su patrimonio. Si los inquilinos subieran de status social, habría que subirles la parte que pagan, de manera que si no le interesa se vayan y compren o alquilen un piso en el mercado privado y se queden los pisos a disposición de otros. Esa es la manera solidaria de construir viviendas sociales, sin tener que limitar rentas. las rentas se limitarían en muchos pisos porque decenas de miles de personas en las grandes ciudades vivirían en pisos publicos y tiraría a la baja de los precios de alquiler depisos privados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    3

    • GRINGO GRINGO 11/04/21 19:33

      Estás un poco obtuso Antonio.....

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      2

      • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/04/21 12:35

        No haga usted de perro policía de los demás. Es que su vocación es reprimir, controlar lo que escriben los demás y cuanto escribe. Triste su vida de represor. Y todo `por su impotencia....para argumentar. Si usted fuera capaz de hacer argumentaciones medianamente sólidas y poder debatir, no tendría la impotencia que le lleva a reprimir o controlar. ¿No le da vergüenza ser un controlador y represor?

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/04/21 16:32

    Lo de "de qué vale votar" en el titular supongo que es para facilitar la permanencia de Ayuso en la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Seguro que ella agradece este titular.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Finap Finap 11/04/21 12:39

    Siempre se ha dicho que el papel soporta todo y es cierto. Como es cierto que demasiadas veces nos toca tragarnos opiniones porque la vida y la política vista y analizada desde fuera es relativamente fácil. Hoy vuelven a salir cantidad de frases de las personas que ocupan puestos politicos que ahora dicen lo contrario o lo suavizan. Y eso va unido a lo que se llama " evolucionar" adaptarse a nuevos tiempos. Ningún partido de izquierdas tiene la fuerza necesaria para terminar con el capitalismo y si no queremos reconocerlo quedaremos estancados en el barro. Al capitalismo consumista le estamos ayudando todos y todas, a las nuevas tecnologías que quitan cantidades desorbitadas de empleo les estamos ayudando todos y todas, ....y la lista es demasiado larga. Y pretendemos que llegar en minoría a un Gobierno como le ha ocurrido a UP logre todos sus proyectos en su primera legislatura. Eso es imposible. Hay que valorar sus esfuerzos y apoyarles. Desde fuera es muy fácil criticar, no conocemos las dificultades que existen dentro. Estamos en un país cuya Justicia no funciona como debe, donde un Rey se ha forrado a costa de negocios, donde la Iglesia manda y las Mafias asustan a quienes quieren presentar pruebas de corrupción,.....  Por esas y muchas razones más molesta tanto Pablo Iglesias. Este país no pudo beneficiarse de la figura del político más honesto que ha habido como Julio Anguita ( era comunista) y eso nos perdimos porque lo único que ganamos fue CORRUPCIÓN con el bipartidismo. Y ahora que disponemos de Pablo Iglesias, superpreparado, inteligente, con sus errores como todos, pero con sus ideas muy claras y muy sociales y muy defensor de los DDHH y si esta sociedad de clase media o baja tampoco se da cuenta de lo que nos estamos perdiendo si no votamos a ese partido seguiremos teniendo lo que nos merecemos: corrupción y privatizaciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    2

    • Isabelle006# Isabelle006# 11/04/21 18:44

      "Las redes estallan contra José Bono por su desprecio a Julio Anguita en La Sexta Noche

      El exministro socialista José Bono fue como invitado ayer a La Sexta Noche, protagonizando una de las escenas más criticadas en los últimos formatos del programa."



      https://laultimahora.es/las-redes-estallan-contra-jose-bono-por-su-desprecio-a-julio-anguita-en-la-sexta-noche/

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 11/04/21 16:23

      Con respecto a Anguita le voy a recordar que su decencia fue puesto en cuestión por los propios dirigentes de IU cuando `pidió al gobierno (En ese momento de 1996 ya gobernaba el PP tras la pinza) le pidieron al Gobierno que le pagara el alquiler del chalet que se habría alquilado en la zona norte de Madrid, con motivo de su seguridad. A lo mejor usted es joven y no conocía ese incidente o a lo mejor no es tan joven y no quiere recordarlo. El chalet no lo compraba como el de Galapagar, es decir, pagándolo de su bolsillo, sino que se alquilaba y quería que el Gobierno de España pagara el alquiler. Eso llevó a la desazón a los dirigentes de Izquierda Unida. Unos, defendían a capa y espada a Anguita, pero a otros les daba rubor que alguien se lo recordara y alguno incluso decía, "por favor no me pidas opiniones sobre eso". El coordinador de la operación en IU se descolgó pidiendo 300000 pesetas mensuales para la seguridad de Anguita. La mayoría de los dirigentes de IU estaban abochornados y algunos amigos de IU me pidieron que no mencionara el caso, cosa que hice, porque lo principal son los amigos. Pero el chalet tenía piscina privada y el partido pagaba todo, incluso la asistenta. Pero desde luego, Anguita no es ningun paradigma de la honestidad. Puede ser un paradigma de la construcción de una realidad alternativa a la realidad, puede ser el constructor de una realidad basada en la propaganda y en la fe de parte de sus seguidores, pero desde luego no es paradigma de la honradez. No nos coman el coco, que es mentira. Hoy recordar esto es como recordar que los santos católicos beatificados a lo mejor no eran tan santos. Pero la propaganda sobre Anguita continua... Y si usted no se lo cree busque las noticias de finales del año 1996. Lo comprobará.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

    • GRINGO GRINGO 11/04/21 13:39

      Tienes toda la razón Finap, estoy totalmente de acuerdo contigo. SÍ SE PUEDE.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Paco I  el viejo. Paco I el viejo. 11/04/21 11:25

    La cuestión no es si hay que votar o no, la cuestión es QUÉ y a QUIÉN VOTAR.
    Votar a LA PSOE no vale para nada, de hecho es un partido que dice una cosa cuando está en lo oposición y otra cuando gobierna , como muestra de lo que digo solo mencionaré que no derogó ni la reforma laboral ni la ley mordaza. ..Por todo ello os diré que Pedro Sánchez es un BOCAZAS engaña bobos y un MENTIROSO .

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    2

  • marasme marasme 11/04/21 10:55

    Hoy no he leído comentarios, creo que hay dos erratas, espero no reiterar:
    "el actuar (actual) estado de cosas"
    "si dejamos a la gente si (sin) horizonte vital"
    gracias por el artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión