X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Igualdad

Amor romántico y banalización de la violencia: encerrona machista en uno de los programas con más audiencia de la TVG

  • El espacio 'Land Rober', presentado por Roberto Vilar, forzó un encuentro para que una joven que asistía como público volviera con su expareja, un hombre que ejercía sobre ella presuntamente violencia de control
  • "Nos dijo que hace un mes que lo dejásteis por un asunto de celos o algo así y que quería venir para pedirte volver con él", dijo el presentador gallego, quien ya se ha disculpado por lo sucedido
  • Comunicadoras y feministas ponen el acento en la normalización de la violencia machista, sobre todo la más sutil, un fenómeno especialmente grave tratándose de medios públicos
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 10/04/2021 a las 06:00
Roberto Vilar, presentador del programa 'Land Rober'.

Roberto Vilar, presentador del programa 'Land Rober'.

CRTVG

Recordarán –tal vez los más jóvenes remotamente– alguna de las seis temporadas que durante los noventa revolucionaron el mundo de los talk show. Hablamos de Lo que necesitas es amor, un programa de televisión que buscaba enyesar rupturas amorosas, reconciliar a parejas que por algún motivo –poco importaba cuál– habían decidido terminar con su relación. El programa no llegó a experimentar el cambio de siglo: la emisión terminó con un trágico final, el apuñalamiento de una mujer a manos de su expareja, después de que ella declinara acudir a la cita. El espacio televisivo terminó, pero sus dinámicas dejaron una impronta en el conglomerado de espectáculos que todavía apuntalan la idea de amor romántico en la pequeña pantalla.

Lo ocurrido la noche del jueves en la televisión pública gallega recordó a aquel show de los noventa, pero dos décadas después. Sucedió en el programa de la Televisión de Galicia (TVG) Land Rober, uno de los mayores éxitos de la televisión autonómica. El presentador, Roberto Vilar, sorprendió a una joven de veinte años que se encontraba entre el público trasladándole un mensaje de su expareja: quería volver con ella y estaba dispuesto a remover cielo y tierra para recuperarla [puedes ver aquí las imágenes]. "Nos dijo que hace un mes que lo dejásteis por un asunto de celos o algo así y que quería venir para pedirte volver con él", explicaba el presentador.

El asunto empezó enseguida a tomar un cariz muy alejado del tono desenfadado que persigue la emisión. La palabra celos lanzaba una alerta evidente. "A los dos meses [del inicio de la relación] me empieza a mirar el móvil", admite la joven visiblemente incómoda, al tiempo que afirma haber perdido sus amistades y rechazado un trabajo por él. "Tardé un año y medio en darme cuenta". Cuando las lágrimas empiezan a recorrer sus mejillas, los encargados del programa reparan en que aquello era una encerrona y lo que pretendían reconstruir era una relación probablemente tóxica y de control. "Tienes que perdonarnos a nosotros por hacerte pasar por esto, no sabíamos nada", trata de rectificar el humorista gallego. Aún así, el programa, un falso directo, se emite. Pasa por los filtros, la edición y el visto bueno de sus supervisores y deciden tirar hacia adelante.

Tras la polémica suscitada en redes sociales, entre los partidos políticos y los profesionales gallegos, Roberto Vilar volvió este viernes a pedir disculpas en la pequeña pantalla y la CRTVG decidió dirigir un escrito a la productora para aclarar lo acontecido. La productora, Destino Bergen, fue fundada en 2007 por el propio Roberto Vilar. El ente público se comprometió además a "tomar las medidas de prevención necesarias para que no se produzcan de nuevo hechos de esta naturaleza".

El Bloque Nacionalista Galego (BNG) ha decidido llevar los hechos al Parlamento de Galicia, concretamente a la Comisión de Control de la corporación pública, donde el grupo ha remitido una serie de preguntas con carácter de urgencia. Lo confirma la diputada y periodista Olalla Rodil, en conversación con infoLibre. "Es absolutamente inadmisible que un medio de comunicación, especialmente público, trate de esa manera completamente banal la violencia machista", dice al otro lado del teléfono y recuerda que este tipo de tratamiento mediático "rompe con el código deontológico". Rodil recupera una imagen: la de la joven nerviosa ante las cámaras, con las lágrimas empañando sus ojos. "Verla llorando, completamente presionada y sometida a acoso es impresionante, pero también nos deja ver cuál es la dinámica de la TVG, inmersa en una especie de mediasetización del canal, con programas de contenido absolutamente banal que no deberían tener espacio".

Amor romántico, violencia y espectáculo

"Un medio público no puede ser Telecinco". Lo dice Alba Taladrid, presidenta de la agrupación Xornalistas Galegas. La cadena líder de audiencia es referenciada por la práctica totalidad de las voces pulsadas. La entienden como una suerte de referente de lo que no se debe hacer, pero también de todo aquello que triunfa. El problema, opina la periodista, está en la misma selección del contenido: "No hay que hacer contenido con la intimidad de las personas", repite como un mantra. Partiendo ya de la cuestionable elección, ocurre además que existe "la posibilidad, cuando se trata de una relación sentimental, de que haya circunstancias que desconocemos, en este caso como mínimo una situación de acoso".

Emelina Fernández, doctora en Comunicación Audiovisual y expresidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía, tilda de "inapropiado e inaceptable" el contenido emitido por la televisión gallega la noche del jueves, especialmente si, como es el caso, ha pasado posteriormente por una revisión. No sólo es una "intromisión" en la vida de la joven, sino que incurre además en otra forma de violencia: la de revivir una situación cuanto menos incómoda para la mujer. Una experiencia con la que ella había decidido romper, no sin trabajo y esfuerzo –"tardé un año y medio en darme cuenta"– y que ahora la televisión pública recupera.

En ese extremo se detiene Paula Ríos, miembro de la Plataforma Feminista Galega. "Este tipo de situaciones ya se dieron… pero hace quince o veinte año", rememora la activista. El problema, estima, es que no se ha aprendido la lección y se sigue revictimizando a las mujeres en prime time. "Las mujeres somos adultas, cuando decidimos romper una relación tenemos razones para hacerlo", sentencia tajante. Lo que hizo Land Rober responde al final a una lógica de mercado: "Para ganar audiencia expones a una mujer a una situación de violencia que tú ejerces también". Ahí mismo, en la audiencia, repara Emelina Fernández para dar respuesta al por qué de esta emisión y otras similares: "Sigue pasando porque sigue dando audiencia".

El tratamiento del espacio televisivo gallego tiene consecuencias obvias. "Deja a la mujer absolutamente desprotegida y la degrada, haciendo al hombre el único sujeto de la relación", bajo la premisa de querer recuperarla sirviéndose de "todos los mitos del amor romántico que destruyen a la mujer", completa Alba Taladrid. La disculpa del conductor del programa la tarde del viernes lanza además un mensaje peligroso: que toda la responsabilidad es suya. "Puede haber algo perverso en esa disculpa" y es obviar que "hay un equipo que lo hace mal, pero sobre todo un medio público que debe ser vigía constante de los contenidos que emite".

Land Rober es el ejemplo de hoy, pero ayer fue Gran Hermano, La Isla de las Tentaciones y mañana será otro. Este tipo de programación forma parte de una estructura cultural que normaliza la violencia, especialmente la más sutil, fuera y dentro de la pantalla. Con la particularidad de que en el caso de los medios de comunicación, el objetivo tiende a la búsqueda de rédito. "Los medios privados tienen un clarísimo posicionamiento para conseguir audiencia, a veces ideológico, estratégico, pero en este caso la diferencia es que la pública tiene unas obligaciones", reflexiona la comunicadora andaluza. El debate no es ni mucho menos nuevo: ¿es el público el que pide este tipo de contenidos o la audiencia los consume porque copan la agenda mediática? Olalla Rodil cree que "las audiencias vienen en función de lo que le des" e insiste en que "el público también se crea y se educa". Es en la educación, en el deber de formar e informar, donde coinciden todas las mujeres consultadas. Los medios, afirman al unísono, "tienen una misión de servicio público que les exige un compromiso ético".
 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • Mesther Mesther 11/04/21 19:54

    Television vulgar,bajisima profesionalidad,fomento de populismo y falta de sentido critico donde los aires de renovacion y cultura estan ausentes.Loas a la corriente conservadora politica e ideas vacias¡Lamentable despilfarro de dinero publico!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • abuelo cebolleta abuelo cebolleta 10/04/21 20:47

    Es una vergüenza que en una televisión pública existan programas bazofia como ese Land Rober ¡¡¡

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • F.A F.A 10/04/21 15:25

    El señor presentador es sencillamente impresentable como los organizadores del programa ha dia de hoy es imperdonable que pasen cosas como estas deberían haber consultado con sociólogos que seguro habrían rechazado semejante encerrona a la chica me parece lamentable que se metieran a mediar a arreglar el conflicto de pareja el chico si lo qué quería es pedir perdón y volver desde luego no es el mejor sitio lo que tenía que hacer es ir a un sicolo-la tratarse y luego hablar con ella y preguntarle si estaría dispuesta a escutarlle y no ser un cobarde arrojandose en un programa y un señor que no tiene y idea y mucho menos preparación para arreglar los problemas de un claro acoso machista que por desgracia todavía estamos muy lejos de arreglar que ciertos programas y personas públicas como periodistas,políticos en fin otros personajes que salen en televisión o los debates en el congreso y senado donde se ve por desgracia la calidad de ciertos políticos, mi opinión ése programa y su presentador a la cabeza deberían desaparecer

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • senenoa senenoa 10/04/21 11:52

    Es el problema de la televisión basura (en Galicia está muy extendido el nombre de "telegaita" para la TVG) y de la falta de profesionales independientes al frente de los entes. La TVG es un buen ejemplo de televisión manipulada por el gobierno de turno (en este caso el PP) y que rebaja la calidad de sus productos hasta la nausea, que privatiza toda la producción y persigue encarnizadamente a los periodistas disidentes. El bochorno y la infamia de lo ocurrido en el programa Land Rover es un triste ejemplo de todo ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Caletre Caletre 10/04/21 11:33

    Organizar esta comparecencia con tal objetivo tiene que estar penada por la Justicia, y no consentir nunca más estas atrocidades, y por supuesto desterrarlo de los medios. Inhabilitación. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Pez Pez 10/04/21 08:46

    ¡Esto es un ascazo! Pensar que el programa se supervisó y aún así decidieron emitirlo, poniendo a una joven inocente, una chica que ya ha sufrido su infierno a la vista de todos es lo más perverso y machista que se puede hacer. A toda esa gentuza del programa habría que inhabilitarla. Hermana, estamos contigo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • MIglesias MIglesias 10/04/21 08:36

    Vergonzoso y asqueroso.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Marodriv Marodriv 10/04/21 08:35

    Esto no puede suceder, en un medio de comunicación y menos público. Se ha suspendido a ese director, presentador del programa de empleo y sueldo. No vale con pedir disculpas, esto no se puede consentir por parte de las instituciones el apoyo y banalización  de la violencia machista. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

 
Opinión