Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Operación Kitchen

García Castaño dice que Villarejo participó en la 'operación Kitchen' por orden del Ministerio del Interior

  • Castaño ha asegurado que el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez conocían de la existencia de la denominada operación Kitchen
  • Además ha señalado que Villarejo entró a participar en la 'operación Kitchen' "por orden del ministro y del secretario de Estado"

Publicada el 22/04/2021 a las 20:34 Actualizada el 22/04/2021 a las 21:03
El que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Nacional, Enrique García Castaño, a su llegada a la Audiencia Nacional.

El que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Nacional, Enrique García Castaño, a su llegada a la Audiencia Nacional.

EP

El que fuera jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO)Enrique García Castaño ha asegurado este jueves que el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez conocían de la existencia de la denominada operación Kitchen –que según ha dicho se denominó operación Bárcenas– y que el comisario jubilado José Manuel Villarejo participó en ella por orden de este Ministerio, según informa Europa Press. 

En su comparecencia en la comisión de investigación que se celebra en el Congreso de los Diputados relativa a la operación Kitchen este comisario ha arrancado señalando que por la ley de secretos oficiales no podía responder a preguntas sobre ese asunto, pero a continuación ha ido respondiendo a casi todas las preguntas que le han lanzado los portavoces de los grupos parlamentarios.

Tras ello, ha aclarado que nunca existió un operativo policial denominado Kitchen, investigada en la Audiencia Nacional por tener como objetivo sustraer información comprometedora del PP que guardaba Bárcenas, sino que ese nombre se puso con posterioridad. "No existe un papel que ponga operación Kitchen", ha subrayado.

Así, ha explicado que el que era director adjunto operativo (DAO) de la Policía en tiempos del gobierno del PP, Eugenio Pino, fue quien le llamó y le dijo que necesitaba su ayuda porque "para culminar la investigación del señor Bárcenas, que le faltaba una pata". "Me dice que se buscan testaferros, qué dinero se ha llevado y qué dinero tiene escondido, pero nadie me dice de robar nada", ha añadido.

En este sentido, ha afirmado que "por supuesto que el ministro y el secretario de Estado conocía la operación" y que despachaba directamente con Francisco Martínez de ésta y otras operaciones, y no con su superior, el comisario general de Información Enrique Barón. Ha apuntado que en casos puntuales era habitual que no se informara del desarrollo de las actuaciones a su superior jerárquico.

Volcado de los móviles de Bárcenas sin autorización judicial

De hecho, al igual que ha manifestado en sus declaraciones judiciales, ha apuntado que le entregó un pendrive con la información que obtuvo del clonado de los móviles de Bárcenas. Precisamente el volcado de los archivos de estos dispositivos electrónicos ha supuesto un punto recurrente en las intervenciones de varios portavoces parlamentarios, que han reprochado al comisario que se hiciera sin una autorización judicial.

En ese contexto, ha explicado que Sergio Ríos le llamó para comentarle que le entregaba unos dispositivos electrónicos del extesorero durante "media hora" y que no podía "perder la oportunidad y la inmediatez" para saber si el chófer le estaba engañando y ver qué era lo que había en dichos teléfonos. "¿Sabe cuántas vidas he salvado yo por actuar de forma inmediata? Confíe usted en la Policía", ha pedido al diputado de Unidas Podemos, Rafael Mayoral.

Así, el exjefe de la UCAO, que ha defendido su labor a lo largo de 40 años de trayectoria policial y ha destacado su contribución para resolver importantes casos como el caso Faisán o el 11-M, ha recalcado que era habitual que obtuviera una información, la pusiera en conocimiento de un superior y éste es el encargado de "entregarla a los investigadores" si lo cree conveniente.

Asimismo, ha enfatizado que todos los seguimientos que se hicieron desde la unidad que dirigía al entorno de Bárcenas son "totalmente legales" y ha mencionado que no eran los únicos que estaban siguiendo a la familia Bárcenas, ya que en unas de las vigilancias realizadas a la esposa del extesorero, Rosalía Iglesias, en un restaurante, se toparon con unos motoristas con cámara en los cascos que estaban haciendo "investigación paralela".

Aunque él tiene sus sospechas de quién podía estar detrás de estas vigilancias paralelas, ha afirmado que no pudieron identificar a nadie porque las matrículas de las motos eran falsas.

Villarejo tenía un "estatus especial"

García Castaño también ha explicado cómo se captó a Ríos y ha asegurado que Villarejo entró a participar en la operación Kitchen "por orden del ministro y del secretario de Estado". Según ha explicado, el entonces DAO Eugenio Pino le comentó que en 2013, al principio de la operación, cuando quiso poner a un comisario que "manejara" al chófer del extesorero del PP, "le dijeron que no, que el ministro le dijo que tenía que ser Villarejo".

Sobre Villarejo, principal investigado en el caso Tándem, el que fuera responsable de la UCAO ha destacado que tenía un "estatus especial" desde que retornó a la Policía en 1994 y que "dependía directamente de los altos cargos del Ministerio del Interior". En el caso concreto de la Kitchen ha afirmado que dependía de Pino.

Al hilo, ha apostillado que el comisario jubilado "tenía su cobertura, sus empresas" que eran conocidas por "todo el mundo" en la Policía y que muestra de ello es que todos los directores adjunto operativos han despacho con él en su oficina. "El señor Villarejo siempre ha actuado con la cobertura política, siempre", ha agregado.

Durante la comparecencia, que se ha alargado unas tres horas, también han salido a relucir los nombres de la que fuera secretaria general del PP María Dolores de Cospedal y del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Sobre la primera, García Castaño ha indicado que no habló nunca de temas policiales con ella, pero sí que ha apuntado que supone que el comisario Andrés Gómez Gordo, que llevó la seguridad de la política cuando fue presidenta de Castilla-La Mancha, informaba a su jefa de los mismo. "No sabía qué pintaba en la DAO", ha añadido en relación a Gómez Gordo, quien también está imputado en la pieza separada número 7 de la causa 'Tándem', que investiga el espionaje a Bárcenas.

Sobre Rajoy, ha enfatizado que Villarejo "ha tenido acceso siempre para mandar mensajes al presidente del Gobierno a través de terceras personas", entre ellas por la "amistad personal que le reunía con la secretaria general". Eso sí, ha precisado que esta afirmación no la puede demostrar y que es una "suposición" de comentarios que ha oído.

Entrada sin orden judicial en el estudio de la mujer de Bárcenas

Otro de los puntos de discusión ha sido la entrada en el estudio de la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, en la calle General Díaz Porlier sin autorización judicial. El expolicía ha relatado que decidió motu proprio ir allí después de que el chófer del extesorero del PP comunicara que había visto "movimiento de talones y cuentas bancarias".

Para entrar y comprobar si en ese local se guardaba información relevante para la investigación, "engañó a la señora de limpieza" que le abrió la puerta con la excusa de que iba restaurar una "crucifijo de su pueblo". Pero en todo momento ha negado que esa incursión fuera ordenada por el ex DAO o por el exministro Fernández Díaz: "No bajan a esas cosas de la calle", ha dicho.

Aunque la presidenta de la Comisión, la socialista Isaura Leal, ha advertido a los portavoces de los grupos parlamentarios de que debían ceñir su interrogatorio a la operación Kitchen, el portavoz de ERC le ha preguntado por la conocida como operación Cataluña y por la reunión entre

Por último, el compareciente ha llegado a lamentar que algunos casos de investigación sirvan de reproches políticos, como en su día fue el caso Faisán y ahora la operación Kitchen, ha apuntado, y que los partidos "usen como klínex" a los policías que desempeñan su labor en ellos.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión