X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Obstáculos por salvar

La ausencia de sanciones lastra las normas de transparencia y el control real de cargos y directivos públicos

  • La falta de controles y el vacío legal deja sin castigo a quienes incumplen la obligación de detallar sus bienes, actividades e intereses o se saltan el periodo de incompatibilidad de dos años tras cesar en un cargo público
  • El PSOE impulsa la reforma del Reglamento del Congreso para tapar ese agujero e impedir nuevos desplantes como la negativa en bloque de Vox a desvelar sus vínculos económicos
  • El Tribunal de Cuentas insta por segunda vez en cinco años a la Oficina de Conflictos de Intereses a hacer "comprobaciones periódicas y aleatorias".
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti

Publicada el 10/05/2021 a las 06:00
El líder de Vox, Santiago Abascal, en los pasillos del Congreso.

El líder de Vox, Santiago Abascal, en los pasillos del Congreso.

Efe

Siete años después de que la Ley de Transparencia normalizase la idea de que los cargos públicos han de rendir cuentas sin disfraz sobre patrimonio, actividades e intereses económicos, la ausencia de sanciones y controles se traduce en lo que el catedrático de Ciencia Política Manuel Villoria resume así: "La infracción sale gratis". Miembro del comité de dirección de Transparencia Internacional en España,  Villoria sostiene que el universo legal que gravita en torno a la transparencia sufre de "enormes debilidades": porque impone obligaciones a quienes participan de la cosa pública pero no hay castigo para quien vulnere las normas en esa materia. 

Un ejemplo: a finales de febrero, los 52 diputados de Vox protagonizaron un desplante conjunto al incumplir el nuevo Código de Conducta de las Cortes, que obliga a los parlamentarios a detallar sus intereses económicos y sus vínculos con lobbies de cualquier naturaleza. Los 52 presentaron un formulario donde se declaraban al servicio del "interés superior de España". Lo hicieron sin aportar un solo dato. Y nada ocurrió dado que el Reglamento del Congreso no prevé que ocurra nada en ese tipo de casos.

Ahora, una proposición de ley registrada en el Congreso por el PSOE hace dos semanas abre la vía a un cambio. La proposición, relata el diputado socialista Odón Elorza, prevé que pierdan incluso los pluses salariales quienes se salten a la torera el Código de Conducta y falseen sus declaraciones de bienes y actividades u omitan datos. La iniciativa postula también la creación un registro de lobbies en el Congreso, fiscalizar su influencia en las leyes e imponer un régimen sancionador.

El mismo día en que esa proposición de ley cruzó la frontera del Registro de la Cámara Baja, el Tribunal de Cuentas emitió un informe donde, por segunda vez en cinco años, insta a la Oficina de Conflictos de Intereses (OCI) a realizar "comprobaciones periódicas y aleatorias" de las actividades y bienes de altos cargos. Las recomendaciones hechas por el tribunal cuando examinó el trienio 2012-2014 seguían sin aplicarse en 2019, dice el informe. "No hay capacidad. Lo que da la Oficina es consejos", dice Villoria, uno de los máximos expertos españoles en transparencia, un campo en el que se adentró cuando pocos creían que el derecho de acceso a la información se convertiría en asunto de primer nivel.

Así que volviendo a cómo el cruce sigiloso de la frontera entre el espacio público y privado resulta fácil diga lo que diga la actual normativa, asoma de pronto el diagnóstico: el de que si alguien  se incorpora a una empresa del mismo sector donde intervino como alto cargo sin haber cumplido los dos años de "cuarentena" –esa es la palabra que usan los entendidos–, lo habitual es que ni se detecte ni se actúe. En eso coincide Villoria con otro experto como es el abogado Juan Moreno Yagüe, antiguo diputado andaluz de Podemos y hoy en el equip0 de la empresa Kratio, especializada en la evaluación de sistemas telemáticos y analógicos de difusión y acceso a información.

Pero Moreno cree que no todo se limita a la cuestión de las declaraciones de diputados, concejales o altos cargos. Donde se localiza otra falla de importancia, argumenta el letrado, es en la publicidad de los contratos públicos. La reticencia de las administraciones –"en muchos casos, el Gobierno central"– a facilitar toda la información acaba en numerosas ocasiones en los tribunales. Y ello "pese a que habría una solución fácil". Moreno lo explica así: "Igual que cuando vas a un organismo oficial tienes que enseñar tu DNI, pues hagamos que quien adjudica el contrato y con las precauciones que sean necesarias para mantener la protección de datos se vea ante este dilema: o publicita el expediente íntegro, que es el DNI de la adjudicación, o el contrato no sirve". Con una sola excepción: "La seguridad nacional".

Los agujeros de la legislación no afectan solo a la ausencia de normas efectivas. La falta de controles marca en todas partes el territorio, convienen los dos expertos. En Cataluña, expone Villoria, la legislación autonómica sobre la materia sí prevé sanciones, "pero casi no se aplican".

Y aquí llega otra pregunta relativa a un ámbito mucho más amplio y disperso que el central o, incluso, el autonómico: ¿hace alguien algo si un alcalde deja de serlo y se incorpora al poco tiempo a una constructora a la que su ayuntamiento adjudicó contratos? No, responde Villoria. Básicamente, porque nadie con capacidad de reacción lo detecta. Y porque tampoco en lo que concierne a la extensísima administración local –66.982 ediles tras las elecciones de 2019– nadie vigila. "Hay pueblos donde el concejal equis ni siquiera presenta la declaración de bienes o se la guarda el secretario en un cajón", abunda el catedrático. Los cargos públicos, "y también los altos funcionarios", entran y salen por una puerta giratoria que los especialistas consultados creen que habría que poner bajo la lupa con una nueva ley de conflictos de intereses. La idea, desliza Villoria, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), está sobre la mesa en el denominado IV Plan de Gobierno Abierto. Y ya dirá el tiempo cómo evoluciona ese plan y qué objetivos alcanza.

Defensor de un planteamiento normativo ambicioso, Villoria entiende que ha de aprobarse "rápidamente" una ley de lobbies. "A saber qué puede ocurrir ahora con los fondos de Next Generation?", se pregunta en referencia a los 150.000 millones de la UE que el Plan de Recuperación hará llegar a España.

¿Y basta con controlar a los integrantes del poder ejecutivo y el legislativo? ¿Qué ocurre con el ámbito de los operadores judiciales, donde ni a jueces ni a fiscales obliga ninguna ley a declarar sus bienes ni señala con suficiente claridad dónde debe colocarse la raya de las incompatibilidades? Por ejemplo, ¿debe abstenerse un juez que instruya o juzgue una causa si entre los imputados o los acusadores se cuenta una empresa en cuyo centro universitario imparte clases, por ahora siempre compatible y por la que no se sabe cuánto cobra?

Villoria cree que en ese caso debería abstenerse. "Hay un problema", entiende el profesor. Porque jueces y fiscales "pueden entrar y salir". Y lanza una reflexión que ilustra su inquietud: "Imagínate que Enrique López [consejero de Justicia de Madrid, ahora en funciones] vuelve como magistrado a la Audiencia Nacional". En ese mismo caso se encontrarían los ministros Fernando Grande Marlaska o Margarita Robles. "Por supuesto", responde. Y, aunque a distinto nivel, también cualquier fiscal o inspector de Hacienda con información tributaria relevante que acabe de director jurídico de una compañía con problemas tributarios. El escenario abunda en cambios de equipo como el descrito. Y de momento nada indica que a corto plazo se vaya a estrechar o remodelar el marco de la puerta giratoria que enlaza lo público y lo privado. O el de aquella otra que conecta el poder judicial con el ejecutivo.

 

Gracias. Tu apoyo hace posible que infoLibre exista

Gracias. Por comprometerte con la información. Por permitirnos investigar. Por rechazar las fake news. Por defender un periodismo que no dependa de oscuros intereses que otros medios nunca revelan a sus lectores. Por tus sugerencias y hasta por tus quejas. Por tus artículos en Librepensadores y tus comentarios en nuestros artículos. Personas como tú hacen posible infoLibre desde 2013. Si quieres regalar una suscripción, puedes hacerlo con un click aquí.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




11 Comentarios
  • MIRMILON MIRMILON 10/05/21 18:17

    Por cuestiones como esta la izquierda perderá la próximas elecciones. El si pero no, Muchos te voy a dar y ninguno te doy. La gente se harto en Madrid y se hartará en toda España. La derecha vendrá y luego nos quedaremos con cara de gilis preguntándonos que hemos hecho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • GRINGO GRINGO 10/05/21 13:49

    Tenemos Leyes y Reglamentos para parar un tren, pero sólo se aplican las que suponen recortes y afectan a las clases más desfavorecidas.

    Atado y bien atado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • MIRMILON MIRMILON 10/05/21 18:15

      Efectivamente. Así es.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Fernandos Fernandos 10/05/21 11:47

    Gracias Alicia por traer estos temas que para la mayoria pasan desapercibidos y que muchos les interesa que no nos enteremos, dela ineficacia de la ley de transparencia y de otras muchas, se saca la ley, no se ponen medios y a otra cosa, marioosa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Galpovic Galpovic 10/05/21 10:37

    EStá claro que aquí la transparencia no le interesa a nadie. A las derechas por supuesto que no pero a la izquierda tampoco. Hay países que tienen leyes de transparencia desde 1770. Nosotros desde 2013, que la hizo el PP, y es la más corto alcance de toda Europa. Las leyes no están protegidas por patentes como las vacunas. Las hay por ahí muy buenas y nadie va a imperdir copiarlas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • MASEGOSO MASEGOSO 10/05/21 10:12

    No verán esa reglamentación nuestros ojos.
    De cumplirla plenamente muchos de los hoy ex ministros, ex parlamentarios, ex sindicalistas de cúpula, ex funcionarios y ex altos cargos estarían, irremediablemente, en la cárcel. En el supuesto de que quedasen jueces para juzgarlos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • OlgaElena OlgaElena 10/05/21 08:55

    la nueva ley "prevee que incluye pierdan los pluses"", ohh vaya castigo, para empezar, ¿por qué cobran pluses si el sueldo y las dietas ya es de por si escandaloso?, además que que son elegidos a dedo muchos de ellos,, y para terminar ¿no hay sanción más elevada?, se me ocurre que no vuelvan a ocupar un cargo público o una multa por ejemplo , así de sencillo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Galpovic Galpovic 10/05/21 10:47

      Inhabilitación para desempeñar puesto pagado con dinero público por 12 años mínimo. Nótese que digo cobrar dinero público. Los funcionarios por oposición cobran del dinero público por lo que si el sinverguenza tuviera una plaza en la administración pública, la perdería.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Setito de Tweeter Setito de Tweeter 10/05/21 08:16

    ¡¡ clara evidencia, CLARA PRUEBA DE QUE EL PUTO FASCISMO SIGUE VIVO Y PUDRIENDO, Y AUMENTANDO LAS DESIGUALDADES EN LAS INSTITUCIONES !!

    AL IGUAL QUE EN LA INJUSTICIA ESPAÑOLA
    cpien y peguen esto en google y lo entendereis

    Los consejos de administración de Endesa, La Caixa, Telefónica o Iberdrola fueron el cobijo en democracia de la mitad de los últimos ministros franquistas. La otra mitad recalaron en la política. También en la justicia hubo puerta giratoria: 10 de los 16 jueces del Tribunal de Orden Público franquista ascendieron al Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional

    https://desmemoria.eldiario.es/cargos-en-democracia/

    NORMAL QUE NO HAYAN SANCCIONES A TODOS ESTOS BASTARDOS H.D.P

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Eleusis Eleusis 09/05/21 21:45

    Ya es hora!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Elena Reviriego Elena Reviriego 09/05/21 20:59

    El Gobierno en el IV Plan del Gobierno abierto tiene como uno de los objetivos el desarrollo de la ley de transparencia, buen gobierno y acceso a a información, reglamento en el que se debían incluir estas cuestiones y sus sanciones para TODA LA ADMINISTRACION PUBLICA, así como para los contratos públicos, convenios, encomiendas de gestión ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión