Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Manifestaciones

Las manifestaciones en Madrid cogen impulso tras la pandemia y registran cifra récord con 443 en abril

  • El año pasado, debido a la crisis sanitaria, se celebraron solo 2.011 protestas, la menor cifra de la década
  • Las concentraciones siguen siendo diferentes a las de antes del inicio de la pandemia, se mantienen las mascarillas obligatorias y hay limitaciones de aforo 

Publicada el 30/05/2021 a las 13:14 Actualizada el 30/05/2021 a las 13:43
Manifestación de pensionistas a favor de unas pensiones públicas

Manifestación de pensionistas a favor de unas pensiones públicas "dignas" entre la Puerta del Sol y el Congreso de los Diputados este sábado.

EFE

El número de manifestaciones y concentraciones en Madrid va cogiendo impulso en lo que llevamos de año y retomando las magnitudes de antes de la pandemia, con una cifra récord de 443 en abril, el número más alto de la última década en este mes, según datos facilitados a Europa Press por la Delegación del Gobierno en Madrid.

El año pasado, debido a la crisis sanitaria, se celebraron solo 2.011 protestas, la menor cifra de la década. Lejos quedan los registros de 2013, con 4.354 manifestaciones; las 3.113 del año siguiente, las 3.082 de 2015, las 2.784 de 2016, las 3.183 de 2017, las 3.320 de 2018 o las 2.946 de 2019. En 2020 no hubo ninguna protesta en abril, solo 18 en mayo, 162 en junio, 146 en julio y 83 en agosto, para retomar cifras más o menos habituales a partir de septiembre.

Este año comenzó enero, el mes junto a agosto con menos protestas, con 126 manifestaciones. Le siguieron febrero, con 170; marzo, con 287; y abril, con 443, una cifra récord mensual de la década debido en gran medida por el avance en la campaña de vacunación, la caída de la incidencia del covid-19 y sobre todo por la campaña de las elecciones autonómicas anticipadas.

Eso sí, las marchas y concentraciones son aún diferentes a las de antes de la pandemia. Además de las distancias de seguridad y de las mascarillas obligatorias, son mucho menos concurridas por la limitación de aforo pactada entre organizadores y convocantes y no coinciden en itinerarios. Por ejemplo, en la manifestación central promovida por CC.OO. y UGT solo se permitió mil manifestantes y en total en todas las convocatorias 4.175 congregados.

Son cifras muy lejanas a las del Madrid prepandémico. Así, en 2019 las manifestaciones más concurridas fueron la del Orgullo LGTBI del primer sábado del mes de julio, con 400.000 asistentes (700.000 en 2018); y la marcha feminista del 8M, con más de 350.000 personas, el doble que en 2018.

Otras protestas con mucha atención mediática fueron la famosa concentración de febrero en la plaza de Colón encabezada por los líderes de PP, Cs y Vox contra la política de Pedro Sánchez sobre Cataluña, con 45.000 asistentes. O la manifestación del 31 de marzo por la España vaciada, que reunió a 50.000 personas.

Para celebrar una manifestación legalmente se requiere comunicar -no pedir autorización, como se piensa habitualmente- a la Delegación del Gobierno con un mínimo de 10 días de antelación quién la organiza, horario, recorrido, objetivo, número aproximado de participantes y el dispositivo de seguridad. En caso de urgencia, este plazo puede acortarse a 24 horas. Ese conocimiento previo permite que se garantice el derecho a manifestarse de manera segura a través de la presencia policial.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión