X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

En 2020 fallecieron 492.930 personas en España, el máximo desde 1941

  • Las muertes se incrementaron un 17,7% durante el primer año de la pandemia, especialmente en los meses de marzo y abril
  • Por comunidades, los mayores incrementos se dieron en Madrid (41,2%, con 66.583 muertos), Castilla-La Mancha (32,3%, 25.761 fallecidos), Castilla y León (26,0%, 36.177 muertes) y Cataluña (23,5%, 79.685 decesos)
  • Los nacimientos bajan en España un 30% en la última década al cerrar 2020 con 339.206, nuevo mínimo histórico desde 1941
  • La diferencia entre nacimientos y defunciones, la más negativa desde que hay datos: España tuvo un saldo vegetativo negativo de 153.167 personas

Publicada el 17/06/2021 a las 15:16 17/06/2021 a las 15:16
Profesionales del personal sanitario de las UCI del Hospital Universitario de Bellvitge para pacientes covid.

Profesionales del personal sanitario de las UCI del Hospital Universitario de Bellvitge para pacientes covid.

EFE

El número de muertes en España se incrementó un 17,7% durante 2020, en el contexto de la pandemia de covid-19, según los datos provisionales de las Estadísticas del Movimiento Natural de la Población (MNP), publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que tiene como fuente de información los boletines de defunción del Registro Civil, y que recoge Europa Press.

En concreto, durante 2020 fallecieron en España 492.930 personas, el máximo desde 1941, en plena posguerra. Por meses, destacan los aumentos de defunciones en marzo y abril, del 56,8 y 78,2%, respectivamente, respecto a los mismos meses del año anterior, coincidiendo con el peor momento de la pandemia. Igualmente, sobresale la evolución de la mortalidad a partir del mes de agosto, en plena segunda ola: sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número de defunciones se incrementó un 21 y un 21,6 %, respectivamente, respecto a 2019.

Específicamente, en enero de 2020 murieron 43.058 españoles, un 3,5 % menos, y en febrero 37.737, una bajada del 3,2 %. Sin embargo, la situación cambió drásticamente con la llegada de la pandemia. En marzo, fallecieron 58.124 personas, un 56,8 % más, y en abril 60.951, un aumento del 78,2 %. Una vez pasaron los peores momentos de la pandemia, el número de defunciones se volvió a estabilizar relativamente: mayo se cerró con 35.023 fallecimientos (3,4% más), junio con 30.698 (3,7% menos) y julio con 34.695 (3,4% más).

Desde entonces, con la llegada de la segunda y la tercera ola, las cifras de fallecidos volvieron a incrementarse notablemente: agosto se saldó con 35.946 muertos, un 13,5 % más, septiembre con 34.532 (15,4% más), octubre con 39.639 (21% más), noviembre con 42.198 (21,6% más) y diciembre con 41.537 (13,1% más).

Según edad y sexo, el mayor incremento con respecto a 2019 en términos relativos se observa en el grupo de 75 a 79 años, tanto en hombres (con un incremento del 25%) como en mujeres (+22,4%). El único grupo etario en el que bajó la mortalidad con respecto a 2019 fue el de menores de 30 años. De acuerdo con los datos del INE, murieron 6.280 personas de más de 100 años (21,6% más), 35.859 de 95 a 99 años (+22,3%), 86.999 de 90 a 94 (+21%), 107.202 de 85 a 89 (+19%), 73.924 de 80 a 84 (+16,2%), 52.303 de 75 a 79 (+24%), 38.752 de 70a 74 (+15,6%), 27.502 de 65 a 69 (+15%), 21.930 de 60 a 64 (+13,6%), 15.823 de 55 a 59 (+9,3%), 10.366 de 50a 54 (+4,7%), 6.038 de 45 a 49 (+4,2%), 3.559 de 40 a 44 (+10,8%), 1.945 de 35 a 39 (+4,5%), 1.213 de 30 a 34 (+11,6%) y 3.235 menores de 30 (-2,9%).

Mientras tanto, parece que la pandemia no afectó a los más pequeños. La tasa de mortalidad infantil aumentó una centésima en el año 2020 y se situó en 2,66 defunciones por cada 1.000 nacidos vivos, con cifras similares a las de años anteriores, como el 2,65 de 2019, el 2,69 de 2018 o el 2,72 de 2017.

El número de defunciones aumentó en todas las comunidades autónomas. Los mayores incrementos se dieron en Comunidad de Madrid (41,2%, con 66.583 muertos), Castilla-La Mancha (32,3%, 25.761 fallecidos), Castilla y León (26,0%, 36.177 muertes) y Cataluña (23,5%, 79.685 decesos). Andalucía registró 78.160 fallecimientos (+10,9%), Aragón 16.680 (+22,5%), Asturias 14.550 (12,9%), Baleares 8.562 (+7,1%), Canarias 16.416 (4,2%, la autonomía con menor incremento), Cantabria 6.459 (+7,4%), Comunidad Valenciana 48.600 (+10,4%), Extremadura 13.060 (+16%), Galicia 32.822 (+5%), Murcia 12.237 (+5,8%), Navarra 6.663 (+19,7%), País Vasco 24.238 (+12,4%), La Rioja 3.699 (+17,5%), Ceuta 649 (+20,9%) y Melilla 601 (22,4%).

Los nacimientos bajan en España un 30% en la última década

Por otra partes, España registró durante 2020 un total de 339.206 nacimientos, lo que supone un descenso del 5,9% respecto al año anterior (21.411 nacimientos menos) y una disminución del 30,3% desde el año 2010. De este modo, el número de nacimientos continúa con la tendencia a la baja de la última década, sólo interrumpida en 2014. Además, la cifra de este 2020 marca un nuevo mínimo histórico desde el comienzo de la serie, en 1941.

El descenso en el número de nacimientos se observó a lo largo de todos los meses de 2020, aunque se acentuó a partir de noviembre. La mayor caída se produjo en el mes de diciembre, con una reducción del 21,5% respecto al mismo mes de 2019. Este descenso de nacimientos se debe, en parte, a la disminución del número de hijos por mujer así como en la reducción en el número de mujeres en edad de ser madres, precisa el INE. En particular, se observa una bajada más acusada en los últimos dos meses del año, que puede reflejar una disminución de embarazos producidos durante el confinamiento que se inicia a mediados de marzo de 2020.

El número de mujeres de 25 a 40 años (que concentran el 83,8% de nacimientos) se redujo un 1,5% en 2020, pasando de 4,77 millones en 2019 a 4,69 millones por lo que se mantiene así la tendencia a la baja iniciada en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los 80 y la primera mitad de los 90. De los 339.206 nacimientos que tuvieron lugar en España, 76.224 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 22,5% del total (frente al 22,3% en 2019).

Por otro lado, respecto al indicador coyuntural de fecundidad (o número medio de hijos por mujer) se situó en 1,18 en 2020, con un descenso de seis centésimas respecto al valor registrado en 2019, el valor más bajo desde el año 2000. Por nacionalidad, el número medio de hijos por mujer se redujo cuatro centésimas entre las madres españolas (hasta 1,12) y 14 centésimas entre las extranjeras (hasta 1,45).

El número de nacimientos disminuyó en 2020 en todas las comunidades y ciudades autónomas. La ciudad autónoma de Melilla (-24%), Principado de Asturias (-7,4%) y Canarias (-7,0%) registraron los mayores descensos.

En cuanto a la edad media a la maternidad, se situó en 32,3 años en 2020, una décima más que el año anterior. En los últimos años se observa que la disminución del número de nacimientos se ve acompañada de un retraso en la edad de maternidad. Por nacionalidad, las madres españolas tuvieron sus hijos a una edad media 2,6 años superior a la de las extranjeras. La edad media a la maternidad de las españolas se mantuvo en 32,8 años mientras que la de las extranjeras aumentó una décima, situándose en 30,3 años.

Otro indicador que refleja el retraso en la maternidad es el número de nacimientos de madres de 40 o más años, que ha crecido un 41,1% en 10 años. En términos relativos, mientras que en 2010 el 5,0% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, en 2020 ese porcentaje se elevó hasta el 10,2%. Mientras, la esperanza de vida al nacimiento alcanzó los valores más altos en el año 2020 en Illes Balears (83,4 años), Comunidad Foral de Navarra (83,4) y Galicia (83,3). Por el contrario, los valores más bajos se dieron en las ciudades autónomas de Melilla (78,9) y Ceuta (79,3 años) y en Castilla La Mancha (81,3).

El crecimiento vegetativo fue negativo

Como resultado del aumento en el número de defunciones y de la disminución en el número de nacimientos, el crecimiento vegetativo de la población residente en España (es decir, la diferencia entre nacimientos de madre residente en España y defunciones de residentes en el país), fue negativo en 153.167 personas en el año 2020. Esta diferencia entre nacimientos y defunciones es la más negativa desde que existen datos (año 1941).

El crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones) fue negativo en 2020 en todas las comunidades autónomas, excepto Región de Murcia (1.432), Illes Balears (815) y las ciudades autónomas de Melilla (338) y Ceuta (188). Por su parte, los saldos vegetativos más negativos se dieron en Castilla y León (-22.543), Cataluña (-21.659) y Galicia (-17.610)

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión