X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Casado y Abascal pugnan por apuntarse el tanto de la anulación del estado de alarma que PP y Vox apoyaron sin reservas

  • El líder del PP vuelve a pedir una ley de pandemias en dirección contraria a lo que ha decidido el Constitucional para que cualquier administración pueda, sin control legislativo, limitar “el derecho a la libre circulación y deambulación por vías públicas, así como el derecho de reunión” 
  • Ciudadanos propone reformar la ley reguladora de los estados de alarma, excepción y sitio porque la norma que propone el PP sería “una bofetada al sentido común de cualquier jurista que no iba a aguantar ni cinco segundos en el Tribunal Constitucional porque no ofrece garantía ninguna”
  • Publicamos esta información sobre el coronavirus en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus

Publicada el 16/07/2021 a las 06:00
El líder del PP, Pablo Casado, se dirige a la prensa después de participar en un acto en Madrid de homenaje a las víctimas sanitarias de la covid-19.

El líder del PP, Pablo Casado, se dirige a la prensa después de participar en un acto en Madrid de homenaje a las víctimas sanitarias de la covid-19.

Efe

El Tribunal Constitucional ha vuelto a dar la razón a Vox. Es la segunda vez en poco tiempo, pero a pesar de las celebraciones de la derecha extrema en ninguno de los dos casos ha dado satisfacción a sus demanda de fondo porque no ha fallado, como la la extrema derecha pretendía, que el vicepresidente de Asuntos Sociales no pueda formar parte de la comisión del Gobierno encargada de hacer un seguimiento de las actividades del CNI, ni tampoco ha dicho que no debió confinarse a los españoles para hacer frente a la pandemia.

Lo que sí ha sentenciado el Alto Tribunal, por un sólo voto de diferencia y en medio de una gran polémica doctrinal entre sus miembros, es que el Gobierno no utilizó para ello la legislación correcta. Que debía haber recurrido a una declaración aún más dura, la del estado de excepción, que hubiese obligado a demorar el inicio del confinamiento disparando la propagación del virus.

El Gobierno no hizo lo correcto, según el TC, pero tampoco el Congreso, que el 25 marzo de 2020 validó por una amplísima mayoría el decreto del estado de alarma que ahora el Alto Tribunal acaba de anular. Votaron a favor 321 diputados (los de PSOE, PP, Vox, UP, Cs, PNV, MP, BNG, CC, NC, UPN, Foro, TE y PRC), nadie votó en contra y se registraron 28 abstenciones (ERC, JxCat, EH Bildu y CUP).

El PP, que no acudió al TC, y Vox, que sí lo hizo, tratan ahora de rentabilizar cada uno por su cuenta el durísimo revés sufrido por el Gobierno y el Congreso trasladando la tesis de que la coalición liderada por Pedro Sánchez abusó de su poder. A pesar de que los dos partidos apoyaron en marzo de 2020 la decisión. Y no sólo con sus votos, también de palabra. Aunque semanas después retiraran su respaldo, descontentos no con la fórmula elegida —la alarma— sino con su duración, que consideraban desproporcionada.

El debate sobre el decreto, celebrado el 18 de marzo de 2020, es muy ilustrativo. En él ni Pablo Casado ni Iván Espinosa de los Monteros, los portavoces del PP y de Vox en la sesión, criticaron la decisión. Más bien todo lo contrario.

Casado, el mismo que lleva más de un año cuestionando todas y cada una de las medidas que ha tomado el Gobierno en relación con la pandemia, proclamaba entonces su voluntad de responder con unidad a la crisis sanitaria.

Estas son algunas de las expresiones que utilizó en su discurso: “Señor Sánchez, le digo que no está sólo en la batalla contra esta pandemia; para combatirla puede contar con el jefe de la oposición y del Grupo Popular”; “ahora es el momento de tender esos lazos con los españoles” o “usted es el presidente del Gobierno de una nación atacada por un enemigo invisible e implacable, pero, a diferencia de otras graves crisis del pasado, esta batalla la afrontamos juntos”.

“El pueblo español”, le dijo también, “será una gran familia unida y le respaldaremos en las medidas para proteger la salud pública y para atenuar las repercusiones económicas y sociales, incluso en aquellas medidas que podamos considerar mejorables o que llegan tarde”. “Ahora debemos arrimar todos el hombro y remar en la misma dirección, también desde las comunidades autónomas y ayuntamientos gobernados por nuestro partido, que están actuando con absoluta lealtad institucional”. “Va a encontrar más lealtad en nosotros que en sus propios socios de Gobierno y de investidura. Y si en cualquier momento ellos tratan de condicionar la puesta en marcha de una medida urgente y necesaria para España, aquí tiene nuestros votos para aprobarla”. “Soy presidente de un partido que volverá a estar a la altura de las circunstancias y que demostrará de nuevo que sólo le guía el interés nacional y el bien común de todos los españoles”.

El boicot activo de la Comunidad de Madrid, liderada por la presidenta Isabel Díaz Ayuso, a las medidas impulsadas por el Gobierno, llegaría después. También los vaivenes del PP, reclamando el mando único cuando no estaba en vigor y rechazándolo cuando existía.

Casado dejó claro aquel día su apoyo al estado de alarma. “Desde el Partido Popular le hemos apoyado en todo momento, incluso sin conocer el contenido. Le llevábamos pidiendo desde el principio de esta crisis un mando único que coordinara con eficacia las actuaciones para atajar esta grave crisis”, subrayó desde la tribuna de oradores.

“Le apoyaremos en las restricciones”

Y pidió a Sánchez que lo ejerciera sin contemplaciones: “Sólo le pedimos que no le tiemble el pulso y que lo use con firmeza y con determinación contra la pandemia y frente a quienes pongan impedimentos para luchar contra ella”, en referencia a los partidos independentistas que recelaban de la medida y sin imaginar que sería Díaz Ayuso quien más se iba a rebelar contra el mando único. “Le apoyaremos para que garantice el orden público y las restricciones dictadas sin límites territoriales o competenciales, y les pedimos que el Ejército se despliegue por todo el territorio nacional sin ceder a presiones nacionalistas”, añadió.

También ene ste se le adelantó el presidente de Vox, Santiago Abascal, que seis días antes del Pleno había despejado cualquier duda sobre la opinión que le merecía el estado de alarma de cuya anulación por el TC ahora de jacta. A través de Twitter exigía entonces al presidente del Gobierno que decretase ya el "estado de alarma" en España ante el avance del virus. Sánchez, escribió, “sigue sin entender nada. No es cuestión de dar consejos a las comunidades autónomas sino de tomar medidas. ¡Asuma responsabilidades en toda la Nación!”, decrete "el estado de alarma" y ponga "todos los recursos a detener la pandemia”, demandó.

Así que el día del debate en el Congreso, a Espinosa de los Monteros no le quedó más remedio que apoyar la iniciativa, reclamar la paternidad del estado de alarma y considerar una “buena noticia” que el Gobierno “finalmente haya adoptado tantas propuestas sensatas que hicimos en semanas anteriores. Era inevitable. El realismo se impone a la ideología por su propio peso”.

“No queremos recordar ahora lo que se nos llamó cuando propusimos desde el principio cerrar nuestras fronteras, recuperar el control y la unidad de toda España en detrimento de las diecisiete divisiones, aprovechar la experiencia y la preparación de nuestras Fuerzas Armadas, centralizar la sanidad o convertir a España en un país euroexigente para demandar de la Unión Europea el apoyo que merecemos”, enumeró. “Lo importante es que finalmente ustedes lo han hecho y más vale tarde que nunca. (...) Lo importante es que lo han hecho finalmente todo, aunque sea ahora, porque lo importante ahora, efectivamente, es acabar con el virus”.

PP y Vox respaldaron el estado de alarma. Y todas las medidas que lo acompañaron. Sólo echaron en falta una: una rebaja fiscal generalizada que compensase parcialmente las pérdidas del sector privado durante el confinamiento. “Echamos en falta más medidas de apoyo a los autónomos para cancelar su cuota si no ingresan durante el cese de actividad”, decía Casado. “También consideramos que hay que hacer un plan de choque fiscal”.

La derecha extrema también la pedía. “Le solicitamos un plan inmediato de ayudas a las familias y a las empresas reduciendo radicalmente sus impuestos. Es necesario un plan de contingencia fiscal que permita reducir las cargas impositivas a todos”, subrayó en su discurso el portavoz de Vox.

La hemeroteca demuestra que Pablo Casado no sólo respaldó el estado de alarma en sus inicios —aunque con el paso del tiempo fuese marcando distancias, siguiendo la estela de Vox— sino que en ningún momento mencionó la necesidad de contar con la ley de pandemias que reclama insistentemente desde hace meses.

Una norma que, de ser aprobada, quedaría aún más por debajo de las garantías exigidas por el Tribunal Constitucional a la hora de blindar los derechos fundamentales, porque otorgaría a cualquier administración—no sólo al Gobierno central— la capacidad de dictar confinamientos sin necesidad de pasar siquiera por el Congreso, como sí exige la declaración del estado de alarma.

Confinamiento sin control legislativo

Volvió a hacerlo este jueves, a las puertas del Palacio Real, nada más terminar el homenaje oficial a las víctimas sanitarias durante la pandemia. Allí mismo aseguró, contra toda evidencia —a falta de conocer el detalle de la sentencia— que el Constitucional apoya la necesidad de una ley de pandemias ”que permita limitar la movilidad y tomar medidas para frenar los contagios cuanto antes”. La sentencia del TC, afirmó, “ratifica nuestra posición. El marco legal que se utilizó en los peores momentos [de la pondemia] no fue el adecuado”.

A pesar de que, de acuerdo con la información disponible, lo que ha dicho el Alto Tribunal es que la declaración del estado de alarma fue insuficiente y debió acudirse a la declaración del estado de excepción, aún más garantista a la hora de limitar la movilidad de los ciudadanos, Casado sigue defendiendo que eso mismo se puede hacer por ley orgánica. Modificando apenas un artículo de la ley de medidas especiales en materia de salud pública del año 1986.

Si el Gobierno quiere, España puede tener “en quince días” un “procedimiento legal para la quinta ola”, aseguró Casado. Una fórmula que, de acuerdo con la propuesta del PP, permitiría “a las autoridades sanitarias de las distintas administraciones públicas”, sin control legislativo ni judicial alguno, limitar “el derecho a la libre circulación y deambulación por vías públicas, así como el derecho de reunión”, dándoles además la capacidad de adoptar cualquier otra medida que “consideren necesaria en caso de riesgo de carácter transmisible”.

La reacción de Vox, pese a que también apoyó la aprobación inicial del estado de alarma e incluso reivindicó la idea, fue volver a pedir elecciones anticipadas. “No estamos para celebrar la sentencia, no podemos hacerlo porque se ha constatado que el Gobierno está dispuesto a incumplir las leyes y a pisotear la Constitución”, declaró Abascal pasando por alto que fue el Congreso quien aprobó la medida a propuesta del Ejecutivo.

Ciudadanos, en cambio, que también respaldó la declaración del estado de alarma, lo que propone no es la ley de pandemias que reclama el PP sino una reforma de la ley reguladora de los estados de alarma, excepción y sitio de 1981. Lo pidió su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, para que las autoridades puedan tomar medidas frente a futuras pandemias sin que puedan ser anuladas por el Tribunal Constitucional. Pero según Bal, el Gobierno de Sánchez siempre se ha negado a reformar esta ley para dar “mayor poder al Estado frente a las comunidades autónoma” porque “eso enfadaría a sus socios nacionalistas y separatistas”.

El número dos de Ciudadanos sostiene que el problema jurídico de fondo se basa en “el defecto de claridad” de esa ley porque ni el estado de alarma ni el estado de excepción “casan perfectamente con los hechos que se han padecido en España” durante la pandemia.

La norma, explicó en línea con lo que defiende el Gobierno, establece que, ante una epidemia, el Ejecutivo puede declarar el estado de alarma. Pero el Tribunal Constitucional sostiene que si es necesario confinar a la población hay que aplicar el estado de excepción, un instrumento, reconoció, que no esté pensado para crisis sanitarias, sino para situaciones de grave alteración del orden público.

“Reformemos la ley y demos claridad al sistema”, reclamó en una entrevista en Onda Cero, porque la propuesta del PP —la ley de pandemias— sería “una bofetada al sentido común de cualquier jurista”. “Planteaban un plan B que no iba a aguantar ni cinco segundos en el Tribunal Constitucional porque no tenia garantía ninguna”.

 

La salud es lo primero: suscríbete a infoLibre

Cuando nos golpeó la pandemia, infoLibre fue el primer medio en España en abrir todos los contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda acceder gratis a ellos. El esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las fake news. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.

 

Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • jorgeplaza jorgeplaza 18/07/21 19:50

    En lo de la inconstitucionalidad del primer Estado de alarma es difícil decidir quién lo ha hecho peor.

    Hace falta tener muy poca vergüenza (y unos electores amnésicos de nacimiento) para apuntarse el tanto del recurso al TC, como hace VOX, después de haber votado a favor. Poco más o menos y por iguales razones se puede decir del PP.

    El TC habría quedado bastante mejor parado aunque hubiera votado lo mismo si lo hubiera hecho con rapidez. Lo admitió a trámite el 6 de mayo de 2020. Si hubiera fallado a finales de ese mismo mes (en tres semanas da tiempo a repasar muchos libros de derecho), además de tener efectos reales sobre aquel primer Estado de alarma, la sentencia habría sido igualmente eficaz contra el segundo, mucho más chapucero desde el punto de vista legal. Con su retraso, el TS, que no da ni golpe ni en este caso ni en ninguno, no ha hecho más que complicar extraordinariamente la situación legal si hubiera que recurrir en el futuro a medidas del mismo tipo.

    El Gobierno no sale mejor parado porque, constitucional o no, es verdaderamente llamativo que el día 8 de marzo se autorizaran sin restricciones dos actos políticos multitudinarios (VOX y feministas) y solo cuatro días más tarde (el 12) se nos arrestara a todos los españoles en nuestros domicilios. Digo yo que habrían cabido inicialmente medidas intermedias entre la normalidad absoluta y la prisión provisional sin fianza (salvo si tenías perro: otra medida para la historia) que, en caso necesario, se habrían podido endurecer. Pues no: todo el frasco de ricino de golpe.

    El respetable público tampoco puede enorgullecerse de lo que parecen ser las dos opiniones muy mayoritarias: los que creen que el Gobierno es un hatajo de criminales por haber propuesto el Estado de alarma y, enfrente, los que opinan que los criminales son los seis votantes "prevaricadores" del TC. Los primeros se olvidan de que tan responsable fue el Gobierno como los partidos que apoyaron las sucesivas prórrogas quincenales, VOX y PP entre ellos. Los segundos, que la legalidad de la medida siempre fue dudosa y que voces progresistas así lo señalaron desde el principio.

    Resumen: ¡Joder, qué tropa!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Montetavo Montetavo 17/07/21 19:55

    Que par de idiotas, que par de mediocres, no contribuyen en NADA a la sociedad Española, solo hacen ruido, insultan, descalifican....y son millones los 4 neuronas que votan a estos dos pájaros....no lo entiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • EdmundoXXI EdmundoXXI 17/07/21 00:27

    Cervantes usaba la palabra «majadero» en su universal obra. Quizás habría que volver a usarla al escuchar a algunos políticos/as.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Juanalaloca Juanalaloca 16/07/21 19:33

    SINVERGUENZAS, SINVERGUENZAS, SINVERGUENZAS.
    El Gobierno, y ya no por ellos, que TB, sino por todos los españoles y españolas, mayores, familias, niños y niñas, jóvenes, que los hay muy responsables y muy cabales, personas solas, SANITARIOS, QUE CUMPLIMOS con nuestra RESPONSABILIDAD de NO provocar MÁS MUERTOS de los que estábamos teniendo; y no nos tiramos a la calle a pie y en coche como hizo la gentuza de derecha extrema=pp y la otra. En nombre de TODOS los que hicimos lo que había que hacer en unas circunstancias EXCEPCIONALES, el gobierno tiene que llevar a EUROPA esta IGNOMINIA que AVERGÜENZA a gran parte del país, y DENUNCIAR en las Instituciones Internacionales lo que ha hecho el Antitribunal Inconstitucional Español.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Locomotoro Locomotoro 16/07/21 19:28

    ¿Tanto? ¿Que tanto?. ¿El tanto de la estupidez o el de la ignorancia?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Sammy 2013 Sammy 2013 16/07/21 17:46

    No se sabe cuál de estos dos impresentables es más NECIO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • parásitos parásitos 16/07/21 17:22

    Miedo da este dúo de políticos de utraderecha. El simple echo de pensar que puedan gobernar crea terror, pánico y pavor tanto en España como en Europa. Los ricos se frotarian las manos mientras la clase trabajadora y los más vulnerables de la sociedad sudarian sangre, sudor y lágrimas. Cuidadito con este dúo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • AngoLito AngoLito 16/07/21 16:13

    En las últimas, y en mi opinión magníficas, novelas policíacas de Domingo Villar, el padre del inspector Caldas escribe un libro al que denomina el libro de los idiotas (o de los imbéciles...ahora mismo confundo el término) en donde a lo largo de su vida va anotando a los imbéciles con los que se cruza y su "especialidad"; para que no se le olviden, supongo. Un interesante ejercicio...

    Yo estoy por iniciar mi lista de algo que, aún no sé si creencia religiosa, corriente de pensamiento cutre, adoctrinamiento mediocre o una especie de contagiosa alergia rara...
    Le llamaré mentecatolismo; y la verdad que estoy ilusionado, pues ya voy teniendo bastantes nombres para anotar.
     

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • 74camilo 74camilo 16/07/21 13:54

    Claro..... querían que se declarara el estado de excepción....pero se les olvidó proponerlo y protestaban por una cosa y la contraria!!! Así siempre se gana... Y ahora los magistrados que se "han ganado el sueldo con la sentencia".....que hacemos ahora bonitos???. Nos indemnizan a los españoles? Nos dan un bono de "perdonados" para la próxima?. Viajamos en el tiempo para atrás de manera que podamos hacer lo que nos salga de las narices en pleno pánico internacional????........si señor.....un sueldo muy bien ganado...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Briznas Briznas 16/07/21 13:54

    ¡Vaya tela!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión