x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
SALA DE VISIONADO

Una serie indispensable: ‘Narcos’ (Netflix)

Publicada el 24/02/2016 a las 06:00
El narcotraficante Pablo Escobar, protagonista de la serie 'Netflix'.

El narcotraficante Pablo Escobar, protagonista de la serie 'Narcos'.

El peculiar mercado de las televisiones de pago norteamericanas ha abierto una diversidad de alternativas inimaginable hace pocos años. Además de la amplitud de ofertas actualmente existente, llama la atención la fragmentación de los contenidos que se ofrecen. Cada sector de público diferente es susceptible de ser captado como nuevo caladero de abonados. Por este motivo se pueden explicar algunas producciones que tiempo atrás no hubieran pasado jamás el filtro de la selección de los programadores.

¿Cómo se puede entender que en Estados Unidos se dé luz verde a una serie como Narcos, con más de un 40% de sus diálogos en español? Parece evidente: la intención de atraer al numeroso público hispano que hasta ahora había despertado poca atención por parte de las plataformas de pago.

La serie ha sido una de las mayores sorpresas del mercado el pasado año, desde su estreno en el arranque de esta temporada 2015-16. Narcos se ha convertido en uno de los mayores éxitos de Netflix en estos últimos meses y, no sólo en el mercado norteamericano. El personaje del capo de la droga, Pablo Escobar, que protagoniza la serie, ha conseguido interesar a los espectadores de América Latina y llegar hasta Europa.



Posiblemente, la clave de Narcos está en la magnífica fusión entre la narrativa y el estándar de producción norteamericano, por un lado, y la estética y la temática latina. Los creadores, Eric Newman, Chris Brancato, Doug Miro y Carlo Bernard, tienen larga y prestigiosa carrera en la industria del cine y la televisión estadounidense. Newman tuvo la idea original de contar la vida de Pablo Escobar y fue quien se la ofreció a Netflix, ya que había adquirido los derechos sobre información relativa a Escobar recopilada por la DEA. De hecho, la serie está contada desde el punto de vista de un agente norteamericano que llega a Colombia en la época en que Pablo Escobar se convierte en el rey del narcotráfico.

El brasileño José Padilha fue contratado para dirigir los primeros episodios de la serie. Padilha había dirigido Tropa de Élite, una película brasileña que ganó en 2008 el Oso de Oro del festival de cine de Berlín. El filme estaba ambientado en el mundo del narcotráfico en Brasil, por lo que ya contaba con experiencia en el género. Tropa de Élite está protagonizada por Wagner Moura, que sería también el elegido para hacer el papel de Pablo Escobar en Narcos.



Carlo Bernard, un conocido guionista de Hollywood que ha trabajado incluso para Spielberg, viajó durante semanas, junto a Newman y Padilha, a Colombia para documentarse antes de empezar a escribir. Se entrevistó con multitud de fuentes diversas para intentar entender la vida de uno de los mayores criminales de la historia reciente, que despertaba a la vez el apoyo de buena parte de la población local que le consideraba un gran benefactor.

Esta dualidad está perfectamente reflejada en Narcos. Padilha suele explicar que la intención de la serie era no glamourizar a Escobar, que aún conserva en parte de Colombia su aura de Robin Hood. Para él, "es la historia de un psicópata megalomaníaco que creyó que podía ser presidente de Colombia, millonario y gobernar el mundo, y que en parte lo consiguió". Curiosamente, Chris Brancato reconoce que sufrió en cierta medida el síndrome de Estocolmo respecto a Escobar, cuando comprobó de primera mano su faceta benefactora y su astucia para desenvolverse.

El rodaje se llevó a cabo en Colombia, donde no se encontraron con mayores problemas ya que, según explica Padilha, si bien persiste cierto narcotráfico, la impunidad y la violencia extrema se han trasladado ahora a México. La acción transcurre fundamentalmente en Medellín, en la peculiar región de Antioquia. Los habitantes de esta zona de Colombia son tradicionalmente reconocibles por su capacidad de trabajo desde primerísima hora de la mañana, lo que se conoce como el 'ritmo paisa', y su marcado acento. Este ha sido uno de los mayores problemas de la serie. En Colombia no salen de su asombro por la elección del magnífico actor brasileño Wagner Moura para hacer el papel de Pablo Escobar. Su acento brasileño distancia enormemente a los espectadores colombianos, que no terminan de entender la decisión. En 2003, la cadena Caracol TV produjo la telenovela Pablo Escobar: El patrón del Mal, en la que el actor local Andrés Parra hizo una extraordinaria interpretación del narcotraficante, que siempre sirve de referente a los detractores de Narcos para establecer comparaciones.



La crítica es más que razonable, aunque también es cierto que, para quienes no somos capaces de reconocer el acento paisa, el dislate pasa desapercibido una vez metido en la historia. La serie tiene el mérito de estar extraordinariamente bien documentada y mantener un rigor encomiable en el tratamiento de los hechos. Como toda obra de ficción, recrea hechos, lo que significa que no estamos ante un documental: hay personajes cuya importancia se amplifica respecto a la realidad; a otros se les presta menos atención de la que tuvieron; algunas situaciones se ofrecen con evidentes licencias artísticas; pero el resultado final refleja con bastante fidelidad la auténtica historia acaecida.

Para los espectadores españoles llama la atención la trama en la que los narcotraficantes contratan a un etarra, experto en explosivos, para la realización de uno de los atentados más sanguinarios de cuantos se cometieron. Se trata de la voladura de un avión comercial de Avianca, lleno de pasajeros, en el intento de asesinar al ministro del Interior que, finalmente, no había subido a la nave.

La serie atrapa de tal manera que despierta el interés por conocer más detalles sobre una de las más famosas historias que jamás haya protagonizado el crimen organizado. Hay abundante material documental en el que puede apreciarse la fidelidad de Narcos con los hechos acaecidos y el magnífico trabajo realizado por el equipo en todas sus facetas, desde el guión hasta la caracterización. Uno de los más recomendables para complementar la serie es Pablo Escobar: Lecciones de una época, un documental colombiano también disponible en la oferta de Netflix en España.



En la reciente edición de los Globos de Oro, la serie consiguió dos nominaciones. Una, al mejor drama, y la otra, precisamente, para Wagner Moura como mejor actor. Netflix, debido al éxito de los primeros diez episodios, ha anunciado la producción de una segunda temporada de Narcos, cuya emisión está prevista para este año 2016. El argumento se centrará en los últimos ocho meses de vida de Escobar antes de que cayera abatido ante las fuerzas de seguridad colombianas.
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • unaimunariz unaimunariz 26/02/16 19:05

    No me parece una gran serie pasa por toda su historia sin gran detalles, Pablo Escobar era glotón y un poco obeso el personaje que le representa no lo es, serie que se puede ver pero no me entusiasma

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • NereaNovo NereaNovo 24/02/16 10:00

    A mí la serie me gustó muchísimo, pero me fallaron dos cosas básicas: 1) Que cuando empiezan Escobar ya es el rey y no muestra cómo llegó a esa posición de poder hasta llegar a convencer a agentes de aduanas sólo con su nombre y 2) muchos de los actores no son hispanohablantes y eso se nota. No me puedo creer que en toda latinoamérica no hubiera un actor decente con cierto aire a Escobar que no tuviera que ser brasileiro... Por lo demás, muy bien!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión