x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Talento a la fuga

“Parte el corazón ver marchar a científicos que querrían devolver a España lo que han aprendido”

  • David es un ingeniero investigador que trabaja en Londres en una de las multinacionales de telefonía móvil más importantes del mundo
  • “La investigación dentro de la industria supone ciertos riesgos, pero luego se demuestra que da resultados”

Publicada el 10/04/2016 a las 06:00 Actualizada el 09/04/2016 a las 17:58
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

David Gutiérrez en California.

David Gutiérrez en California.

DG
En la próxima década, y si se cumplen las previsiones, el mundo entero llevará en sus bolsillos parte del trabajo de David Gutiérrez, un Ingeniero de telecomunicaciones granadino que investiga las posibilidades de la tecnología 5 G en la sede europea de una de las multinacionales de telefonía móvil más importantes del mundo. Desde Londres, trabaja en la próxima revolución tecnológica que pronto incorporarán las grandes marcas del sector. Recién llegado a la capital británica desde California, David, que se marchó de Granada con tan solo 22 años para desarrollar su carrera, atiende a infoLibre para explicar los retos de un futuro en la investigación tecnológica de la que, como explica, teme que España se quede fuera.

“Me sigo sintiendo español y andaluz. Y aunque a mí me siga gustando estar fuera, yo te digo que si existiera la oportunidad de volver, me lo plantearía seguro”, resume David, que ya está cerca de sumar casi una década de estancia profesional en el extranjero. Titulado en Ingeniería de telecomunicaciones por la Universidad de Granada, estudiante de Erasmus en Alemania y doctorado por la Universidad de Atlanta (Georgia), una de las instituciones estadounidenses punteras en ingeniería, este andaluz se especializó en la investigación de redes celulares de próxima generación. Desde entonces ha trabajado, primero en una de las grandes marcas del sector en San Francisco, el centro neurálgico mundial de la investigación tecnológica, para finalmente retornar a Europa y situarse en la sede de una de las firmas más importantes de la telefonía móvil.

Tras cinco años en Estados Unidos, David pensó en acercarse a casa. Sin embargo, y a pesar de pertenecer a una rama profesional que en España se acerca al pleno empleo, acabó decantándose por Reino Unido. “Tengo que decir que en España encontré un par de centros de alto nivel que están metidos en el ecosistema de la investigación tecnológica europea, pero cuando vi sus condiciones laborales…” deja caer, haciendo ver la precarización a la que se ha visto sometida la ciencia española. Una depreciación de la I+D+i que, a pesar de los años alejado de su país natal, no ha dejado de preocuparle y con la que combate como colaborador de dos asociaciones de científicos españoles en el extranjero. “Es muy difícil hacerse una carrera como investigador en España, ya sea en industria o en la academia. En la industria porque no existe el tejido productivo adecuado ni el reconocimiento de la necesidad de investigadores. Tú puedes tener tu doctorado que nadie te lo va a reconocer como un mérito adicional. Y en el ámbito académico porque están sujetos a presupuestos públicos con muchas limitaciones”, denuncia.

Frente al menosprecio que sufre la ciencia, y tras unas políticas de austeridad que han castigado especialmente la inversión en I+d+i, David se siente en deuda con España, su país y el lugar al que le debe parte de la formación, que como reconoce, le ha permitido desarrollar su carrera investigadora al más alto nivel. “Aquí en Londres, en mi trabajo, también intento establecer contactos con España. Siento ese deber moral. Además yo recibí becas de origen español para irme a EEUU y siento que tengo esta formación y esta oportunidad porque me apoyaron. Y todo esto quiero devolverlo”. Un sentimiento que, como explica, es común a muchos investigadores españoles en el extranjero, pese a la imagen distante que, de su labor, todavía se tiene tras nuestras fronteras. “He conocido expatriados de todo tipo, todos con razones diferentes. Unos porque querían, otros por razones profesionales. Y muchísimos de ellos tenían esa mentalidad, de volver y aplicar sus conocimientos en España. Pero después de haber regresado, se han dado cuenta de que tenían que volver a marcharse porque no encontraban nada. Eso es algo que te impacta”, asevera.

Con apenas tres meses de estancia en Londres, David desarrolla su carrera investigadora en unas condiciones laborales inéditas en el país que dejó hace casi nueve años. Y con la misma energía con la que ha ido traspasando las fronteras y superando obstáculos, manifiesta su preocupación por una España cuyos problemas, asevera, siguen sintiendo como suyos, a pesar de la distancia. Cercano y consciente de las dificultades que afrontan sus compañeros de promoción, confiesa que “desde el extranjero no se ve que la situación haya mejorado tanto como se dice”. “Tengo amigos en la universidad y en la industria que me cuentan de primera mano cómo funcionan los sistemas internos y no me gusta. Se produce una endogamia brutal y vergonzosa. A mí eso me da pánico: Si yo entro en ese sistema, acaban conmigo. Eso es algo que hay que cambiar”, asevera.

Ingeniero con perfil investigador en la industria privada, David reclama para España una apuesta decidida por un modelo productivo capaz de generar riqueza, no solo desde el ámbito de lo público, sino desde el sector empresarial con la innovación. Una decisión que permitiría incorporar a los cientos de ingenieros de alto perfil académico que acaban buscando sus opciones profesionales en el exterior. “La investigación dentro de la industria supone cierto riesgo, porque es una inversión que, por naturaleza, no siempre garantiza resultados. Sin embargo, esto está aceptado en otras culturas como la estadounidense, británica o alemana. Asumen ese riesgo, y apuestan por ello. Luego se demuestra que da resultados y convierte a estos países en potencias económicas. Esa mentalidad en España no se ha dado”, lamenta.

Madrileño de nacimiento, andaluz de adopción e internacional por vocación, David no tiene aún respuesta a la pregunta de si algún día volverá a España. Mientras tanto, continuará estableciendo redes de trabajo e investigación con empresas e ingenieros españoles desde su trabajo en Londres. Ya sea participando activamente en asociaciones de ayuda a nuestros científicos expatriados o en su responsabilidad como parte de un gran proyecto internacional a la cabeza la de las tecnologías de la información global. Siempre dentro del marco de esa “generosidad” que, afirma, es inherente a los investigadores. “La naturaleza de la progresión científica es la generosidad. Es compartir el conocimiento y enseñarle a la gente que lo que haces, debe servir a otras personas. Más ahora, que ves a tantos científicos que querrían quedarse en nuestro país, por sus familias o por ese 'patriotismo' de devolver todo lo que has aprendido y aún así tiene que irse. Eso parte el corazón”.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Maria garcia Maria garcia 10/04/16 12:12

    SIN ERASMUS, SE IRIAN MENOS: http://www.oapee.es/dctm/weboapee/servicios/cuentasanuales/resumenoficialcuenta2013-redcoa.pdf?documentId=0901e72b81a718f8

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jjb Jjb 10/04/16 10:07

    Esta que describe David Gutierrez es una realidad triste por lo que respecta a los jóvenes, y sus familias, que tienen que marcharse y que terminan perdiendo sus raíces. Pero lo que a mi me parece indignante es ver cómo jóvenes formados con dinero público español dan a las grandes potencias investigadoras el fruto de esa formación que tanto nos ha costado. No olvidemos que la educación pública y concertada la pagamos con nuestros impuestos, al menos con los impuestos de los que sí declaramos nuestra renta y no lo evadimos a paraísos fiscales, estamos invirtiendo para que investiguen otros. Tenemos muchos talentos que nos pondrían entre las países punteros en investigación en muchos campos científicos y tecnológicos pero nuestros gobiernos, todos, no apuestan por ellos ni creen en que la investigación es una fuente de riqueza para un país. ¡Que pena!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • groc groc 10/04/16 08:54

    es una pena que la gente tenga que irse de España - con estudios o sin ellos - porque si bien es cierto que cientificos y gente preparada tienen que dejar su país para poder desarrollar sus capacidades en mejores condiciones que la precariedad que les ofrece nuestro pais, no debemos nunca olvidar a los miles de personas con "oficio" y sin grandes estudios que tienen lo que hay que tener, sacan el dinero de donde pueden, intentan crear su propia empresa, y son el sustento de la economia Española .... no nos olvidemos de ellos, que hoy en dia parece ser que solo preocupan quienes tienen estudios o bien la juventud que no tiene trabajo ... y los de mas de 40 ?? si pierden el trabajo te aseguro que no vuelven a reir en su vida porque ya nadie les quiere ... los jovenes, aunque sea duro, tarde o temprano les saldra algo si buscan y dudo que su familia les dé de lado, en el caso contrario, es muy dificil ... cuantos padres mantienen a sus hijos ?? muchisimos , cuantos hijos mantienen a sus padres en paro ?? 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.