x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Lugares (imaginarios) para perderse

Forges dibuja sonrisas junto a Monsieur Hulot

  • El humorista recuerda la moderna casa de la película 'Mi tío', donde Hulot se pierde entre todo tipo de cómicos artilugios
  • En agosto, infoLibre pregunta cada día a un personaje del mundo de la cultura por un espacio ficticio en el que refugiarse

Publicada el 16/08/2015 a las 06:00
El humorista gráfico Forges.

El humorista gráfico Forges.

E.P.
Jacques Tati se transforma una vez más en Monsieur Hulot, quien con su sombrero, su pipa y su gabardina, protagoniza la primera cinta a color de uno de los mayores genios del cine europeo. El mítico personaje francés regresa tras Las vacaciones del señor Hulot con esta nueva película, Mi tío, galardonada en 1958 con el Oscar a la mejor película extranjera. Hulot camina en esta ocasión entre dos mundos opuestos: la burguesía frente a las clases populares, la modernidad frente a la tradición, la pulcritud frente al desaliño.

El protagonista visita a su familia en un barrio bien, donde una modernísima casa se convierte en el escenario de toda una serie de hilarantes acontecimientos. En el flamante chalet es donde el humorista Forges imagina su escapada, sumido entre toda clase de disparatados artilugios que desatan algunas de las escenas más cómicas entre Monsieur Hulot y su familia. “Era una casa muy moderna, con un jardín prodigioso que se regaba solo”, recuerda el dibujante, “y aquel camino zigzageante que iba de la puerta a la casa, era maravilloso, desde muy pequeñito ha sido el lugar ideal para mí”.

Monsieur Hulot rescata a su sobrino de lo que para él no es más que un hogar frío, aséptico y completamente tedioso. El muchacho ansía divertirse con sus amigos, entre gamberradas y tostadas de mermelada con mucho azúcar. La sencillez de Hulot es una oda al hedonismo de la infancia retratada a través de la relación de complicidad con su sobrino, con quien disfruta de los pequeños placeres de la vida. 



“Esa casa tiene muchos recuerdos maravillosos para mí”, asegura el humorista, quien destaca la cinta como uno de los mayores alegatos a la comedia. “Esta película fue la que me hizo dedicarme al humor”, explica Forges, “es la síntesis de cómo un chaval joven se dio cuenta de que merecía la pena hacer sonreír a la gente”.

Y en la vida real…

Antonio Fraguas, más conocido como Forges, es uno de los humoristas gráficos más representativos y reconocidos del país. Sus viñetas humorísticas, colmadas de ironía y crítica, comienzan a ver la luz gracias a medios como Diez minutos, Diario 16, El Mundo o El País, este último donde publica actualmente la viñeta editorial. El humorista ha ilustrado y publicado diversos libros, entre los cuales se encuentra Doce de Babilonia (1992), su primera novela. También ha dirigido películas y series de televisión. En el ámbito audiovisual, ha colaborado en programas como La Ventana (Cadena SER) o No es un día cualquiera (RNE), además de presentar en 2014 el programa emitido por la 2 de TVE Pecadores Impequeibols, donde cada semana varios invitados charlaban sobre uno de los siete pecados capitales.

En la actualidad, Forges dice intentar no pensar en proyectos futuros hasta primeros de octubre. Aunque, confiesa, prefiere no anticipar nada porque “si se dicen, se gafan”.
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Copito Copito 17/08/15 11:54

    Qué necesario es reír en este mundo tan psicópata en que nos toca vivir !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión