x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¿Ventana o pasillo?

Pedro Casablanc trae volando la gloria de la cultura prefranquista

  • El actor reivindica a los intelectuales de la Edad de Plata, como Lorca o Unamuno, silenciados tras el golpe y que, a su juicio, aportarían hoy "cordura"
  • En agosto, infoLibre pregunta a escritores, músicos y actores a qué personaje le comprarían un pasaje de avión: para mandarle lejos o para aprender de él

Publicada el 06/08/2016 a las 06:00
Pedro Casablanc, caracterizado como Luis Bárcenas en una foto de promoción.

Pedro Casablanc, caracterizado como Luis Bárcenas en una foto de promoción.

El actor de cine, teatro y televisión Pedro Casablanc compraría varios pasajes de avión para recuperar la gloria de la cultura española. Casablanc lo tiene claro cuando se le plantea el cuestionario de la sección ¿Ventana o pasillo?: regalaría un billete de vuelta a "los intelectuales de la República. Unamuno, Lorca, Machado. Que ahora no hay, y que tanta falta nos hacen para darle un poco de cordura a nuestro país". El actor piensa, sobre todo, en el teatro, disciplina en la que ha vuelto a despuntar con la recientemente estrenada Yo, Feuerbach en el Festival Grec de Barcelona. "No nos hemos recuperado del tajo que se dio ahí", asegura, en referencia al golpe de Estado que truncó la democracia de un país y su efervescencia cultural. "La iniciativa de Lorca de La Barraca, de hacer un teatro nacional y popular... que todo eso se desgajara de una manera tan violenta, tan cruel… La cultura de este país todavía lo está pagando”.

Casablanc habla sin tapujos de un segundo Siglo de Oro cuando se refiere al florecimiento en todas las disciplinas del arte español a caballo entre el XIX y el XX. Se refiere a un periodo más conocido como la Edad de Plata de nuestras letras y nuestras ciencias, inaugurada por la renovación científica que supuso el Nobel a Ramón a Cajal en 1906 y continuada por varias generaciones de la cultura española: las del 98, 14 y 27. Muchos nombres nos vienen a la cabeza para completar la aeronave: Miguel de Unamuno y el ¡Que inventen ellos!, Ortega y Gasset, el grupo de amigos poetas (Lorca, Alberti, Salinas, Cernuda…), pasando por las olvidadas Sinsombrero, Dalí, Miró o Buñuel, muchos de ellos orbitando en torno a la Residencia de Estudiantes. El actor recuerda con cariño La Barraca, el grupo de teatro universitario dirigido por el poeta granadino por excelencia junto a Eduardo Ugarte, que llevó los clásicos a zonas con menos actividad cultural del país.

Todo murió hace 80 años a manos de la violencia de los golpistas. El director de la Residencia se exilió y los poetas callaron, huyeron o fueron fusilados. "Nos quedan algunos intelectuales", matiza Casablanc. "Pero no de esa altura". "No nos recuperaremos hasta traerlos de vuelta de alguna manera", concluye. El avión deja de ser un deseo nostálgico para convertirse en la reivindicación de la excelencia a la que debemos aspirar tras el franquismo. Quién fuera azafata.

Y en la vida real…

El verano de Pedro Manuel Ortiz (Casablanca, 1963), que utiliza como seudónimo su ciudad natal, está siendo frenético. A principios de julio se propuso ensayar en 21 días la obra Yo, Feuerbach para estrenarla en el Festival Grec de Barcelona. Si querían llegar a tiempo "no había otra manera", explica el actor. "Se doblan las horas de ensayo. Hicimos ocho y diez horas cada día. Fue un proceso agotador, muy cansado", reconoce. Pero se le nota el orgullo en la voz al hablar de los resultados: "Ha merecido la pena, ha sido un éxito". Cita la crítica de La Vanguardia, que lo ha puesto por las nubes.

Superado el primer reto de la temporada estival, Pedro Casablanc ahora se divide entre el rodaje de la segunda temporada de Mar de plástico, el del próximo estreno Los últimos de Filipinas y Málaga, donde se encontraba en el momento de la entrevista: descansando, disfrutando de la playa, pero con alguna responsabilidad que otra: "Estoy hinchándome de ver películas porque soy jurado del Festival de Islantilla", desvela. "No está mal", sentencia entre risas.

Pedro Casablanc es una de las caras más reconocibles del cine, el teatro y la televisión en España. Empezó a hacer teatro en Sevilla, donde se licenció en Bellas Artes. Ha trabajado en películas como Días contados, Guerrilla o B, la película, en la que interpretó a Luis Bárcenas. En la televisión ha aparecido en Policías, en el corazón de la calle –papel secundario gracias al cual recibió una nominación y un premio de la Unión de Actores–, Hospital Central, Isabel o, en la actualidad, la ya citada Mar de plástico.

Sobre las tablas ha interpretado a numerosos personajes del teatro universal en obras como Antígona, Marat-Sade, El rey Lear o Hamlet y ha dirigido seis representaciones

Más contenidos sobre este tema




3 Comentarios
  • ryper ryper 07/08/16 03:24

    Gracias por tan buena reflexión. Este país está sobrado de dogmáticos, falto de intelectuales y de cultura a pie de calle.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tomashtb52 Tomashtb52 06/08/16 23:10

    Totalmente de acuerdo con las reflexiones de este gran actor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mrosa mrosa 06/08/16 22:15

    Estoy completamente de acuerdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión