x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¿Ventana o pasillo?

Sara Mesa: billetes de avión para la nostalgia de otros

  • En agosto, infoLibre pregunta a escritores, músicos y actores a qué personaje le comprarían un pasaje de avión: para mandarle lejos o para aprender de él
  • La novelista se acuerda de aquella mujer que conoció en Perú a la que la burocracia de los visados no permite viajar a Barcelona para ver a su familia

Publicada el 10/08/2016 a las 06:00 Actualizada el 09/08/2016 a las 11:18
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

La escritora Sara Mesa.

La escritora Sara Mesa.

El año pasado, Arequipa (Perú) acogió la primera edición del Hay Festival, donde participaron 80 autores del mundo de la literatura, el cine, la música, las artes visuales, el periodismo, la ciencia… Entre ellas se encontraba la escritora española Sara Mesa, que con Cuatro por cuatro (2012) se convirtió en una de las revelaciones literarias de los últimos años al ser finalista al premio Herralde de Novela. En el festival peruano, la escritora conoció a una persona que la marcó de tal manera que se convirtió en su inspiración para contestar a la pregunta de a quién le regalaría un billete de avión.

“Difícil pregunta para contestar… Pero me acordé de una mujer que conocí el año pasado en el Hay Festival de Arequipa. Era una de las voluntarias que acompañaba a los autores por la ciudad para llevarnos a los actos”, recuerda la autora de Cicatriz (2015) y Mala letra (2016, ambas en Anagrama). La evoca como una “mujer de mediana edad, dulce y amable como casi todos los peruanos, sensible y humilde” que tuvo que pasar por uno de los acontecimientos, quizá, más duros: separarse de un ser querido.

“Por desgracia no recuerdo su nombre. Pero sí lo que me contó”, lamenta Sara. Con cierta pesadumbre, aquella desconocida mujer peruana le explicaba a la escritora el cariño que sentía por su sobrina, a la que tuvo que ver partir a Barcelona, adonde nunca consiguió viajar porque le denegaban el permiso constantemente. “Me lo contaba con tristeza pero también como con cierta resignación, asumiendo que los destinos de la gente corriente están regidos por consulados, burócratas que deniegan o conceden visados, normas y desconfianzas”.

Sin dudarlo, Sara Mesa aparta sus viajes soñados y, con una solidaridad plena, hace realidad el de aquella anónima mujer. “El regalo incluiría todos los permisos necesarios para su viaje, para que se quedara todos los días que quisiera”, afirma Sara. La escritora opta por no regalar un mero viaje de placer, sino “la tranquilidad de poder hacer un viaje familiar sin suspicacias”.

Y en la vida real…


Sara Mesa (Madrid, 1976) es una escritora madrileña de nacimiento y sevillana por adopción. Cuenta que este verano lo dedicará a su profesión: “Trato de escribir, tengo entre manos una novela corta y también cuentos”. “También leeré para protegerme del calor”, afirma. Sus vacaciones, por lo que cuenta, tendrán que esperar hasta el mes de septiembre, cuando asista a la Feria Internacional del Libro de La Paz (Bolivia).

Mala letra
Desde 2007, Sara Mesa no ha dejado de publicar y de cosechar éxitos, pues ha sido galardonada en cuatro ocasiones. Su libro de relatos ilustrado por Noemí González llamado La sobriedad del Galápago (2008), le otorgó el premio de la XI Edición de Cuentos Ilustrados de la Diputación de Badajoz. Más tarde, en 2009, publicó la obra No es fácil ser verde, de la editorial Everest. Ya en 2011, fue la ganadora de la Sexta edición del Premio Málaga de Novela, gracias a Un incendio invisible (Fundación José Manuel Lara). Y un año después, en 2012, la novela Cuatro por cuatro (Anagrama) le convirtió en finalista del Premio Herralde de Novela.

Además, ha escrito tres novelas más: El trepanador de cerebros (2010, Tropo Editores), Cicatriz (2015, Anagrama) y Mala letra (2016, Anagrama), así como el libro de poemas Este jilguero agenda (2007), ganador del premio nacional de poesía Fundación Miguel Hernández.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.