x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Lecturas infalibles

Constantino Bértolo busca lectores "con la vida por delante" para el París de Flaubert

  • El editor, ensayista y crítico asemeja la historia del "rentista" Frédéric Moreau en la Revolución de 1848 a la actual vida posmoderna
  • En la revista de verano de infoLibre, escritores y periodistas recomiendan un clásico de la literatura al que regresar o acercarse a lo largo de las vacaciones

Publicada el 04/08/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/08/2018 a las 20:09
Constantino Bértolo.

Constantino Bértolo.

CBQ
"El concepto de ‘clásico’ es un poco amplio ¿no?", responde Constantino Bértolo (Lugo, 1946) a la pregunta de infoLibre. Antes de recomendar nada, uno de los críticos y editores más prestigioso de España impone algunas condiciones. Para él, clásicos son los libros que "admiten lecturas distintas, en distintas épocas y sobre todo en distintas edades. Esos que de alguna forma uno lee ya sea en la adolescencia, en la madurez o en la tercera edad". Son las obras que —en términos de editoriales— acompañan la "biografía existencial" del lector. Ahora sí, queda claro. "Y en ese sentido, un clásico que recomendaría sería La educación sentimental de Gustave Flaubert", sentencia Bértolo.

  La obra de autor francés es una de las cúspides del realismo del siglo XIX. Convaleciente debido a las numerosas enfermedades venéreas que contrajo a lo largo de su vida y obsesionado con encontrar la "palabra justa" en cada lugar de su escrito, Flaubert terminó La educación sentimental en 1869. Sería la última novela que publicaría antes de morir. Narra los amores y la búsqueda de éxito social de un joven provinciano que llega a París durante los turbulentos años que envuelven la Revolución de 1848. "La historia de Frédéric Moreau es la de un personaje que se adentra en el mundo en sus primeros años a partir de las condiciones materiales que vienen determinadas por su condición de rentista. Es un pequeño rentista, no pertenece a la alta aristocracia ni mucho menos, pero es un rentista y, por lo tanto, tiene a su alcance la posibilidad de vivir el excedente de la vida. Es decir, no necesita ganarse la vida", narra Bértolo. Según el hombre que estuvo detrás del sello editorial Caballo de Troya hasta 2014, el amor de Moreau con la casada señora Arnoux y sus hambre de estatus social son "necesidades de segundo orden", consecuencia de no tener que trabajar.

Algo que hoy en día, en tiempos de la posmodernidad, cobra aún más importancia. Por ello, Constantino Bertolo añade La educación sentimental a la lista de Lecturas infalibles, la sección dónde diferentes autores recomiendan un clásico literario a los lectores de infoLibre para leer este verano. Otra novela de Flaubert, Madame Bovary, ya forma de esta selección. Después de años como crítico literario en medios como El País y El Independiente, Bértolo reflexiona sobre la vida de Moreau: "Parecería que la vida fuera una cuestión de la simple voluntad. Hay que ser un poquito menos narcisista y tener en cuenta que las vidas, la propia y las ajenas, están en buena parte determinadas por las circunstancias. Creo que vivimos en unos tiempos en los cuales olvidamos que todos, casi todos, vivimos en función de esto que se llama el trabajo. Y para los no rentistas que somos la mayoría de la población, pues el trabajo depende de que haya unos señores, el mundo de los empresarios, que tengan la bondad o no de dárnoslo". 

Trabajo, rentas, materialismo... Resulta que Constantino Bértolo también es autor de Llamando a las puertas de la revolución, una antología de textos de Karl Marx que muestra la evolución de su pensamiento, el cual ha estudiado a profundidad ¿Y qué clásico literario recomendaría el alemán? "Yo creo que seguramente Goethe. Porque hay un impulso donde mezcla la Ilustración con el Romanticismo. Hay una no resignación romántica a aceptar la realidad tal y como es. De ahí su deseo de transformarla", especula el autor del ensayo Cómo se lee un libro (1987).

Pero ya muchos años han pasado desde los tiempos de Marx, y también muchos –aunque no tantos– desde que Constantino Bértolo leyese La educación sentimental en sus primeros años en la Universidad Complutense de Madrid. "El adolescente que yo era en ese momento se identifica con esa búsqueda de sí mismo del protagonista. La novela de Flaubert pide lectores adolescentes, pide lectores que tengan la vida por delante", sentencia el editor. "A mi edad –continúa– leer es casi como hace un balance hacia atrás". Por eso le gustaría releer El hombre sin atributos de Robert Musil, y recomienda leer más poesía. Así, el editor que supo apostar primero que nadie por autores como Marta Sanz, Ray Loriga, Luis Magrinyà, invita al lector a que se deje acompañar por la obra de Flaubert porque, según dice, "una novela es un proyecto de vida". Y en ella es bueno contar con La educación sentimental.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión