x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Envidia literaria

'Ficciones', el refugio literario al que Alexis Ravelo regresa desde los 18 años

  • El título de Jorge Luis Borges es para el autor de La estrategia del pequinés “uno de los libros de cuentos literarios más perfectos que se han escrito”
  • A lo largo del mes de agosto, autoras y autores confiesan a infoLibre sus referentes y sus envidias sanas a partir de los libros que querrían haber escrito

Publicada el 30/07/2019 a las 06:00
El escritor Alexis Ravelo.

El escritor Alexis Ravelo.

Ediciones Siruela
La voz de Alexis Ravelo, salpicada por un acento canario, suena amable y dicharachera a través del teléfono. Ni siquiera haría falta hacerle demasiadas preguntas, pues se muestra con muchas ganas de hablar de Ficciones, el libro que el autor ha señalado como ese que le “hubiera gustado escribir y que no podría haber escrito jamás”. Ravelo, nacido en 1971 en Las Palmas de Gran Canarias, es uno de los escritores que este verano cuentan, en la revista Verano libre, sus mayores referentes literarios.

  “Me parece uno de los libros de cuentos literarios más perfectos que se han escrito y en el que brilla Borges con toda la fuerza”, señala el autor ganador del Premio Hammett a la mejor novela negra en 2014 por su novela La estrategia del pequinés. Ravelo, que cree que tenía 18 años la primera vez que leyó Ficciones, confiesa haber tratado de imitar al autor argentino en esa idea de “intentar que sea más importante en un texto lo que no se dice que lo que se dice”, pero, haciendo referencia al escritor guatemalteco —aunque de origen hondureño— Augusto Monterroso y entre estruendosas risas, el autor canario añade que “una de las cosas terribles que te ocurren con Borges es que te influye, pero no puedes intentar imitarlo, porque cuando lo intentas seguro que te sale mal”.

Jorge Luis Borges es uno de esos autores del que todo el mundo ha escuchado hablar, hasta el punto de que la RAE llegó a incluir la palabra “borgiano/a” como un adjetivo, referido a su obra, y entre sus críticas es común la de achacarle un estilo complejo, según indica el propio Ravelo. “Cuando se habla de Borges siempre se habla de una literatura compleja, de un texto complicado. No es verdad, él tenía un español muy limpio, muy claro, la historia la entiendes perfectamente. No hace grandes alardes estilísticos. Es, digamos, un prosa de la concisión”.

Ficciones, publicado en 1944, es uno de los títulos más famosos de Borges y se encuentra dividido en dos partes que albergan un total de 16 cuentos. Alexis Ravelo, que cursó estudios de Filosofía, apunta que Ficciones le lleva siempre a uno a enfrentarse a los “temas importantes: sobre el absoluto, el tiempo, la eternidad... Trabaja todos los temas potentes en la literatura, incluido el amor”. Y vuelve a referenciar a Monterroso —concretamente a un texto llamado Beneficios y maleficios de Jorge Luis Borges— para añadir, de nuevo entre sonoras carcajadas, que algo bueno es que “descubres el tema del tiempo y la eternidad, pero luego te ocurre una cosa mala que es preocuparte por el tiempo y la eternidad y tomártelo demasiado en serio”.

“Él, con una prosa muy limpia, muy clara, muy sencilla, nos lleva a preguntas que son inagotables”, observa el escritor. Por eso es un libro al que retorno a cada momento porque cuando me canso de tanta alharaca, de tanto libro supuestamente excelente —que luego en el fondo esconde el vacío— o de tanto libro comercial, tan popularizado por los mercaderes de la palabra, pues a veces mi refugio es Ficciones. Casi cada verano vuelvo a él, vuelvo a leerlo y siempre encuentro cosas nuevas”.
 
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión