x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




De series

'Juego de tronos', una ficción que se enreda sin motivos ni interés para Cristina Monge

  • Desde Chernobyl hasta House of cards, las series favoritas de la analista y columnista de este periódico están llenas de política
  • En agosto, políticos, politólogos y periodistas comentan para infoLibre sus series favoritas... y aquellas otras que no han sido capaces de terminar

Publicada el 07/08/2019 a las 06:00 Actualizada el 06/08/2019 a las 22:18
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La politóloga Cristina Monge.

La politóloga Cristina Monge.

ECODES
Cristina Monge (Zaragoza, 1975) es politóloga, directora de conversaciones de Ecodes y profesora asociada de Sociología en la Universidad de Zaragoza. Columnista semanal de infoLibre y autora de distintas publicaciones, 15M: Un movimiento político para democratizar la sociedad (Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017) entre otras, participa en De series, dentro de la revista Verano libre, en la que a lo largo de agosto políticos, politólogos y periodistas comentan las producciones que más y que menos les han gustado. Por ejemplo, Juego de tronos, que ha sido una de las decepciones televisivas para la politóloga.

Este 2019 se ha emitido la última temporada. Es difícil volver a generar todo lo que ha conseguido la saga basada en la obra de George R. R. Martin. Los premios, las audiencias, las expectativas. Juego de tronos ha batido récords. Con ocho temporadas y 73 capítulos, este drama, que baila entre lo medieval y lo ficticio, ha congregado a millones y millones de personas en todo el mundo con un objetivo: el entretenimiento entendido desde lo común, la televisión como generadora de imaginario. Juego de tronos pasará —y ya ha pasado— a la historia como la serie más nominada en los Emmy —164 candidaturas—, pero también como la producción con más estatuillas, 47, a las que se sumarán los galardones que la serie de dragones consiga este año. Sin embargo, para Cristina Monge, Juego de tronos fue perdiendo su encanto, si en algún momento lo tuvo, claro: “Perdí el interés conforme se iba enredando porque tuve la sensación de que la estaban alargando sin excesivo motivo”.



La superproducción de HBO, la más cara de la casa y la que más expectación ha generado siempre, es y será por mucho tiempo el buque insignia de la plataforma. Su impacto cultural y social se calcula a grandes niveles. Más allá de las niñas que ahora se llamen Daenerys o algún que otro perro con nombre de dragón, Juego de tronos, durante y después de sus emisiones, ha generado más debate y conversaciones que ninguna otra serie del momento. Sólo en Estados Unidos más de 17 millones de personas siguieron el estreno del primer capítulo de la octava temporada, lo que supuso también un récord de audiencias para HBO. Juego de tronos puede haber gustado más o menos, sea al público o a la crítica —muchos parecen estar de acuerdo en que a partir de la sexta temporada la calidad de la serie y del guion comienza a resquebrajarse, como se ve en Metacritic, una popular plataforma que recopila reseñas y críticas de producciones—, pero por ahora tendrá que pasar algún tiempo hasta que otra serie pueda generar, ya no los réditos, sino el impacto que la producción de R. R. Martin ha dejado tras de sí.

Para la columnista, en cambio, la política no queda al margen de sus series favoritas. Como en la de esta temporada, Chernobyl, la miniserie de HBO que trata de sacar a relucir las vergüenzas del accidente nuclear del que han pasado ya 33 años. Este drama histórico de tan sólo cinco episodios se abre paso entre la realidad y la ficción para dar forma e imagen a uno de los mayores desastres medioambientales de la historia. Para Monge, que trabaja en la fundación Ecodes —Ecología y Desarrollo—, es “muy interesante que todo vaya saliendo a la luz”. Y es que la politóloga cree que uno de los aciertos de la ficción de HBO es mostrar “el apocalipsis ambiental” del accidente con sus derivadas “repercusiones económicas, sociales” y todo el papel que juega ahí la política.

Y en su misma línea, las dos series favoritas de la historia de Cristina Monge también juegan en el terreno de la política: Borgen y House of cards, casi como dos caras de la misma moneda. La primera, como una visión más bondadosa de la política, y la segunda, como todo lo contrario: la política al servicio del poder. “Dos visiones distintas de las tripas de la política que demuestran que existen culturas políticas distintas y por tanto que la política puede hacerse de muchas maneras, en función de esa cultura en la que se apoye”, destaca Monge.

Borgen, con sólo tres temporadas y 30 capítulos, relata el ascenso de Birgitte Nyborg, líder del Partido Moderado danés, como primera ministra de su país, mientras su esfera personal y sus esfuerzos por llevar adelante un gobierno se combinan en un producto de entretenimiento para los más forofos de la política, como Monge. Y en la otra punta, con muchas menos bondades, House of cards, la serie protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright que, con polémica servida, muestra el rostro menos humanizado de la política. Poder y mentira a cualquier precio hacen de la producción un relato dramatizado de muchos de los tópicos de los que se sirve la política estadounidense, donde manipulación, ego y epicidad hacen una carrera de fondo a costa del bien común.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Aynur Aynur 07/08/19 20:25

    .... se hace con el trono. Chernobyl le queda grande a Pablo y a la izquierda. Sacrificios los justos. Los héroes y antihéroes quedan para la ficción, sobre todo si no se rentabiliza en forma de masas, medios y titulares. Lo confieso, no me gusta esta izquierda que luce solidaria pero no sabe dónde se ha fabricado el jersey, la camiseta o la placa de inducción en que cocina. Esa izquierda que no sabe serlo. Y saber ser es, ser lo que se sabe. Pero qué sabe Pablo y la izquierda "castista", "tronista" y "jue(r)gista". Múgica decía, "vive como piensas o acabarás pensando como vives" En esas estan los transversales. Solo que ellos aún estan pensando en cómo quieren vivir, ni eso saben.
    Por lo demás, estoy contigo Cristina. Ahora estoy con Years and years, y me espera Algo en que creer. Gracias por tu artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aynur Aynur 07/08/19 20:01

    Juego de tronos es un bestseller y, como tal, es malo, rematadamente malo: manipulador, efectista, mediático... vaya, un producto de masas. Pero claro, somos la minoría los que pensamos así (diez mil millones de moscas no se pueden equivocar: comamos todos mierda) Para P. Iglesias Juego de Tronos fue su libro de cabecera. Gramci también, pero lo tenía en la mesilla debajo del susodicho y nunca lo puso encima.. Y ¿cómo no? no es posible aplicarle la máxima de Saramago de que, el cuerpo que está debajo, en una relación sexual, tras esta, presiona y pesa más que el de arriba. Así le va, y, así nos va. Han pasado por la Universidad, pero la Universidad no ha pasado por ellos. No puede ser de otra forma. Esa izquierda de series ("tronista"), fílmica a más no poder y que va de "Solo ante el peligro" (veáse el gesto, la pose y el andar), de citas y frases, desideologizada (ahora le llaman "transversal"), no ha entendido nada, absolutamente nada. En vez de jugar a que la democracia es una "casa de papel" a la que hay que atracar y asaltar (¿su cielo?), y no con un profesor sino con un doctor/a (Foster), juegan a ver quien se hace con el trono

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 07/08/19 09:05

    Mira por donde, voy a estar mucho más de acuerdo con la señora Monge en cine que en política, porque coincido poco con sus apreciaciones políticas (leo sus artículos aquí y el El País) pero mucho en sus gustos cinematográficos. En particular, creo que Chernóbil es excelente y que Juego de Tronos estuvo sobrevalorada desde el principio (y no es porque le tenga tirria a Iglesias, a quien tanto le gusta), no siendo esta serie más que una mezcla de tres elementos: una fantasía arbitraria más o menos a la Tolkien, una vaga inspiración en un Shakespeare de vía estrecha y una proliferación arbitraria, por mucho que lo exigiera el guion, de señoras con muy poquita ropa encima: eso sí, hasta ellas, con el frío que debían de pasar, hablaban un inglés muy ortodoxo. Como medio de aprender inglés con acento británico, teniendo en cuenta los alicientes citados, sí es recomendable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • DLG DLG 07/08/19 06:40

    Estoy de acuerdo que la octava temporada de Juego de Tronos no sea la mejor temporada, pero se llega a un punto final de no retorno que puede gustar más o menos. También podríamos criticar House of Cards que su sexta temporada es, cómo decirlo, en mi opinión bastante floja, improvisada, tras el despido de Kevin Spacey. Y En el caso de Chernobyl, es una gran serie, que hace un reflejo con mucho detalle de lo que llegó a suceder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.