x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




La mitad de todo

Maruja Mallo, una de las artistas más relevantes del surrealismo pictórico

  • La gallega realizó El espantapájaros, pieza clave del movimiento surrealista que llegó a comprar André Breton
  • En agosto, infoLibre recuerda a algunas de las mujeres que han marcado la historia española del siglo XX en la política, la cultura, la ciencia o el deporte

Publicada el 26/08/2019 a las 06:00 Actualizada el 25/08/2019 a las 14:04
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Retrato de Maruja Mallo.

Retrato de Maruja Mallo.

Galería Guillermo de Osma
Maruja Mallo (Viveiro, Lugo, 1902 - Madrid, 1995) es una de las máximas exponentes del Surrealismo en España, pero los nombres más conocidos son de varones como Pablo Picasso, Joan Miró o Salvador Dalí. La artista aparece en La mitad de todo, la sección de Verano libre dedicada a recordar a algunas de las mujeres más importantes del siglo XX español, porque además de ser una de las mejores artistas de la época, también fue una adelantada a su tiempo al vivir sin ataduras en una sociedad que no veía con buenos ojos que las mujeres fuesen libres. 

La gallega es la cuarta de catorce hermanos y su familia al completo se trasladó a vivir a Avilés por el trabajo de su padre, Justo Gómez Mallo, que era administrador del Cuerpo de Aduanas. Allí comenzó a dibujar y a expresar su interés por las artes plásticas; copiaba las ilustraciones y grabados de los periódicos y revistas más importantes del momento y, su padre, al darse cuenta, la animó a inscribirse a la Escuela de Artes y Oficios, además, recibió clases particulares. Cuando Maruja Mallo tenía 20 años se trasladaron de nuevo, esta vez a Madrid, y es en la capital en donde poco a poco comenzó a ser una pintora de renombre.

Entre 1922 y 1926 estudió en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y formó parte de los círculos intelectuales de la época; se codeó con Salvador Dalí, Rafael Alberti, María Zambrano, Federico García Lorca, Concha Méndez, Margarita Mando y Luis Buñuel. Entre ellos estarían varios miembros de la Generación del 27 e impulsores del Surrealismo. De hecho, Mallo y Dalí estaban muy interesados por los estudios de Freud sobre el subconsciente y por las ideas de André Breton, que realizó el Manifiesto del surrealismo en 1924, y después serían dos de los máximos exponentes de este movimiento en España.

Sus exposiciones más importantes

La primera exposición de las obras de Maruja Mallo fue en el verano de 1927 en la Feria de Muestras de Gijón y no lo hizo sola, sino que compartió la experiencia con su hermano menor Cristino Mallo, que era escultor. En aquella ocasión, la pintora presentó óleos y estampas: La verbena, El mago y La isleña, entre otras obras. Ella misma aseguró en una entrevista en A fondo, en 1980, que su viaje a Canarias le resultó "sobrenatural" por el colorido de las islas y que aquella experiencia fue el motivo por el cual acudió a las fiestas de Madrid y nacieron los cuadros que expuso en la mencionada muestra.

El filósofo José Ortega y Gasset dio cuenta del talento de la artista surrealista y en 1928 le propuso exponer su obra en la sede de la Revista de Occidente –publicación de divulgación científica y cultural–, y la muestra fue un acontecimiento muy importante para su carrera. A partir de ese momento, el nombre de Maruja Mallo comenzó a ser más escuchado y aclamado por los críticos, entre ellos el famoso Manuel Abril, que afirmó lo siguiente sobre la gallega: "La obra de este adolescente ha sido la sorpresa de la temporada". Mientras que su amigo Lorca aseguró que sus Verbenas "son los cuadros que he visto pintados con más gracia, imaginación, sensualidad y ternura".

Maruja Mallo también fue escenógrafa ya que participó en la decorado de varias obras, como Retablillo de don Cristóbal, de Lorca y El ángel cartero, de Concha Méndez, entre otras. Era 1929 y fue justo el momento en el que la naturaleza pasó a ser su inspiración. En 1932 la Junta de Ampliación de Estudios le concedió una beca y se marchó a París, en donde expuso en la Galería Pierre Loëb su serie Cloacas y Campanarios, que realizó bajo los planteamientos de la Escuela de Vallecas y que pintó tras su recorrido por las barrios obreros madrileños. El propio André Bretón adquirió de aquella muestra el cuadro El espantapájaros, considerado una pieza clave para el Surrealismo. En su estancia en la capital francesa, la pintora española se relacionó con algunos de los artistas más relevantes de este movimiento, como Paul Éluard, Max Ernst, Giorgio de Chirico, René Magritte.

El Reina Sofía recoge su obra

A su vuelta de Francia, en 1933, la pintora surrealista consiguió ser profesora de Dibujo en el Instituto Arévalo y después en el Instituto Escuela de Madrid, la Escuela de Cerámica La Tinaja y en la Residencia de Estudiantes. En este sentido, también impartió clases en Galicia en las Misiones Pedagógicas de la II República, un programa con el que pretendían llevar la cultura a todos los rincones de España. De hecho, cuando se produjo el golpe de Estado, Maruja Mallo se encontraba en allí y decidió huir a Portugal en 1937 para después marcharse a Buenos Aires. La artista consiguió llegar a Argentina con la ayuda de la poeta Gabriela Mistral, que era su amiga y la embajadora de Chile.

En su exilio, Maruja Mallo se dedicó a la docencia y continuó con las artes plásticas, pero también dio conferencias y colaboró en la revista Sur. Además, expuso en Nueva York, París y Brasil y pintó sus series Máscaras y Marina. En 1965, la artista volvió a España para quedarse y se encontró con una sociedad que ya no la recordaba, pero con la recuperación de sus trabajos volvió a ser una artista de renombre. 

También regresó a las tertulias y fue musa de la movida madrileña, cuyos artistas impulsaron su reconocimiento en una España que había olvidado a la mujer que fue una de las figuras más importantes del Surrealismo y que siempre vivió como quería. En 1982 el Ministerio de Cultura le concedió la Medalla de Oro de Bellas Artes y el Museo Reina Sofía recoge su obra pictórica. 
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.