Nacido en los 50

También miedo a vivir

¿De dónde sacan las armas?: Las compran.

¿De donde sacan el dinero?: Tienen petróleo. También de los bancos de las ciudades que toman. Desmantelan y venden compañías, cobran rescates de secuestros, extorsiones, impuestos revolucionarios, así como donaciones de señores acaudalados de Arabia Saudí, Catar o Kuwait. Ahora las han prohibido, pero les siguen llegando. No hablan de financiación oficial, son a título privado porque estos señores creen en la creación del Estado Islámico y luchan contra sus enemigos naturales: Bagdad y Damasco.

¿Bagdad y Damasco son también nuestros enemigos?: Uno ya no, el otro sí.

¿Por qué?: Porque estaban en manos de tiranos.

¿Y los países de alrededor?: En manos de tiranos aún peores.

¿Y también eran nuestros enemigos?: No, sólo Sadam Hussein.

¿Sadam Husein atentó contra Occidente?: Nunca.

¿Financió grupos terroristas como Al Qaeda?: No, era el único país laico de la zona. Esos grupos no existían allí.

¿Por qué ese interés en derrocarlo?: Porque era el malo.

¿Pero por qué?: Porque así lo decidió Bush por mandato divino.

¿Es cachondeo?: No. Estas son sus palabras: “Dios me dijo: George, pon fin a la tiranía en Irak. Y así lo hice”. También le dijo Dios, en la misma charla, que le diera una patria a los palestinos, pero esa parte la obvió.

¿Entonces Sadam era bueno?: No, pero tenía la exclusiva mediática de la maldad en la zona. Podrían habernos bombardeado con imágenes de las ejecuciones públicas que se llevan a cabo en Arabia Saudí, donde acuden masas a ver decapitaciones y amputaciones, pero no lo hicieron porque eran los buenos.

¿Y qué pasó?: Irak fue invadido

¿Con qué intención?: Con la de luchar contra el terrorismo.

¿Había terrorismo allí?: No.

¿Entonces?: Lo llamaron guerra preventiva y alegaron que Sadam tenía “armas de destrucción masiva” con las que podría hacernos mucho daño.

¿La guerra preventiva no es un invento de Hitler?:

¿No es un argumento impresentable?: Todo vale.

¿Aparecieron las armas de destrucción masiva?: No existían. Más tarde reconocieron que fue un invento, una coartada para justificar la invasión.

¿Acabaron con la posibilidad de que Irak fuera un país terrorista?: Convirtieron Irak en el epicentro del terrorismo islámico y en la razón de la lucha contra la tiranía occidental. Aquel crimen masivo generó un banderín de enganche para acabar con Occidente.

¿Cómo se llegó a eso?: Obligaron a Sadam a desarmarse, conquistaron el país, disolvieron el ejército, la policía, las instituciones… Abolieron el Estado.

¿Es normal?: Nunca se hace, para evitar el caos.

¿Qué pasó?: Se produjo el caos. Los analistas militares echaban pestes, no entendían lo que estaba pasando.

¿Disolvieron el ejército y destruyeron sus armas?: No, inmensos arsenales quedaron intactos y cayeron en manos de milicias incontroladas y de grupos terroristas.

¿Pero no querían acabar con el terrorismo?: Sí, pero hicieron, paso a paso, lo que había que hacer para que los grupos terroristas se convirtieran en verdaderos ejércitos.

¿Convirtieron un país donde nunca hubo terrorismo en un caos donde impera el terrorismo?: Así es. Cuando la guerra se dio por terminada, atentados como el de París empezaron a producirse allí todos los días. Provocando, como ahora en Siria, desplazamientos masivos de población civil que no tiene donde guarecerse.

¿Pagaron por ello los responsables?: No, ni pagarán.

¿El terrorismo impera ahora en la zona?: Se ha extendido por todas partes. Ya no se limitan a cometer atentados. Conquistan países.

¿Y si yo tengo dinero puedo comprar esas armas?: Pues no, claro que no. Estas cosas no se venden así como así.

¿Y cómo se hacen los terroristas con auténticos arsenales?: Pues ya ves, un misterio.

¿No se sabe de dónde las sacan?: Claro que sí, pero en las reuniones de los altos mandatarios no deben hablar de estas cosas. No les gusta interferir en los negocios del otro. Podrían evitar el flujo de armamento con sólo proponérselo. Lo mismo que detener el comercio del petróleo y gas con el que se financian. Esas no son cosas que se llevan en una maleta. Requieren complejas infraestructuras. Si son capaces de encontrar una papelina de coca seguro que pueden localizar miles de toneladas de armamento pesado.

¿Tú lo entiendes?: Es difícil entender.

¿Hay gente que está haciendo negocio con todo esto?: Eso parece. Hay muchos intereses en juego y es inevitable que nos salpique la sangre. De nuevo el monstruo de Frankenstein, como ocurrió con Al Qaeda, los talibanes y Bin Laden, se vuelve contra su creador.

¿Y qué podemos hacer?: Nada. Especular, volvernos locos. Escuchar a los expertos dar datos, hablar de tribus, de sectas, de seres radicales, irracionales.

¿Y qué van a hacer?: Cambiarán las leyes para protegernos. Limitarán la libertad para salvar nuestras vidas. Inventarán medidas puntuales, de choque, que se quedarán para siempre.

¿Para evitar víctimas?: La primera víctima de los dos bandos es siempre la libertad.

¿Cómo hemos podido llegar a esto?: Esa es la cuestión de la que nadie quiere hablar. No es el momento, no fue el momento y nunca será el momento, porque los que están al frente de las soluciones son los que nos han traído hasta aquí. Estamos en guerra, la disidencia es deserción. Aunque antes estas cosas no pasaban y utilizaron la muerte de inocentes para inocular el virus del desequilibrio, de la locura, con la intención de desestabilizar la zona, nos dirán que este escenario es inevitable y que debemos estar unidos. A fin de cuentas no tenemos memoria. George Orwell se equivocó cuando vaticinó para el futuro una “policía del pensamiento”. No es necesaria. Cuando llega el momento el pensamiento es uno, solo uno.

Y unidos entraremos en el corral en la noche para resguardarnos temerosos de ese lobo que alimentan los que nos protegen.

La CIA desclasifica el documento que justificó la invasión de Irak: la amenaza de Husein era una gran mentira

La CIA desclasifica el documento que justificó la invasión de Irak: la amenaza de Husein era una gran mentira

Más sobre este tema
stats