El futuro de la izquierda

Podemos acepta presentarse junto a IU en toda España aunque falta cerrar el pacto

Garzón pide a Podemos que resuelva su debate interno antes de negociar coaliciones

Se acerca el acuerdo entre Podemos e IU para concurrir juntos a unas eventuales elecciones generales. El partido morado, que en los anteriores comicios se negó a confluir a escala estatal con la federación de izquierdas, ha cambiado de criterio y estaría dispuesto a compartir listas con IU en todo el Estado y no sólo en algunas comunidades autónomas. Eso, no obstante, no implica que haya un acuerdo cerrado.

Aún no es seguro que Podemos e IU vayan a confluir para concurrir a las próximas elecciones generales, ya que ni siquiera es seguro que estas vayan a celebrarse y, además, existen varios puntos en los que ambas formaciones no tienen todavía un acuerdo, como son el nombre de la eventual candidatura y los integrantes de las listas. No obstante, lo convenido este miércoles por los líderes de ambas formaciones, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, supone la desaparición de uno de los principales escollos que impidió un acuerdo para las pasadas elecciones del 20 de diciembre: la negativa de Podemos a confluir en todo el Estado, una condición que para Garzón era imprescindible a la hora de sellar un pacto.

"El acuerdo no está ni mucho menos cerrado", señalan fuentes de IU consultadas por infoLibre, que explican, no obstante, que sí que ha quedado "consolidada" una postura común sobre que la confluencia debe producirse en todo el Estado y no únicamente en Cataluña, Galicia y la Comunidad Valenciana, los únicos tres territorios –junto a Huesca– en los que Podemos se unió a otras fuerzas en las pasadas elecciones. Eso no implica que esas tres confluencias territoriales vayan a desaparecer: un eventual acuerdo entre Podemos e IU afectaría al resto del Estado, pero las alianzas que ya están formadas mantendrían su autonomía.

Quedan, sin embargo, varios puntos importantes por abordar, fundamentalmente la fórmula jurídica de la colaboración –Podemos e IU barajan varias opciones, que básicamente pasan por presentarse como partido instrumental o como coalición–, así como los puestos que ocuparían Garzón y otros miembros de IU y el nombre de la candidatura conjunta. "Por ahora, lo que ha habido son contactos discretos entre Alberto y Pablo, no largas reuniones oficiales", explican las fuentes consultadas, que señalan, no obstante, que el hecho de que Podemos haya aceptado una confluencia a nivel estatal pone "luz en lo que hace sólo un par de días se veía como una sombra".

No existen posturas encontradas con respecto a la fórmula jurídica, una circunstancia que también ha cambiado desde antes del 20 de diciembre, cuando Podemos únicamente aceptaba que algunos dirigentes de IU se integrasen en sus listas. En este sentido, fuentes de la federación explican que el debate sobre el método con el que concurrir a los eventuales comicios ya no es sólo un tema de discusión entre ambos partidos, sino que se enmarca en un debate que también tienen las confluencias: de hecho, En Comú Podem y En Marea se están planteando la conveniencia de acudir a las urnas con partidos instrumentales, con el objetivo de alcanzar el grupo parlamentario propio que no han podido tener durante esta legislatura.

El debate sobre la fórmula, no obstante, no se ha abordado todavía con profundidad, aunque la postura preferida en IU es la de intentar concurrir en coalición con Podemos para, de esta forma, tener derecho jurídicamente a algunos de los beneficios con los que cuentan los partidos que se presentan a las elecciones, como las subvenciones electorales o a los espacios de publicidad en la campaña. No obstante, existen varias opciones, y también hay que contar con lo que decidan las confluencias territoriales, explican las fuentes consultadas, que señalan que las posibilidades son múltiples e incluyen, por ejemplo, fundar un partido instrumental a nivel de todo el Estado o, por el contrario, crear formaciones de este tipo únicamente en algunos territorios y Podemos e IU concurran en coalición en el resto de las circunscripciones.

La marca y las listas, aún por decidir

Con respecto a la marca de la coalición o el partido instrumental que incluiría a Podemos e IU tampoco hay una decisión tomada, aunque nadie pone en duda que el nombre del partido morado estará en la papeleta. No ocurre lo mismo con la denominación de IU, que genera rechazo en algunos sectores de Podemos, tal y como han expresado públicamente dirigentes como Juan Carlos Monedero, que aseguró hace unos días que sumar las siglas de IU a las de Podemos proyectaría una imagen de que la federación es un "agregado melancólico e impotente".

Fuentes de IU admiten sostienen que Garzón no tendría "problema" en sacrificar la marca del partido por otra como Unidad Popular o Ahora en Común, dos nombres que tienen relación con la federación: el primero de ellos fue acompañando a la denominación "IU" en la papeleta de las pasadas elecciones generales, mientras que el segundo era precisamente el nombre que tenía la plataforma de confluencia que trató de unir a Podemos e IU en una única candidatura y que posteriormente acabó cambiándose el nombre por Unidad Popular. Esta fórmula permitiría visibilizar a IU como un sujeto independiente de Podemos a la vez que evitaría que una marca considerada "vieja" en la formación morada acompañase a la suya en la papeleta.

Los puestos que ocuparían Garzón y los dirigentes de IU que fuesen en las listas tampoco están aún decididos, si bien lo que parece claro es que el líder parlamentario de IU tendría que concurrir en la candidatura de Madrid. Si lo hiciera tras Pablo Iglesias, ocuparía el número tres de la esa provincia –salvo sorpresa, las listas alternarán hombres y mujeres–, el lugar en el que se presentó el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en las pasadas elecciones.

"Falso" que exista un pacto ya sellado

Las reacciones a la noticia no se han hecho esperar, y los líderes tanto de Podemos como de IU han desmentido terminantemente que exista ya un acuerdo cerrado. Garzón retuiteó un mensaje de La Sexta Noticias en Twitter al respecto, y la secretaria de Coordinación entre Áreas de Podemos, Irene Montero, se limitó a afirmar que "voluntad" y "comprensión" para "explorar" el pacto. El más terminante fue el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, que mediante un comunicado señaló que es "falso" que exista ya un acuerdo y que únicamente "existen contactos exploratorios entre las dos formaciones que no se han concretado absolutamente en nada".

Por su parte, dirigentes de IU contrarios al pacto con Podemos, como Gaspar Llamazares, también se pronunciaron ampliamente en las redes sociales. El diputado autonómico asturiano calificó de "coalición 'sui generis'" el posible pacto y criticó la posibilidad de que excluya "el nombre de una de las partes: el de Izquierda Unida", mientras que otros dirigentes de su partido Izquierda Abierta, como Tasio Oliver, pidieron que IU deje "hablar a su militancia" sobre el eventual pacto. Podemos, según sus estatutos, también tendría que celebrar una consulta entre sus bases si firmase un pacto preelectoral a nivel estatal.

Carmena ve “razonable” una confluencia entre Podemos e IU si se repiten las elecciones

Más sobre este tema
stats