Elecciones 20-D

Los barones del PP más tocados por los resultados del 20-D

Cataluña, Asturias, Comunidad Valenciana y Murcia lideran la pérdida de votos del PP

Las elecciones generales de este 20-D han devuelvo al Partido Popular al pasado. Los 10,8 millones de votos, traducidos en 123 escaños, son el peor registro de la formación presidida por Mariano Rajoy desde 1989. Respecto a 2011, se quedan por el camino 3,7 millones de votos, más del 34%. El panorama es especialmente desolador en algunas comunidades. Son siete las autonomías –Cataluña, Asturias, Comunidad Valenciana, Murcia, Canarias, Baleares y Andalucía– en las que el porcentaje de pérdida de voto estuvo por encima de ese 34% de media. 

Es Cataluña la comunidad en la que los electores más han castigado al PP respecto a 2011. Así, si en 2011 hubo 716.371 catalanes que apostaron por la formación conservadora, este año la cifra ha descencido hasta los 417.286. En porcentaje, el 41,75% menos. Cuatro de cada diez.

Este resultado llega en pleno desafío soberanista. Y supone un duro golpe para el PP en Cataluña. El segundo en un año en el que ya había tenido otro disgusto electoral. El pasado 27 de septiembre se celebraron elecciones en Cataluña y la lista encabezada por Xavier García Albiol pasó de los 19 a 11 escaños convirtiéndose en la quinta fuerza del Parlament. Ahora, en el Congreso pasa de 11 a cinco diputados.

Desde el Gobierno y el PP siempre se ha esgrimido que no podía darse ningún paso para estudiar las demandas de los independentistas porque esto suponía saltarse la Constitución y el principio de igualdad de todos los españoles. Porque, aseguraban, la función del Ejecutivo era la de gobernar para todos los catalanes, incluidos los no independentistas. 

A tenor de los resultados, la estrategia de los conservadores en Cataluña ha fracasado. Fuentes del partido consultadas por infoLibre coinciden en que urge una reflexión por parte de la dirección nacional del partido para que el PP en esta comunidad no acabe siendo residual.

Tras Cataluña, el segundo bajón más importante es el de Asturias, aunque en este caso hay que hacer una salvedad: en 2011, el PP y Foro Asturias concurrieron por separado y entre ambos sumaron 316.734 votos. Ahora, el PP se presentó en coalición con Foro y la lista de los conservadores se quedó en 186.586 papeletas. Un descenso, por tanto, del 41,09%. La coalición enviará tres diputados al Congreso, mientras en que en 2011 el PP consiguió tres actas y el Foro de Álvarez Cascos una. El PP atribuye la pérdida de ese escaño a la irrupción de Ciudadanos en el panorama político nacional.

Antiguos graneros de votos en problemas

También por encima de la media del PP en pérdida de votos están la Comunidad Valenciana y Murcia, dos tradicionales graneros de votos del PP que ya dieron señales de agotamiento en las pasadas autonómicas. 

En la Comunidad Valenciana, los conservadores se han visto sacudidos por numerosos casos de corrupción en los últimos cuatro años. Unos escándalos que condujeron a que Francisco Camps dejara la presidencia del PP regional y a que tomara el testigo Alberto Fabra. Tras las autonómicas, en las que perdió el Gobierno regional, Fabra dio un paso atrás e Isabel Bonig tomó el testigo. Las primeras elecciones a las que se ha enfrentado como líder del PP le dejan un sabor amargo: pasa de 1.390.233 votos a 837.055, el 39,79% menos. 

Con el 64,22% de los votos, Murcia fue la comunidad autónoma en la que mejor resultado obtuvo el PP en las generales de 2011. Ahora, los votantes se han reducido el 37,79%, desde 471.851 hasta 293.546. En escaños ha pasado de ocho a cinco.

Tras Murcia se ubica Canarias, donde el PP ha pedido este 20-D 162.806 votos, el 36,49%, pasando de nueve a cinco diputados. El presidente regional de la formación es el ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria.

Otro feudo conservador que sale herido tras estas elecciones generales es Baleares, comunidad también fuertemente sacudida por la corrupción en la etapa de Jaume Matas como líder regional del partido y presidente. En cuatro años ha perdido el 35,33% de los votos. Tras las autonómicas, José Ramón Bauzá, ahora senador, anunció su intención de dejar la presidencia del partido en las islas. En cuatro años, el PP ha pasado de cinco a tres escaños en el Congreso de los Diputados.

Casi dos millones menos en Andalucía

Doce escaños, de 33 a 21, ha perdido el PP en Andalucía y el 34,90% de los votos. Si en 2011 los conservadores andaluces rozaron los dos millones de papeletas (1.985.612), ahora pierden 692.960 y se quedan en 1.292.652. El PP andaluz lleva poco más de un año con nuevo líder, Juan Manuel Moreno, elegido tras fuertes tensiones internas en el partido entre la secretaria general, María Dolores de Cospedal, que tenía otro candidato, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Esta pelea interna la ganó la número dos del Gobierno.

Desde la llegada de Moreno, el PP andaluz se encuentra en un proceso de renovación. No obstante, la influencia de Javier Arenas, vicesecretario de Política Autonómica y Local del partido, sigue siendo muy fuerte. En las listas con las que concurrieron al 20-D la dirección regional se opuso, por ejemplo, a dejar el número uno de alguna de las listas a Cristóbal Montoro y a Celia Villalobos. Al ministro de Hacienda hubo que hacerle hueco en Madrid y la vicepresidenta del Congreso tuvo que aceptar ser número dos por Málaga.

¿Dónde resiste mejor?

Pese a que la pérdida de votos es considerable, el PP resiste mejor en la Comunidad de Madrid, Cantabria, La Rioja y Navarra. 

Es Navarra, donde el PP está presidido por una gestora, la región en la que los conservadores resisten mejor. No obstante, en 2015 ha perdido 24.615 votos respecto a 2011, pasando del 38,21% al 28,93%, es decir, el 19,46% de los sufragios.

Tras Navarra, la comunidad que mejor resiste es La Rioja, con la pérdida del 28,79% de los votos. Así, si en estas elecciones generales 101.901 riojanos escogieron la papeleta del PP, en 2011 lo hicieron 126.516. A La Rioja le sigue Cantabria, que perdió el 20-D el 29,68%, muy cerca de la Comunidad de Madrid (29,98% menos).

De todas las formaciones regionales del PP afectadas por los escándalos de corrupción son los conservadores madrileños, en manos de Esperanza Aguirre, los que mejores resultados han obtenido. Madrid es, tras Andalucía, la comunidad que más votos aportó al partido de Rajoy el pasado domingo: 1.204.059 frente a los 1.719.709 de hace cuatro años.

En el PP de Madrid están convencidos de que si a día de hoy volviesen a celebrarse elecciones municipales, Esperanza Aguirre saldría elegida alcaldesa de Madrid. Y que Cristina Cifuentes repetiría como presidenta con unos resultados más holgados. Cifuentes gobierna la capital gracias al apoyo de Ciudadanos.

Aznar pide un congreso “abierto” del PP y Rajoy le responde que “todos” lo son

Más sobre este tema
stats