Igualdad

Las claves de la moción sobre la brecha salarial que ha cosechado el consenso de todos los partidos

Mujeres en apoyo de la huelga feminista del próximo 8 de marzo.

El problema de la desigualdad retributiva se ha abierto paso en el Congreso de los Diputados y se ha posicionado como prioridad en la agenda política. Este jueves la Cámara Baja ha aprobado por unanimidad una moción del PSOE por la que se reclama al Gobierno una ley que termine con la desigualdad retributiva entre hombres y mujeres. El respaldo llega después de que el texto original asumiera enmiendas presentadas por Unidos Podemos y PdeCAT. Como resultado, la moción insta al Gobierno a confeccionar, "previo acuerdo con los interlocutores sociales", un proyecto de ley para garantizar la igualdad retributiva entre mujeres y hombres de forma real y efectiva, "para cumplir el imperativo constitucional de remover los obstáculos que lo impiden" y para dar cumplimiento a la Ley de Igualdad del 2007.

Precisamente el requisito de entablar un acuerdo previo con interlocutores sociales es fruto de la enmienda que presentó el PDeCAT, mientras que el grupo confederal de Unidos Podemos elaboró un total de quince enmiendas, todas ellas admitidas. La moción queda aprobada meses después de que Unidos Podemos presentara, en octubre del pasado año, una proposición de ley de igualdad retributiva que en diciembre superó el veto del Gobierno y que la formación prevé llevar a debate el próximo martes. El PSOE, por su parte, anunció a principios de febrero que se encontraba ultimando un texto de características similares que, según adelantó el miércoles Pedro Sánchez, el partido presentará en el Congreso de los Diputados también la semana que viene en forma de proposición de ley.

La diputada socialista Pilar Cancela, autora de la moción, explica en conversación con infoLibre que los motivos "son evidentes" y señala a "la situación de la mujer en el mercado laboral". El escenario actual, asegura, muestra cómo "mediante el paso de los años se corta la tendencia que iba reduciendo la brecha salarial". Cancela recuerda que en febrero de 2017 su partido ya había presentado una moción en la que instaba al Gobierno a poner en marcha medidas para paliar la brecha salarial en un plazo de seis meses. "No se ha tomado ninguna medida", así que la diputada cree "de recibo" recordar al Ejecutivo que "tiene que cumplir con los acuerdos que se adoptan en la Cámara". Se trata, a su juicio, de "tomar la iniciativa política delante de quien no la tiene". Ante la posibilidad de que el Gobierno desoiga de nuevo el mandato que expresa la moción, Cancela subraya que el PSOE ya ha presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional "por la parálisis del Gobierno en el incumplimiento de los acuerdos" parlamentarios.

Respecto a la proposición de ley que plantean registrar los socialistas la próxima semana, Cancela recalca que la iniciativa será "más transversal y amplia" con el fin de que suponga "un ataque desde distintos frentes" contra todos los "condicionantes" que provocan la brecha salarial. Cree que "no debe haber absolutamente ningún problema" en que la futura proposición salga adelante, y confía en que Unidos Podemos la respalde: "El objetivo es el mismo, si nos hemos puesto de acuerdo en todas las cuestiones que tienen que ver con luchar contra la desigualdad, nos pondremos de acuerdo en esto".

Yolanda Díaz, diputada de En Marea, expresa su perplejidad ante la moción y la futura proposición de ley de los socialistas. "Nos causó bastante sorpresa porque nosotros hemos presentado una ley bastante ambiciosa que debatiremos el martes", relata en declaraciones a este diario. Díaz opina que "no es serio presentar a debate una moción que pide un proyecto de ley al Gobierno". Contando con la proposición de Unidos Podemos, agrega, "pedírselo al PP con las políticas que está practicando es increíble". En todo caso, la parlamentaria cree que "las mujeres del PSOE compartirán el texto" de su partido, y asegura que ese es el "canal de entrada" para caminar hacia la igualdad retributiva.

El diputado del PDeCAT Carles Campuzano, por su parte, entiende que se trata de un "asunto importante pero también complejo" que exige "políticas públicas que se pueden concretar en un proyecto de ley" y que atañen cuestiones como la "segmentación del trabajo en función del género o la negociación colectiva". El diputado catalán, que también dice estar "avanzando en alguna propuesta sobre transparencia salarial en la línea de la ley alemana", cree que las "desafortunadas declaraciones de Mariano Rajoy hace unas semanas, y que esta sea una cuestión en la agenda de todas las economías avanzadas, hace que un gobierno, por poco moderno que sea, deba abordarla rigurosamente".

Los puntos más relevantes de la moción que ha alcanzado el consenso de todos los partidos son los siguientes:

Transparencia y rendición de cuentas

El texto reclama medidas para que todas las empresas tengan un registro donde consten de manera desagregada los salarios y complementos salariales, "ya sean en dinero o especie", indicando el sexo y categoría profesional de los trabajadores que de ellos se benefician. Los empleados, además, contarán con derecho a información desglosada por género de la retribución aplicada en la empresa, acompañada de los componentes variables o complementarios. La empresa deberá informar a sus trabajadores y a los interlocutores sociales, siguiendo la misma dinámica, de la remuneración media desglosada por categoría y sexo.

La propuesta también apela a las estadísticas oficiales, que deberán igualmente desagregar por sexo, edad, nivel educativo y ocupación todas las encuestas y registros que analizan el mercado de trabajo. En esta misma línea, una de las enmiendas incorporada por Unidos Podemos solicita la mejora y ampliación de las estadísticas de género agregando indicadores sobre transparencia salarial, así como el sistema de encuestas nacionales "a efectos de que conste el trabajo doméstico y de cuidado".

Control

La moción apuesta por el control de las empresas como forma de garantizar el cumplimiento de sus obligaciones. En este sentido, insta a establecer auditorías salariales obligatorias en las empresas de más de 250 personas, iniciativa que lleva Unidos Podemos en su proposición de ley. Asimismo se establecerán mecanismos para asegurar el adecuado "control de los convenios colectivos a efectos de que no contengan cláusulas discriminatorias por razón de género".

También la formación morada plantea la introducción de garantías específicas en el proceso de tutela de derechos fundamentales "a efectos de que los sujetos con relevancia pública o institucional tengan mayor participación en la tutela de las actuaciones que constituyen discriminación retributiva". Se trata de llamar a la participación activa de figuras como la Inspección de Trabajo, asociaciones en defensa de la mujer o institutos de la mujer.

Prevención y denuncia

La prevención y la denuncia de discriminación dentro del entorno laboral constituyen asimismo una prioridad para los autores de la moción. Por ello, se configurarán mecanismos específicos, como potenciar las actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, para la detección y sanción de la discriminación indirecta. También se adoptarán las medidas necesarias para reformar la normativa laboral y de funcionariado con el fin de identificar "aquellos preceptos que ignoran o que no tienen en cuenta los efectos, directos o indirectos, que pudieran tener en materia de discriminación retributiva". El diálogo será además factor clave a la hora de reforzar la implicación de los interlocutores sociales en el desarrollo de dichas medidas.

Finalmente, el texto prevé reforzar los sujetos con capacidad y legitimación para presentar demandas por discriminación indirecta, de nuevo a través de la modificación legislativa de la normativa procesal laboral y funcionarial.

Corresponsabilidad y participación de las mujeres

La iniciativa insta, asimismo, a adoptar medidas para lograr el aumento de la tasa de actividad de las mujeres, la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad, la racionalización de horarios y la financiación de una red de servicios sociales para la atención de las personas dependientes. A través de estas herramientas también se prevé terminar con el techo de cristal y garantizar el acceso a los servicios necesarios para conciliar, con independencia del medio rural o urbano en el que habiten las mujeres.

La moción llama de nuevo a reformar la normativa laboral y de funcionariado con el objetivo de "favorecer la corresponsabilidad y la permanencia de las mujeres en el trabajo, dado que la vertiente del cuidado es la que mayor repercusión tiene en la desigualdad retributiva". 

Por último, el texto apuesta por una mayor participación efectiva de las mujeres en los órganos de representación de las personas trabajadoras de cara a la negociación colectiva y su aplicación a nivel de empresa.

Planes de igualdad

Cobra especial relevancia la puesta en marcha de planes de igualdad, mencionados por vez primera en la Ley de Igualdad de 2007, pero de escasa implantación en las empresas españolas. "Se establecerá la obligación de depositar ante la autoridad laboral todos los planes de igualdad cuando no exista obligación de su inscripción en el registro de convenios y acuerdos colectivos de trabajo", llama la moción. 

La idea de "igual retribución por trabajo de igual valor" será fundamental, asimismo, para garantizar la extinción de la brecha salarial. Para ello, los grupos parlamentarios respaldan la incorporación de dicho concepto al ordenamiento español, siguiendo la recomendación de la Comisión Europea en 2014.

Mujeres de diferentes sectores unen sus voces contra la desigualdad y llaman a la huelga del 8M

Mujeres de diferentes sectores unen sus voces contra la desigualdad y llaman a la huelga del 8M

Más sobre este tema
stats