Cataluña

Mas culpa a la CUP por verse “obligado” a convocar elecciones el 6 de marzo

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, llega este martes a la reunión semanal del Ejecutivo catalán.

El president de la Generalitat en funciones, Artur Mas, admitió este martes que Junts pel Sí cometió el "error" al haber confiado en el "sentido de país" de la CUP, mientras valoró de "error de proporciones gigantes" la decisión del partido anticapitalista de no investirle. 

En una rueda de prensa en el Palau de la Generalitat, Mas arremetió contra el "espíritu revolucionario" de los antisistema y les auguró no tener "mucho futuro con 10 escaños" en el Parlament de Catalunya.  

Sobre la convocatoria de nuevas elecciones, Mas indicó que el 11 de enero será la fecha en la que firmará el decreto de nuevas elecciones y, hasta el día anterior, hay margen para "desbloquear la investidura".

El president defendió las ofertas presentadas por Junts pel Sí para formar Govern con la CUP a pesar de obtener siempre el no como respuesta. El líder catalán cree que su coalición "no puede ofrecer más", a pesar de que ha hecho todo lo posible por "salvar el proceso" soberanista. En su opinión, la CUP se ha centrado en los tres meses de negociación exclusivamente en "quién" debe presidir la Generalitat y reafirmó que desde Junts pel Sí no van a proponer otro candidato que no sea él. 

"No hemos tenido prisa. Hemos tenido toda la paciencia del mundo ["Más paciencia que la que tuvo Job", dijo] con tres meses intensos de negociación", afirmó, y añadió que "por dignidad" no se puede ofrecer más por parte de Junts pel Sí ya que, sentenció, la Generalitat no es "una subasta de pescado".

División entre los 'cuperos'

Aseguró el president que hay una clara "división" en la CUP tras la reunión de sus órganos directivos el pasado domingo. Citó así la dimisión de Antonio Baños como diputado y subrayó que "hay partes de la CUP que no estaban de acuerdo con el no". Concluyó que la CUP es la responsable de que no haya acuerdo con Junts pel Sí: "Se ha demostrado que impera el espíritu hiperrevolucionario y a la contra de todo por encima del sentido de país".

Artur Mas anunció además que el Govern aplicaría parcialmente el plan de choque social que ofreció a la CUP si finalmente hay que convocar nuevas elecciones en marzo. "Aplicaremos las medidas del plan de choque que se puedan aplicar. No las podremos aplicar todas por falta de acuerdo y porque la CUP no procede a la investidura", dijo. Según se supo en las negociaciones, con un Presupuesto prorrogado se podrían aplicar 3 de las 20 medidas del plan: garantizar toda la cobertura en la alimentación de niños pobres; aplicar la ley contra la pobreza energética impidiendo el corte de suministro de agua, gas y electricidad en caso de vulnerabilidad, y realojar a personas y familias desahuciadas.

El último y definitivo rechazo de la formación anticapitalista para investir a Mas arrastra a Cataluña a unas nuevas elecciones autonómicas en 2016. Aún se desconoce si Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) y ERC repitirán la fórmula del 27-S en la que ambas formaciones se presentaron en una lista conjunta bajo la coalición de Junts pel Sí

Asimismo, la entidadad civil Asamblea Nacional de Cataluña, presidida por Jordi Sánchez, pidió este martes a los 72 diputados independentistas salidos del 27-S –62 de Junts pel Sí y 10 de la CUP– que sigan negociando para formar Govern. 

Junqueras se muestra más conciliador

Por su parte, el líder de ERC, Oriol Junqueras, aseguró este martes que no se plantea sustituir a Mas como candidato de Junts pel Sí a la Presidencia de la Generalitat porque su partido es "leal" y cumple sus "compromisos". "Nos parece que lo realmente importante no es que yo sea tal cosa, sino alcanzar la independencia de Cataluña, y el mandato de los ciudadanos no es que el señor Junqueras asuma esta o aquella responsabilidad, sino alcanzar la independencia de Cataluña", declaró Junqueras, que pidió "aprovechar hasta el final" el tiempo que queda para negociar una posible investidura. "Y el plazo termina el domingo", recordó.

La postura del líder de ERC supone un paso atrás con respecto a las declaraciones que realizó en la tarde del lunes, cuando compareció tras la reunión de la ejecutiva de su partido y no descartó aspirar a la Presidencia de la Generalitat. "Estaré encantado de hacer lo que sea al servicio de este país", aseguró Junqueras, que pidió a Junts pel Sí y a la CUP volver a la mesa de negociaciones. "La libertad de la gente, una sociedad más justa, un país más próspero, ¿qué sacrificio no vale la pena para conseguir todo eso?", señaló.

El ya exdiputado de la CUP en el Parlament, Antonio Baños, también intervino este martes tras dimitir el día anterior por su desacuerdo con la decisión del partido anticapitalista de no investir como presidente a Mas. La explicación de Baños fue clara: pese a que Mas no es su candidato predilecto y preferiría a otro, entendía que la oferta de Junts pel Sí era "suficiente". "Era más útil utilizar las herramientas del acuerdo y la declaración del 9 de noviembre que no hacerlo", afirmó el exdiputado.

"Tenía claro que si la decisión mayoritaria, que es legítima y correcta, era no al acuerdo y a la investidura, yo no me sentiría capaz de estar", abundó Baños, que sostuvo que no dimitió antes "porque había la posibilidad de que se aceptara el acuerdo y la investidura".

ERC busca deshacerse de Mas para unas nuevas elecciones y Colau se inclina por seguir como alcaldesa

ERC busca deshacerse de Mas para unas nuevas elecciones y Colau se inclina por seguir como alcaldesa

Más sobre este tema
stats