Iglesia católica

La elección de Gil Tamayo abre un proceso de renovación en la cúpula de la Conferencia Episcopal

La elección de Gil Tamayo abre un proceso de renovación en la cúpula de la Conferencia Episcopal

Carmen Valenzuela

El sacerdote extremeño José María Gil Tamayo será el sucesor de Juan Antonio Martínez Camino en el cargo de la Secretaría General de la Conferencia Episcopal. Se abre así un proceso de renovación en la cúpula eclesiástica española, que culminará en marzo de 2014 con la elección de un nuevo presidente que relevará al actual, el Cardenal Antonio María Rouco Varela.

José María Gil Tamayo, miembro del Opus Dei, ha sido elegido en una primera vuelta con una mayoría de 48 votos frente a 17 obtenidos por el obispo Ginés García Beltrán y 12 logrados por el obispo de Madrid, César Franco. Gil Tamayo se convierte así en el noveno secretario general en la historia de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y ostentará el cargo durante el quinquenio 2013-2018.

El anuncio del nuevo secretario general de la CEE se ha producido en una breve rueda de prensa a la que no han asistido ni Antonio Martínez Camino ni su sucesor, quien comparecerá mañana ante los medios de comunicación.

En cuanto a si José María Gil Tamayo ejercerá, como ya lo hiciera su antecesor, de portavoz de la Conferencia Episcopal es un asunto que todavía no se ha aclarado y que en todo caso será una decisión que dependerá de él y que aclarará en los próximos días. Con todo, el perfil profesional de Gil Tamayo dentro de la Iglesia podría hacer prever que asumirá la función de portavoz, teniendo en cuenta su relación profesional con los medios de comunicación y que ya ostentó el cargo de portavoz del Vaticano en español durante el período comprendido entre la renuncia de Benedicto XVI y la elección de Francisco.

Antonio Martínez Camino ha tenido que renunciar a su cargo momentos antes de que se produjeran las votaciones. Un hecho novedoso en el proceso de elección que responde a cuestiones formales, dado que el plazo de su mandato no había concluido oficialmente.

En su legado, Juan Antonio Martínez Camino deja una política intervencionista de la Iglesia española en los asuntos políticos y un discurso ultraconservador. Así todo, con la sucesión de Juan Antonio Martínez Camino se abre un proceso de renovación en la cúpula de la CEE que culminará en marzo de 2014 con la elección del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal que relevará del cargo al cardenal Antonio Mª Rouco Varela. Una oportunidad para aproximarse a los tímidos gestos de modernización en el discurso católico que el papa Francisco ha iniciado desde que fuera nombrado Pontífice.

El oscuro legado de Martínez Camino en la portavocía de los obispos

El oscuro legado de Martínez Camino en la portavocía de los obispos

Más sobre este tema
stats