22-M: Marchas de la Dignidad

Españoles en el extranjero se apuntan al 22-M

Españoles en el extranjero se apuntan al 22-M

Eduardo, de 37 años, lleva cuatro en Leipzig (Alemania) trabajando como investigador. “La situación en España me ha dificultado la vuelta”, comenta a infoLibre, “para seguir investigando, o me quedo fuera de España, o trabajo de forma precaria”.

Este emigrante cree que la situación es “crítica” económica, política y socialmente. “Es lamentable que mucha gente en España no vea claro que tenemos por gobernantes a un hatajo de delincuentes que son muy patriotas pero tienen sus cuentas en Suiza”. Eduardo cree que las marchas de la dignidad van a ser “una demostración de fuerza”, una forma de “recuperar la soberanía nacional” porque “los patriotas somos nosotros y no los que bajan los sueldos”. Por eso vendrá desde Alemania para apoyar a las columnas de ciudadanos que viajan desde todo el territorio.

No es el único que se ha atrevido a coger un avión para acudir a la manifestación y formar así una "columna exterior". Miguel es economista, tiene un máster y habla tres idiomas. Lleva seis años viviendo en Bruselas (Bélgica) y aunque reconoce que se fue “por elección propia”, asegura que lleva un tiempo intentando volver para trabajar en su país y no puede.

Miguel estará el sábado en Madrid con las marchas de la dignidad para pedir “pan, trabajo y techo”. Cree que “es más importante que nunca recordar lo que está pasando. Visibilizar la indignación”.

Xavier (43 años) tuvo que trasladarse a la ciudad alemana de Bremen por problemas económicos. Sostiene que el 22-M es “la última oportunidad que queda para decir 'basta ya'". Se muestra más valiente con respecto al futuro de la protesta: "Hay que montar una acampada que dure hasta las elecciones europeas", comenta decidido. Es "ahora o nunca. Dentro de unos meses no nos quedará ya nada que defender".

Desde Burdeos (Francia) viajará también hasta la capital Vera. Esta segoviana de 23 años está trabajando como auxiliar de conversación en un instituto con un contrato de becaria que acabará en abril. “Me considero una exiliada más. Cuando acabe mi contrato no voy a volver para no encontrar nada”, explica a este diario. “Aquí [en Francia] es más fácil. Todos mis amigos en España están desesperados”.

Vera asegura que si las protestas de las marchas de la dignidad se alargan en el tiempo volverá otra vez para seguir manifestando su indignación. Cree que hay que “acabar con este Gobierno” y dejar de rescatar a los bancos para pasar a rescatar a las personas sin casa, sin dinero y sin trabajo. “Que los que nos vamos del país sea porque realmente queremos y no porque estamos obligados a ello”, sentencia.

Son sólo algunos miembros de la marea granate –color elegido por ser el mismo que el de los pasaportes en España– que han decidido utilizar su tiempo y su dinero para confluir junto con el resto de columnas en la manifestación del próximo sábado en Madrid.

Paralelamente –según informan a este diario desde la coordinadora estatal del 22-M–, se van a realizar concentraciones de apoyo a las marchas de la dignidad en distintas ciudadesdistintas ciudades europeas y latinoamericanas. Oslo, Bruselas, Belfast, Berlín, Edimburgo, Londres, Múnich, Santiago de Chile, Lima…son algunas de las capitales que, aseguran, “están confirmadas” para apoyar las protestas de Madrid.

Colectivos de toda España salen hacia Madrid contra la “emergencia social”

Colectivos de toda España salen hacia Madrid contra la “emergencia social”

Más sobre este tema
stats