Elecciones 26J

El PP ha conseguido la mayor ventaja sobre el segundo partido de las ocho elecciones sin mayoría absoluta

El PP ha conseguido la mayor ventaja sobre el segundo partido de las ocho elecciones sin mayoría absoluta

Las elecciones del 26J dieron como resultado un escenario bastante diferente al de las demás elecciones democráticas españolas. En la letra pequeña de este resultado no pasa inadvertida una conclusión que podría tener su influencia en la nueva legislatura si los partidos se ponen de acuerdo para investir a un candidato a la Presidencia del Gobierno . Y es que, el pasado domingo, el Partido Popular obtuvo el 26J la mayor diferencia de diputados con respecto a la segunda fuerza política si se obvian los años en los que la fuerza ganadora lo hizo con mayoría absoluta. Concretamente, en las últimas generales, la ventaja del partido conservador respecto al Partido Socialista ha sido de 52 diputados. Los 137 escaños de la candidatura encabezada por Mariano Rajoy, frente a los 85 de la liderada por Pedro Sánchez.

Las convocatorias electorales en las que de las urnas no salió mayoría absoluta fueron las de los años 1977, 1979, 1993, 1996, 2004, 2008, diciembre de 2015 y las del pasado 26J.

En 1977, la diferencia entre la UCD (165 escaños) y el PSOE (118) fue de 47 diputados. Es la misma que se daría dos años después, en 1979, entre la UCD (168) y el PSOE (121). En 1993, el PSOE, la fuerza más votada, obtuvo 18 escaños más que el Partido Popular (159 frente a 141). Y, tres años después, el margen se redujo hasta los 15 escaños: los conservadores obtuvieron 156 asientos en el Congreso de los Diputados frente a los 141 de los socialistas.

El socialista José Luis Rodríguez Zapatero sacó en 2004 al PP 16 escaños de ventaja (164 frente a 148) y, en 2008 redujo de forma ligera esa ventaja hasta los 15. Y, hace seis meses, el Partido Popular de Mariano Rajoy, con 123 escaños, logró distanciarse de la segunda fuerza más votada, el PSOE, en 33 diputados en la Cámara baja

Ahora, tras el 26J, la brecha se ha agrandado hasta las 52 actas. Un resultado que, comparado con el de diciembre, ha dado alas para que el PP se reivindique como la fuerza que debe revalidar otros cuatro años en el palacio de La Moncloa. Una legislatura para la que ven al PSOE como socio prioritario.

Una legislatura complicada

¿Supone esta diferencia que Mariano Rajoy gobierne con mayor comodidad si se mantiene en La Moncloa? Los expertos consultados por infoLibre coinciden en que, si bien la ventaja de diputados (52) obtenidos por Mariano Rajoy es muy significativa, el panorama que dibujaron las urnas el pasado domingo no ofrece, a priori, grandes facilidades para el posible gobierno del PP.

Según el catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco Eduardo Vírgala, los resultados de estas elecciones no dan la ventaja suficiente a Mariano Rajoy para que, si gobierna, pueda aprobar leyes con plena facilidad.

Según explica, las grandes reformas que se llevan a cabo en España son materia de Ley Orgánica. Estasnecesitan de 176 diputados (mayoría absoluta) para ser aprobadas. Viendo el mapa resultante del 26J, parece complicado que el partido conservador obtenga este número de votos a no ser, afirma, que llegue a un acuerdo con el PSOE, opción que de momento, a tenor de las declaraciones de sus máximos dirigentes, no se contempla

El doctor en Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla Fernando Álvarez-Ossorio, coincide con Vírgala en sus apreciaciones. Y subraya que la aprobación de las leyes ordinarias, como por ejemplo los Presupuestos Generales del Estado (PGE), se presentarían como un aspecto más sencillo de resolver para el posible futuro gobierno del PP. En su caso, una mayoría simple bastaría para que la ley en cuestión saliera adelante, por lo que su aprobación se podría resolver incluso con un pacto puntual entre el partido liderado por Rajoy y cualquier otra fuerza política.

El problema para el PP en el escenario anterior es que existiese una oposición de izquierda más o menos cohesionada.

Ambos expertos comparten también sus dudas sobre la duración de una legislatura en estas circunstancias. Así, señalan que si Rajoy consigue gobernar, posiblemente la legislatura sea más corta de lo habitual, pues la necesidad de negociar cada ley a aprobar "debilita" a cualquier gobierno. 

La diferencia entre los posibles pactos de gobierno o los acuerdos puntuales que pudieran producirse a partir de ahora y los que se producían hace algunos años, según indican los expertos, radica en la ruptura del bipartidismo. Según Álvarez-Ossorio, hasta ahora, las mayorías simples eran fáciles de gestionar porque eran "pactos a la clásica", entre la fuerza ganadora de las elecciones y partidos nacionalistas catalanes o vascos. Ahora, explica, la entrada de nuevos partidos de ámbito nacional en el escenario político cambia la forma de entender estos acuerdos. 

De esta manera, Zapatero (de 2004 a 2011) y Aznar (de 1996 al 2000) gobernaron gracias al apoyo de grupos nacionalistas, como por ejemplo el PNV en el caso del conservador. Sin embargo, la acción de gobierno se tornó en un camino complicado a la hora de la aprobación de las leyes. 

¿Sale reforzada la legitimidad de Rajoy?

El Partido Popular ganó el pasado domingo un total de 14 diputados con respecto a las elecciones del 20D. Esta mejora del resultado supuso un refuerzo del liderazgo de Rajoy y un jarro de agua fría para quienes cuestionaban que él fuese el candidato a la investidura. Pese a ello, Ciudadanos sigue pidiendo que dé paso a otro compañero de partido para lanzar a la ciudadanía el mensaje de que el PP está por la regeneración.

Ambos expertos coinciden una vez más en que el resultado de las últimas elecciones ha beneficiado en gran medida a Mariano Rajoy, elevando su legitimidad para gobernar. Por ello, aventuran que el líder conservador se someterá, casi sin ninguna duda, a la investidura cuando sea propuesto por el rey, a diferencia de lo que ocurrió el 20D, cuando rechazó presentarse "por no tener los apoyos suficientes". 

En el supuesto de que Rajoy logre el respaldo del Congreso, sin conseguir que el PSOE se sume a la 'gran coalición', la aritmética parlamentaria nos ubicaría ante una legislatura complicada en la que el PP no podrá realizar reformas obviando el rechazo de la oposición, como ya hizo durante la X Legislatura. Así fueron aprobadas algunas de las leyes más polémicas como la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana (ley mordaza) o la reforma laboral de 2012 fueron aprobadas en solitario por el PP, por el rechazo en bloque de la oposición. 

El PP estudia dejar entrar a Ciudadanos en la Mesa del Congreso si le apoya para presidirlo

El PP estudia dejar entrar a Ciudadanos en la Mesa del Congreso si le apoya para presidirlo

Más sobre este tema
stats