Elecciones 20-D

PP y Podemos se declaran el 'alto el fuego' y centran sus ataques en PSOE y Ciudadanos

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en el debate del lunes.

PP y Podemos fijan sus objetivos tras el debate a cuatro celebrado el pasado lunes. Pese a que durante el encuentro el líder del partido morado, Pablo Iglesias, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, mantuvieron varios rifirrafes dialécticos, la reacción de sus portavoces tras el encuentro centró los ataques en los candidatos de Ciudadanos y el PSOE, Albert Rivera y Pedro Sánchez. Y es que tanto Podemos como el PP entienden que, pese al abismo ideológico que los separa, de cara a las elecciones del 20 de diciembre sus rivales directos son los otros dos partidos.

Uno de los momentos más tensos del debate se produjo cuando Iglesias echó en cara a Santamaría los casos de corrupción que afectan al PP y la relación que mantenían el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el extesorero del PP, Luis Bárcenas. "Luis, sé fuerte", proclamó el líder de Podemos en referencia al mensaje que Rajoy envió a Bárcenas cuando estaba siendo investigado. "Paga, Monedero, paga", respondió enfadada Santamaría, recordando la polémica en la que se vio envuelto el exnúmero tres del partido morado por sus problemas con Hacienda.

No obstante, estas tiranteces no se trasladaron al análisis del debate que hicieron los dirigentes de ambos partidos tras su finalización. El secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, aseguró que el ganador del encuentro fue Iglesias, pero colocó a Sáenz de Santamaría como la segunda y centró –tal y como ya había hecho Iglesias durante el debate– sus ataques en Sánchez, a quien aseguró haber visto "perdido". El propio secretario general tomó el relevo este martes y aseguró que el líder del PSOE lo estaba "hundiendo". Por su parte, fuentes del PP aseguraron que el candidato de Podemos había hecho un buen debate a la hora de dirigirse a sus potenciales votantes, a pesar de que a su juicio la ganadora del debate fue Santamaría.

El alto el fuego entre los dos partidos también se dejó ver hace unos días durante la celebración del día de la Constitución en el Congreso, cuando Rajoy felicitó a Iglesias por la tendencia al alza de Podemos en las encuestas. "Vais muy bien, como nosotros", concedió entonces el presidente del Gobierno al líder de Podemos. Y es que, según fuentes del PP, a los conservadores no les interesa en este momento ser duros con el partido morado porque eso les "radicaliza" ante los ojos de su electorado potencial.

"Al PP ir ahora mismo contra Podemos no le reporta beneficios, porque lo que queremos es conquistar el centro, y al centro no se le conquista con radicalismos", sostienen estas fuentes, que interpretan que "si Errejón dio a Soraya el segundo puesto del debate fue porque el PP no es su rival, sino que ellos están luchando de forma directa con el PSOE y con Ciudadanos". No obstante, estos dirigentes también recalcan que "no hay que sacar de quicio estos gestos" en un contexto de campaña electoral.

Podemos afirma que criticará "a todos"

La dirección de campaña de Podemos, por su parte, admite que el hecho de que Errejón colocase como segunda a Sáenz de Santamaría en el debate responde "a una cuestión de fair play"fair play porque "hizo una buena intervención". "Soraya tenía un papelón, porque ir a defender que el PP tiene que seguir gobernando cuando ni Rajoy se atreve a defender su legado es complicado", explican fuentes de la coordinación de la campaña, que no obstante niegan que Podemos esté centrando sus críticas en PSOE y Ciudadanos y señalan que criticarán "a todos cuando se lo merezcan".

"Hay una parte de los indecisos que están dudando entre el PSOE y Podemos", admite sin embargo este dirigente de la coordinadora de la campaña, que no obstante insiste en que criticar a los socialistas no implica que Podemos vaya a dejar en un segundo plano los reproches al PP. "Siempre hemos dicho lo mismo, no es una estrategia particular de este momento de la campaña", afirman estas fuentes, que hacen referencia a un argumento muy repetido en los últimos días por los dirigentes de Podemos: que para que el PSOE haga políticas de izquierdas, el partido de Iglesias tiene que superarle en las urnas.

En este sentido, estas fuentes tiran de argumentario y afirman que "en esta campaña no se trata tanto de luchar por el votante de centro como de combatir los problemas que tiene la mayoría". "Nosotros confrontamos con el PP desde hace muchos meses porque creemos que tienen un proyecto antagónico al nuestro, y si Pablo [Iglesias] ha criticado a Sánchez es porque estuvo demasiado histriónico con su argumento de la división de la izquierda", sostiene este miembro de la coordinadora de campaña de Podemos.

La dirección del PSOE no se cree las encuestas y acusa a Podemos de manipularlas

La dirección del PSOE no se cree las encuestas y acusa a Podemos de manipular los sondeos del debate

Más sobre este tema
stats