Hacia unas nuevas elecciones

Rajoy limitará los cambios en las listas electorales a los afectados por corrupción y a restablecer equilibrios territoriales

listas electorales del Partido Popular para el 26-J

El próximo 3 de mayo el Boletín Oficial del Estado (BOE)Boletín Oficial del Estado (BOE)publicará la convocatoria de elecciones generales para el 26 de junio. Cuando llegue esa fecha habrán pasado poco más de seis meses desde que los españoles votaron el 20 de diciembre. En la práctica, supone volver a la casilla de salida: nueva campaña, nuevos debates entre los candidatos, presentación –o repetición de la presentación– de los programas electorales y elaboración de listas electorales. Los partidos abogan por pocos cambios bajo el paraguas de la coherencia. Señalan que lo que valía para el 20-D vale ahora también para el 26-J. Pero admiten que va a ser muy difícil mantenerlo todo igual, sobre todo en lo que afecta a las candidaturas.

En el caso del Partido Popular, los escándalos de corrupción, algunas bajas y cuestiones internas de las direcciones regionales y provinciales van a motivar "ajustes", según lo califican en la dirección general de los conservadores. De lo que no hay ni puede haber discusión, subrayan, es del cabeza de lista. Va a ser Mariano Rajoy. E igualmente será el líder del PP la persona que liderará todas las conversaciones para los pactos postelectorales. Y es que en Génova, cuartel general de los conservadores, son muy conscientes de que el escenario después de que los españoles se pronuncien ante las urnas será también "complicado".

Adiós a Soria

La baja más significativa, por lo que supone puertas adentro del PP y por lo relevante de su protagonista es la de José Manuel Soria, exministro de Industria y expresidente de los conservadores canarios. De cara al 20-D Rajoy accedió a que todos los ministros que así lo quisiesen fuesen en listas electorales. Ahora no podrá ser así. Soria presentó su renuncia hace poco más de una semana tras verse salpicado por los papeles de Panamá. Tras una cadena de versiones contradictorias y explicaciones poco convincentes, incluso para el PP y para el Ejecutivo, Soria daba un paso atrás con el argumento de que no había cometido ninguna ilegalidad, pero que no quería seguir perjudicando a su partido.

Su marcha deja vacante el número uno de la lista por Las Palmas

Otro escándalo, que estalló en campaña, deja al PP sin número dos por Segovia. Ahora ya fuera del partido de Rajoy, Pedro Gómez de la Serna integra el Grupo Mixto después de que se conociese que había cobrado comisiones millonarias en el extranjero al haber ejercido de lobby para empresas españolas en Latinoamérica y África.

Vacante en la lista de Segovia

La dirección nacional del PP no logró que Gómez de la Serna se apartara en campaña ni tampoco después, una vez celebradas las elecciones. El diputado se resistía a perder su aforamiento, condición que reúnen los parlamentarios y que supone que sea el Tribunal Supremo el que les juzgue si se ven inmersos en un proceso judicial.

Al diputado por Segovia le pillará la disolución de las Cortes sin haber elegido si opta por la actividad privada o por el escaño. Es lo que tenía en mente trasladarle la Comisión del Estatuto del Diputado tras observar su declaración de actividades.

¿Una oportunidad para Villalobos?

Una de las polémicas a las que se enfrentaron Rajoy y el Comité Electoral Nacional en el momento de elaborar las listas con la vista puesta en el 20-D tuvo que ver con el número uno por Málaga. Las fuentes conocedoras de este proceso apuntan a que Celia Villalobos, vicepresidenta del Congreso de los DiputadosCongreso de los Diputados, se molestó por no haber sido número uno por esta circunscripción. En ese lugar se apostó por José María García Urbano, el alcalde de Estepona.

Con el regidor fuera de juego, las opciones de Villalobos de ascender en la lista son una realidad. Hace unos días García Urbano presentó su renuncia al escaño esgrimiendo que prefería dedicarse al cien por cien a su ayuntamiento.

"Yo seguiré al frente mi partido con ilusión y entusiasmo y defendiendo los intereses de Granada como senador". Así se pronunciaba el senador Sebastián Pérez el día que presentaba su dimisión como teniente alcalde del Ayuntamiento de Granada a la vez que lo hacía el alcalde José Torres Hurtado tras el escándalo del caso Serrallo, una trama de corrupción urbanística.

Los conservadores no han decidido todavía junto al presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, si Pérez va a continuar en la Cámara Baja. Pero no descartan algún cambio.

También polémica fue la lista de León. El 11 de noviembre, el por entonces diputado nacional, presidente de la Comisión de Justicia y secretario ejecutivo del PP en el exterior, Alfredo Prada, emitió un comunicado en el que anunciaba su retirada de la política para reincorporarse al ejercicio de la abogacía.

Movimientos en Castilla y León

Prada había renunciado al ofrecimiento realizado por la dirección nacional del PP para ser candidato por la provincia de León en las elecciones. Más allá de este comunicado, lo cierto es que el dirigente del PP fue uno de los principales damnificados por las listas diseñadas por Mariano Rajoy. Como explicó infoLibre por aquellas fechas, Rajoy decidió que la lista de León la encabezase Eduardo Fernández, que hace cuatro años había ido en el número dos. En esa decisión tuvo especial relevancia las presiones de Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León. Así lo confirmaron fuentes conocedoras de estas negociaciones.

El número dos fue ocupado por Manuel Cobo, leonés y exvicealcade de Madrid. Pero la mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón renunció a recoger su acta pocos días después de las elecciones anunciando, además, su retirada de la política. Se iba, dijo, por motivos personales. Esto implica que Rajoy, junto a Juan Vicente Herrera, tendrán que hacer movimientos en las candidaturas de la región.

La duda de Euskadi

Solucionada la candidatura a la Xunta de Galicia, Mariano Rajoy tendrá que ponerse en breve a pensar en un cabeza de lista para Euskadi, donde habrá elecciones a la vuelta del verano. Hay dirigentes del PP que sostienen que si la dirección nacional está pensando en Alfonso Alonso como candidato, el ministro de Sanidad en funciones y líder de los conservadores del País Vasco podría no ir ya en las listas al Congreso por Álava, dejando su hueco al vicesecretario de Sectorial, también alavés, Javier Maroto.

Reestablecer equilibrios en Madrid y en Valencia

Las fuentes consultadas coinciden en que las listas de Madrid y de las circunscripciones de la Comunidad Valenciana experimentarán algunos "ajustes" derivados de los cambios experimentados en las direcciones regionales en los últimos meses. 

En el caso de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig podría demandar a Génova algunos cambios para "dar impulso" a una formación que en esta comunidad autónoma ha sufrido en las últimas fechas golpes en forma de escándalos de corrupción como la ooperación Taula, que ha salpicado también a la senadora Rita BarberáRita Barberá. Estos cambios afectarían tanto al Congreso como al Senado. 

Los conservadores son conscientes de que todavía pueden encontrarse "sorpresas" por nuevas imputaciones en estos escándalos a medida que avancen las investigaciones y cruzan los dedos para que no les pillen en plena campaña. En todo caso, las fuentes consultadas coinciden en que, en el caso de Barberá, sería bueno que ella misma se apartase para dejar su plaza de senadora por designación autonómica vacante y para no dar munición a la oposición. De momento, la exalcaldesa de Valencia se ha aferrado a su escaño y tiene garantizado el aforamiento más allá de la disolución de las Cámaras porque es miembro de la Diputación Permanente, el órgano del Senado que ejerce las funciones del Pleno en el periodo no ordinario de sesiones.

Cifuentes mide su peso

Tradicionalmente, la lista de Madrid es en la que menos margen de movimiento tiene la dirección regional porque es la encabezada por el líder nacional del partido y suele rodearse de fieles. Así ocurrió en la candidatura que se presentó al 20-D, donde Rajoy apostó por Soraya Sáenz de Santamaría, Isabel García Tejerina y Cristóbal MontoroCristóbal Montoro, entre otros, como compañía. ¿Que provocó esto? El enfado de Esperanza Aguirre, por aquellas fechas presidenta del PP de Madrid, por tener que ubicar a sus fieles en puestos que no eran precisamente de salida. 

Ahora es Cristina Cifuentes quien preside la gestora del PP de Madrid tras la dimisión de Aguirre. En el entorno de Aguirre sospechan que hay "movimientos" para desplazar de la lista a Antonio González Terol, diputado por Madrid y alcalde de Boadilla del Monte. Su inclusión como número 13 en la lista se atribuye a la expresidenta de los conservadores madrileños y no son pocos los que le ven como el posible rival a Cifuentes, un tapado de Aguirre, para el próximo congreso regional.

"También hay secretarios de Estado y otros cargos públicos que no fueron incluidos en las listas el 20-D y ahora, al ver lo difícil que ha estado y estará formar Gobierno, quieren garantizarse una salida", reflexiona un dirigente nacional en conversación con este diario.

Cifuentes anuncia que promoverá una reducción de diputados, listas abiertas y el fin del aforamiento

Cifuentes anuncia que promoverá una reducción de diputados, listas abiertas y el fin del aforamiento

Más sobre este tema
stats