Elecciones 20-D

Refugiados: los grandes olvidados de la campaña

Niños refugiados tras ser interceptados por las autoridades turcas al intentar llegar a Grecia.

Tres meses después de que las imágenes de los refugiados llegando extenuados a las costas de Grecia e Italia sobrecogieran a la comunidad internacional, la crisis humanitaria –agravada ahora por la llegada del invierno– ha pasado a un segundo plano político y mediático. Así ha ocurrido, al menos, en España, donde este tema ha pasado muy de puntillas por la campaña electoral tras la que se decidirá quién ocupa la presidencia del Gobierno a partir de 2016. 

De los cuatro grandes debates electorales que ha habido hasta la fecha, la crisis de los refugiados sólo se abordó en uno de ellos, el que mantuvieron los líderes de Podemos y Ciudadanos el pasado 27 de noviembre (todavía en precampaña) en la Universidad Carlos III de Madrid. "Los españoles también huimos de una guerra y también nos dieron asilo político, eso no es negociable", afirmó Rivera en esa cita, aunque no entró en el "debate" de las cifras. Iglesias, por su parte, propuso que los refugiados puedan pedir asilo en las embajadas europeas.

Aunque los programas electorales –con diferentes interpretaciones y nivel de detalle– recogen propuestas de modificación de las políticas de asilo, así como medidas de actuación ante crisis como la actual, ONG como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) critican la falta de precisión de estas propuestas y denuncian que las personas refugiadas están siendo "las grandes invisibles de esta campaña electoral".

"Pedimos mayor concreción en las propuestas de los partidos políticos para garantizar el derecho de asilo. Ahora, más que nunca es necesario que los responsables políticos den un paso adelante en su compromiso con las personas refugiadas para que España se convierta en una verdadera tierra de asilo", señala a infoLibre Nuria Díaz, coordinadora del área de Incidencia y Participación Social de esta organización.

PP

Las medidas del PP sobre política migratoria y derecho a asilo están centradas en el control y la vigilancia de las fronteras y los retornos forzosos. Así, se comprometen a "seguir impulsando las medidas de retorno de los inmigrantes irregulares" para lo que se ponen como objetivo fomentar una mayor implicación financiera y operativa de la UE pues, a su juicio, "España controla las fronteras exteriores y lucha contra la inmigración irregular en beneficio de todos los países europeos". 

Por otro lado, y de forma genérica, los conservadores defienden el "impulso" a una política de migración y asilo en la UE que aborde "todas las vertientes del fenómeno migratorio". Y citan entre estas vertientes la protección internacional, la lucha contra las redes criminales de tráfico de personas, la migración legal y la cooperación con los países de origen y tránsito. 

PSOE

En su programa electoral, el PSOE se muestra partidario de incrementar el número de acogidos en el marco de la crisis de los refugiados, aunque no da cifras concretas. Hay que tener en cuenta que, a día de hoy, España sólo ha acogido a 12 refugiados tres meses después de comprometerse a aceptar a 17.680. En esta línea, los socialistas apuestan también por elaborar una estrategia de acogida e integración de estos refugiados en coordinación y colaboración con las comunidades autónomas y los ayuntamientos. 

El PSOE defiende también "reforzar" las oficinas de asilo y la presencia en ellas de la representación oficial de ACNUR, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, con el objetivo también de que se eliminen las malas prácticas y de que se corrijan las instrucciones ministeriales que restringen de facto la posibilidad de solicitar asilo. Los datos de oficiales vienen reflejando que, hasta la fecha, la respuesta del Gobierno español ante este problema social ha sido ineficiente. En 2014 España rechazó el 57% de las peticiones de protección internacional. Un porcentaje que se elevaba en 2008 hasta el 95%, según Eurostat.

Por otro lado, los socialistas defienden también derogar la norma que legaliza las denominadas "devoluciones en caliente" en el espacio fronterizo entre Ceuta y Melilla y el territorio de Marruecos. Y también retirar las concertinas de las vallas fronterizas. Esas cuchillas fueron colocadas por el Gobierno socialista en 2005, coincidiendo con un momento de fuerte presión migratoria en la zona. El presidente Rodríguez Zapatero ordenó, sin embargo, su retirada al año siguiente en Melilla a la visita de las lesiones que causaban. En 2013, el PP anunció la inclusión de más concertinas en la parte superior de las vallas de Ceuta y Melilla, lo que generó un fuerte rechazó por parte de la oposición y de ONG.

Ciudadanos 

El partido de Albert Rivera, por su parte, apuesta por promover la creación de un sistema centralizado de asilo para gestionar las solicitudes y la distribución de refugiados entre los Estados miembros con "programas de reasentamiento obligatorio en casos de crisis". Uno de los aspectos clave de esta crisis ha sido precisamente el rechazo de algunos países del este al sistema de cuotas impuesto por la UE. Además, el Reino Unido e Irlanda tienen derechos de participación voluntaria en virtud de los Tratados, lo que significa que sólo participarán si quieren. Dinamarca, por su parte, tiene un derecho de exclusión voluntaria de conformidad con el Tratado, así que tampoco participa en el reparto.

Por otro lado, Ciudadanos apuesta por promover una "estrategia integral" de la UE que incluya cooperación con los países vecinos, así como ayuda financiera específica y asistencia técnica para los países más afectados por el tránsito de flujos migratorios. También propone revisar el mandato de Frontex, la agencia europea de fronteras, para convertirla en una agencia de "salvamente y vigilancia" a la que todos los Estados miembros aporten medios técnicos y financieros. Actualmente Frontex es una agencia de la UE financiada con presupuesto comunitario, pero independiente de la Comisión Europea en su funcionamiento.

Asimismo, Ciudadanos se compromete a realizar "una reforma de Ley de Extranjería" con el objetivo de "evitar las devoluciones en caliente que impidan el derecho al asilo". En el programa de la formación naranja no se hace alusión a las concertinas, si bien Rivera ha dicho en más de una ocasión que "seguramente" quitaría esas cuchillas. 

Podemos 

Podemos asegura que promoverá la adopción de un sistema común de asilo "real y eficaz" en el ámbito europeo que ponga fin a la "falta de homogeneidad" en la protección internacional de los refugiados en los distintos países miembros, así como la creación de una Agencia Europea de Salvamento. En cuestiones meramente internas, el partido de Pablo Iglesias se compromete a recuperar la posibilidad de solicitar asilo diplomático en embajadas y consulados españoles de terceros países, así como instaurar visados humanitarios que sustituyan a los actuales de tránsito para quienes huyen de países en conflicto. 

Propone también la creación de programas de reasentamiento "dignos" y que aseguren una solución "duradera" ante crisis como la actual, así como la aprobación del reglamento de la Ley Asilo, que aunque fue aprobada en 2009 sigue sin desarrollarse. Por otro lado, la formación morada apuesta por revisar el sistema de examen y admisión a trámite de las solicitudes de asilo especialmente en aquellas presentadas por motivos relacionados con el género. Desde 2009 España sólo ha concedido protección internacional a 48 personas que pidieron refugio por sufrir violencia machista, estar en riesgo de sufrir mutilación genital femenina, ser forzadas a casarse de niñas, ser perseguidas por su orientación sexual...

Por otro lado, Podemos se compromete a eliminar las cuchillas y a "poner fin a las vulneraciones de derechos humanos que se producen en la frontera sur" para lo que se compromete a "promover la adopción de un protocolo de actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado" en las vallas de Ceuta y Melilla. 

IU-Unidad Popular

El programa de Unidad Popular, de forma genérica, propone "reconocer el derecho a la libre circulación de las personas entre fronteras y la completa garantía del derecho de refugio y asilo", así como "impedir" el tráfico con seres humanos. Más concreto es el programa de Izquierda Unida, que incluye una amplia batería de propuestas entre las que se encuentran recuperar la posibilidad de solicitar asilo diplomático en embajadas y consulados españoles, ampliar el sistema de protección social para los refugiados acogidos en España, elaborar discursos a favor de la convivencia... 

Asimismo, ante momentos de crisis como el actual, la formación de izquierdas contempla suprimir la exigencia del visado de tránsito para las personas originarias de países en conflicto para que el acceso a España tenga lugar a través de vías más seguras como son los aeropuertos o activar los dispositivos de protección necesarios en casos de crisis humanitarias. 

IU apuesta también por establecer medidas que garanticen el respeto a los derechos humanos en el control de fronteras "evitando la violencia y retirando dispositivos que ponen en peligro la vida de las personas migrantes y refugiadas como las concertinas". Asimismo, se compromete a garantizar el cese de las "devoluciones ilegales de personas" que llegan a las fronteras españolas, así como a asegurar el respeto al principio de no devolución a países donde su vida corra peligro. 

UPyD 

Por su parte, UPyD defiende la creación de un mecanismo permanente de reubicación que se active en situaciones de emergencia como la actual, así como de corredores humanitarios que garanticen el acceso a los refugiados a países seguros. También apuesta por entablar relaciones de cooperación sólo con terceros países que respeten los derechos de las personas solicitantes de asilo, refugiados o inmigrantes. Sobre la política de reasentamiento, la formación magenta promete la elaboración de protocolos de buenas prácticas para la integración de los refugiados, así como poner en marcha medidas para facilitar la reunificación familiar. 

Por otro lado, UPyD no hace referencia en su programa ni a las llamadas devoluciones en caliente ni a las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla. No obstante, en una comparecencia en el Congreso en septiembre de 2014 la exlíder de la formación Rosa Díez, se mostró muy crítica con las cuchillas, que calificó de "instrumento de tortura" que "avergüenza a cualquier demócrata". 

La llegada de refugiados impulsará el PIB de Alemania, según Ministerio de Economía

La llegada de refugiados impulsará el PIB de Alemania, según Ministerio de Economía

Más sobre este tema
stats