Barómetro del CIS

El resultado en las 26 provincias más pequeñas: PP 48, PSOE 27, C's 17 y Podemos 5

La campaña arranca con un 25% más de indecisos que en 2011

Las provincias pequeñas han dejado de ser coto privado de dos partidos, pero el bipartidismo seguirá acaparando el 77% de los escaños, si se cumple el barómetro preelectoral del CIS hecho público este jueves. Podemos y, especialmente, Ciudadanos conseguirían un buen puñado de diputados en las circunscripciones que reparten cinco o menos escaños, unos territorios hasta ahora copados por PP y PSOE.

En total, entre las 26 provincias menos pobladas y que escogen cinco o menos escaños se reparten un total de 102 de los 350 diputados del Congreso (el 29,1% del total). Según la proyección del CIS, el PP obtendría en estas provincias entre 47 y 49 diputados, el PSOE entre 25 y 28, Ciudadanos 16 o 17 y Podemos alcanzaría cinco.

El PP y el PSOE ni siquiera conseguirían representación en todas las pequeñas circunscripciones: los conservadores perderían su escaño por Lleida, donde tampoco entraría el PSC pero sí Ciudadanos. Los socialistas, además, no revalidarían sus diputados por Álava –donde les sustituye Podemos–, Soria –Ciudadanos y el PP monopolizan los dos únicos escaños de la circunscripción más pequeña de España–, ni Ávila –de nuevo los de Albert Rivera les superan–. En Segovia tampoco tendrían asegurada su representación, ya que la entrada de Ciudadanos hace que el PSOE tenga que disputar al PP uno de los dos escaños que proyecta el barómetro para los conservadores.

La formación de Rivera es la que sale claramente más beneficiada de esta situación, ya que los datos del CIS estiman que conseguiría representación en 16 de las 26 circunscripciones más pequeñas y estaría pugnando con el PSOE por hacerse con un escaño, el decimoséptimo, en Jaén.

Los resultados de Podemos, por el contrario, son más modestos y sólo le permitirían tener actas en cinco de estos territorios: Navarra, Álava, Lugo, Ourense –estas dos últimas integrado en la coalición En Marea– y Castellón –donde concurre aliado con Compromís–. Es decir, en 21 de las circunscripciones más pequeñas Podemos quedaría fuera del reparto de diputados.

La influencia de la ley electoral

La distancia entre el número de diputados que obtendrían en estas circunscripciones los dos partidos emergentes no se corresponde con su diferencia en cuanto a porcentaje de apoyo electoral. La explicación a este fenómeno hay que buscarla –además, obviamente, de en la menor cantidad de votos de Podemos con respecto a Ciudadanos– en la ley electoral, que otorga escasa proporcionalidad a las provincias pequeñas (las que eligen cinco o menos diputados). 

Los expertos calculan que el gran salto en número de diputados se produce en la horquilla que va del 17% de los votos al 20%, ya que quedar por debajo de la primera cifra sólo permite obtener representación en las circunscripciones más pobladas y algunas de las medianas, mientras rondar o sobrepasar la segunda implica entrar en todas o casi todas ellas. El propio barómetro refleja claramente esta diferencia: según sus datos, Ciudadanos obtendría representación en 39 de las 50 provincias con un 19% de los votos, mientras Podemos sólo sacaría diputados en 26 de ellas con un 15,6% de los sufragios.

La ley electoral es la gran barrera para que Podemos y Ciudadanos conviertan sus votos en escaños

La ley electoral es la gran barrera para que Podemos y Ciudadanos conviertan sus votos en escaños

Más sobre este tema
stats