Sánchez deja en manos de las comunidades las restricciones e insiste en que "tienen las competencias" para contener ómicron

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la Conferencia de Presidentes.

De todas las medidas restrictivas que pusieron sobre la mesa los presidentes autonómicos en la conferencia de este miércoles, el Gobierno solo hace suya la vuelta a la obligatoriedad de las mascarillas en exteriores, pedida explícitamente por varias comunidades y que entrará en vigor el 24 de diciembre tras ser aprobada en Consejo de Ministros extraordinario este jueves vía real decreto. 

De otras propuestas como los toques de queda, las limitaciones de aforo en interiores o las prohibiciones de eventos masivos como cabalgatas o cotillones, que fueron impulsadas en otros momentos de la pandemia por el Ejecutivo central, Moncloa ahora no quiere ni oír hablar. En rueda de prensa en el Senado y a preguntas de los periodistas, Pedro Sánchez aseguró “comprender el temor de los ciudadanos” pero insistió en que “la situación de estas navidades es diferente a la del año pasado y, por ello, no vamos a adoptar las mismas medidas”. En varios momentos de su comparecencia el presidente dejó claro que esta vez la iniciativa de las restricciones les corresponde a los territorios, en una clara intención de esquivar esta vez el desgaste político al que se ha visto sometido en otras ocasiones por impulsar medidas impopulares en un momento, además, de clara fatiga pandémica entre la ciudadanía. 

Por eso, cuestionado específicamente por peticiones de autonomías como Euskadi o Catalunya, que plantearon el cierre del ocio nocturno, o Galicia, que trasladó la posibilidad de cancelar fiestas de fin de año y cabalgatas de Reyes, Sánchez fue muy claro en su mensaje político: “Cada territorio tiene su particularidad y, por ello, las comunidades tienen competencias para aplicar medidas en función de cada caso”, aseguró el presidente antes de añadir que, en el caso de los interiores, “la limitación de aforos podrá establecerlo cada comunidad autónoma”. Es decir, el Gobierno no se opone a las restricciones siempre y cuando sean los gobiernos autonómicos quienes asuman la responsabilidad de adoptarlas en base a sus propias competencias.

Sánchez reconoció que durante la conferencia de presidentes, celebrada de manera telemática pero con los representantes del Ejecutivo central reunidos en el Senado, se trató “el tema de las cabalgatas”. Subrayando siempre que la decisión final sobre la celebración de esos eventos dependerá de cada territorio, el presidente llegó a apoyar que “con el uso de mascarilla y con la vacunación, nuestros niños se merecen tener unas cabalgatas este año”. 

Las Comunidades piden restricciones

El presidente abrió la conferencia con una intervención en la que, más allá de las mascarillas, trasladó un paquete de medidas destinadas a contener la sexta ola de la pandemia en España, ninguna de carácter restrictivo. Sánchez anunció, por ejemplo, que se impone un nuevo calendario de la tercera dosis con el objetivo de acelerar el proceso de vacunación. La idea es que los diferentes grupos de edad vayan inmunizándose con esa tercera dosis hasta alcanzar el hito de que el 80% de los mayores de 40 años la reciban antes de la primera semana de marzo y que el 70% de los niños tengan la pauta completa antes de la semana del 19 de abril. Entre otras cosas, el Gobierno también anunció un plan para “aumentar el número de profesionales sanitarios disponibles y mejorar sus condiciones laborales”, con una dotación de 292 millones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, la mayor parte transferidos a las Comunidades. 

Para muchas autonomías, esas medidas resultan insuficientes. El lehendakari, Iñigo Urkullu, defendió durante la reunión que el horario máximo de cierre para la hostelería se fije en la 1 de la madrugada, limitar aforos al 60%, limitar aforos en eventos sociales, culturales o deportivos, limitar a un máximo de 10 personas por mesa, prohibir el consumo de pie en bares y restaurantes, limitar la práctica deportiva a 10 personas y el horario de cenas en restaurantes hasta las 23.30. También planteó la recomendación de que comidas y cenas navideñas cuenten con un máximo 10 personas y 2 unidades familiares. 

Por su parte, el president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, fue directo en su intervención al exigir “medidas mucho más allá de las anunciadas por el presidente” y al alertar de que “el efecto de la tercera dosis tardará demasiado tiempo en ser efectivo y, entretanto, nos encontraremos con un impacto que puede bloquear y colapsar el sistema sanitario”. Según fuentes presentes en la reunión, Aragonés fue uno de los presidentes más contundentes al exponer la situación de su territorio: “En Cataluña estamos rozando los 40.000 contagios semanales, pensamos que en enero podemos llegar a los 25.000 diarios o 50.000 en febrero si no tomamos medidas. La tercera dosis no puede ser la única vía para combatir esta ola”, planteó. 

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, remarcó la necesidad de impulsar “una ley de pandemias” en consonancia con lo que viene reclamando desde hace meses el líder del PP, Pablo Casado. En realidad, fueron muchos los representantes autonómicos que alegaron “falta de seguridad jurídica” a la hora de adoptar decisiones que luego podrían ser tumbadas por los tribunales. Por ello, reclamaron al Ejecutivo central un marco jurídico que otorgue las suficientes garantías para implementar las órdenes que querrían llevar a cabo y que, ahora, prefieren que el Ejecutivo central impulse. 

En el caso de Feijóo, planteó además un temor ante las fiestas de fin de año y las cabalgatas de Reyes Magos: “¿Es razonable tener fiestas de fin de año en nuestro país? Tengo mis dudas. Y las cabalgatas, ¿son razonables? ¿Dónde van niños que aún no estén vacunados?”, razonó. Pedro Sánchez recordó que en el Consejo Interterritorial de Salud, que se reúne semanalmente y que cuenta con representación de todas las autonomías “se pueden seguir estudiando las diferentes propuestas de las comunidades”. 

Cinco comunidades pedirán a Sánchez en la Conferencia que vuelvan las mascarillas en exteriores

Cinco comunidades pedirán a Sánchez en la Conferencia que vuelvan las mascarillas en exteriores

Más sobre este tema
stats