Balance político de 2018

Sánchez hace una llamada a la "estabilidad" frente al "desorden que propugna la oposición"

Pedro Sánchez en la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros de 2018.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se estrenó este viernes en la tradicional rueda de prensa de balance del Ejecutivo al término del año. Lleva en la Moncloa casi siete meses, desde que ganó la moción de censura que presentó contra Mariano Rajoy.

En su repaso a los últimos meses, el jefe del Ejecutivo hizo un resumen de las principales medidas adoptadas centrándose en la "regeneración", la "modernización de la economía" y la "redistribución del crecimiento". Y fue muy crítico con el Partido Popular y con Ciudadanos.

A ojos del presidente del Gobierno, el triunfo de la moción de censura "representó un ejemplo de salud democrática". España, dijo, "necesita estabilidad y no el desorden que propugnan algunos". "La oposición, me refiero", concretó después su acusación.

"En 2018 hemos demostrado que otra España es posible y en 2019 se consolidará ese cambio", añadió.

Los que "quieren vivir de la crisis" catalana

La situación en Cataluña fue uno de los temas que dominó en las preguntas de los informadores posteriores a la intervención de Sánchez. El presidente defendió que mientras que el Ejecutivo quiere "solucionar esta crisis", "hay otros que quieren vivir de la crisis".

 

"La Constitución no es patrimonio de ninguna ideología, de ningún partido político. Es de todos los hombres y mujeres que formamos España", había dicho al arranque de su intervención.

Una semana después de reunirse con el president Quim Torra en Cataluña, Sánchez insistió en que dentro de la Carta Magna y el Estatuto de autonomía se puede "hablar de todo". Fuera, dijo, "de nada". Porque fuera de la Constitución sólo hay "monólogos". Y en esa categoría de "monólogo" encuadró Sánchez el documento con 21 peticiones que le entregó Torra la semana pasada cuando ambos políticos se reunieron en Barcelona.

No es la primera vez que lo dice. Pero el presidente quiso insistir en que "no va a haber una solución política en Cataluña hasta que haya un gran acuerdo que trascienda los bloques".

Sobre la inminencia de la apertura del juicio oral no se movió del "respeto" a las decisiones de los tribunales. "El carril de la Justicia, por un lado. Y el de la política, por otro", resumió.

"Ciudadanos abraza la tesis de la ultraderecha"

Sánchez no quiso pronunciarse sobre la entrada de Vox en el Parlamento andaluz. "Respetamos los votos de todas y cada una de las fuerzas políticas". Pero no desaprovechó la oportunidad de recordar a los partidos que "ha llegado el momento" de que decidan "de qué lado están" y de señalar que, a su entender, Ciudadanos está abrazando "las tesis de la ultraderecha"

"Es su responsabilidad. Es su decisión y espero que los españoles tomen nota", dijo sobre la actuación del partido de Albert Rivera en Andalucía.

Lo que sí hizo fue advertir de que actuará si PP, Cs y Vox "ponen en cuestión la seguridad de las mujeres" en Andalucía. Una alusión a una de las propuestas más polémicas del partido ultraderechista liderado por Santiago Abascal: la derogación de la Ley de Violencia de Género.

Un objetivo: agotar legislatura

Sobre la posibilidad de un adelanto electoral para el nuevo año, el jefe del Ejecutivo defendió que no ha variado su intención de "agotar la legislatura". Vinculado a ello, destacó que "el Gobierno va a trabajar por la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado".

El jueves, la mayoría absoluta del PP en el Senado tumbó la senda de déficit, paso previo para la presentación de las cuentas públicas. 

Sin fecha sobre la exhumación de Franco

Un día después de que se conociera un informe de la Delegación del Gobierno en Madrid que desaconseja que los restos sean depositados en la catedral de la La Almudena, el presidente evitó poner fecha para la exhumación: "Si hemos esperado 40 años, esperar unos meses más no es problema para este Gobierno".

"Es un proceso garantista. La familia va a poder plantear sus enmiendas", subrayó.

La "involución" del PP

No es ningún secreto que las relaciones entre Sánchez y Pablo Casado, presidente del Partido Popular, no son nada buenas. De hecho, ambos no se reúnen desde la primera toma de contacto que mantuvieron cuando Casado accedió a la presidencia de su formación el pasado verano. Dice el jefe del Ejecutivo que de Casado lo único que recibe son calificativos de "presidente ilegítimo y golpista". "Una suerte de involución en la renovación del liderazgo del PP", resumió.

Sánchez: "Viendo lo que se ve de la derecha, cualquier derecha pasada fue mejor"

Sánchez: "Viendo lo que se ve de la derecha, cualquier derecha pasada fue mejor"

Más sobre este tema
stats