Primarias del PSOE

Susana Díaz aterriza en Cataluña con el respaldo de la vieja guardia del PSC

La presidenta andaluza, Susana Díaz, atiende a los medios durante su visita hoy a la sede de los socialistas catalanes en Barcelona.

Beatriz Pérez | Barcelona

Susana Díaz aterrizó este jueves en Cataluña por primera vez que desde que el 26 de marzo oficializara su candidatura a las primarias que el PSOE celebrará el 21 de mayo para elegir a su próximo secretario general, cargo al que también aspiran Patxi López y Pedro Sánchez. La presidenta andaluza se reunió en Barcelona con el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, y con más de 200 militantes del PSC que le apoyan. Regresará el día 26 de abril para hacer un gran acto público del que todavía se están cerrando detalles.

Aunque los de este jueves fueron actos de carácter privado, Díaz hizo declaraciones a la prensa. Se comprometió a trabajar de la mano del PSC para ser “muy activa en dar una solución” al encaje de Cataluña en el resto de España. Sus palabras en calidad de aspirante a las primarias contrastan con el duro tono de anteriores discursos.

“El PSOE y el PSC, cuando sea secretaria general, si tengo la confianza de mi partido, formaremos parte muy activa de la solución” con diálogo, negociación y pacto, apuntó Díaz, quien además consideró que el paso más “inmediato” para mejorar el encaje de Cataluña debe ser constituir una comisión en el Congreso de los Diputados que aborde el debate territorial y la reforma de la Constitución.

Seré la próxima líder

Susana Díaz se ve ganadora. Este jueves en Barcelona mostró su absoluto “convencimiento” de que será la próxima líder del PSOE tras las primarias, y dijo que desde la Secretaría General trabajará codo con codo con el PSC para favorecer el entendimiento y el diálogo, en un momento en que el Govern catalán tiene previsto convocar un referéndum que se celebre como muy tarde en septiembre.

Preguntada por la defensa del PSC de una financiación autonómica basada en la ordinalidad, respondió que no va a tener “problemas en la defensa de la financiación” con los socialistas catalanes porque ambos quieren que en todos los territorios de España se garanticen unos servicios públicos de calidad.

“Yo pido el voto de la esperanza y la ilusión, no del rencor, sino el de pasar página y poner rumbo al presente y al futuro que necesitamos”, agregó Díaz, que agradeció el apoyo que recibe a diario en todos los territorios de España.

En busca de votos

La andaluza visitó Cataluña en busca de los votos que le garanticen ganar las primarias, consciente como es de que sus apoyos en esta comunidad autónoma son muy mejorables. Díaz llegó, además, con el incendio provocado por las grabaciones a su hombre de confianza en el Congreso de los Diputados aún sin apagar: como reveló El Mundo, Miguel Ángel Heredia se mostró en noviembre partidario de "disolver el PSC" durante un acto con simpatizantes de Juventudes Socialistas. Colaboradores de Díaz reconocían estos días que no era "la mejor carta de presentación". Ya en la campaña de las generales de junio del 2016, la andaluza no pisó territorio catalán. En los meses anteriores, por ejemplo, fueron muy criticadas sus palabras contra Podemos y los “privilegios” de Ada Colau. Los periódicos catalanes destacaron la imagen “españolista” de sus discursos.

“Que tenga claro [Pablo Iglesias] que los votos de los andaluces no les van a servir para pagar los privilegios de Ada Colau ni los desvaríos de los independentistas con los que él está comprometido”, llegó a afirmar la presidenta de la Junta de Andalucía. Fueron palabras que causaron malestar también en el seno del PSC, con Iceta al frente, al considerar que no era el momento de echar más leña al fuego de la delicada situación política catalana.

En todo caso, Susana Díaz sabe que también tiene que hacer campaña en Cataluña, que no se puede permitir dar la espalda a la mitancia catalana. Andalucía es la federación socialista más potente y la única que supera la barrera de los 40.000 afiliados –el resto de territorios ni siquiera llegan a los 20.000–, pero Cataluña está también entre los lugares con mayor número de militantes socialistas –14.322 de los aproximadamente 182.000 que hay en toda España–. La presidenta de la Junta sabe que los sanchistas le sacan ventaja entre los militantes del PSC y que confían en recuperar parte de la desventaja que previsiblemente tendrán en Andalucía en tierras catalanas. Y quiere evitar sorpresas.

El Baix Llobregat, con Díaz

Pedro Sánchez es, en principio, el candidato que cuenta con el mayor número de votos catalanes. Con él están, entre otros, Núria Parlon (alcaldesa de Santa Coloma, la aspirante a dirigir el PSC a quien Iceta venció en octubre), Carles Martí (exsenador y exlíder del PSC en Barcelona), Carles Ruiz  (alcalde de Viladecans) y la federación de Barcelona, entre otros. Fuentes de la dirección del PSC señalan que, por mucho que el primer secretario, Miquel Iceta, mantenga una posición oficial de neutralidad, la creencia más extendida en la organización es que Sánchez ganará en Cataluña con cierta facilidad.

Sin embargo, la federación del Baix Llobregat (comarca de la provincia de Barcelona), el gran bastión socialista de Cataluña, está con Díaz. Antonio Balmón, alcalde de Cornellà de Llobregat desde hace 13 años, es uno de los pocos dirigentes de los socialistas catalanes que apoya sin tapujos a la andaluza. De hecho, intervino en la presentación de la candidatura de la presidenta de la Junta, en el multitudinario acto celebrado en Ifema, donde protagonizó una intervención que apeló a la unidad del PSOE y el PSC y donde alabó a la andaluza: "Estoy convencido de que contigo podemos abrir un nuevo horizonte", le dijo. Otro de los hombres de Díaz en Cataluña es Joaquín Fernández, secretario de organización del Baix Llobregat, que coordina su campaña.

“El foco del susanismo en Cataluña ahora mismo es el viejo PSC:susanismo Carme Chacón, Antoni Poveda [alcalde de Sant Joan Despí], Balmón… Vamos, el PSOE de toda la vida, la vieja guardia socialista que siempre ha estado de parte de la oficialidad más antigua”, afirma un miembro de la ejecutiva socialista de Barcelona y afín a Sánchez que opta por el anonimato. Esta fuente recalca que el Baix Llobregat mantiene la estructura más clásica del PSOE: “Presentan a Susana como la tranquilidad, como el pragmatismo, y tachan de asambleario y rojo a Sánchez”, se queja. “Y con que saque un 20% de los votos en Cataluña, [Susana Díaz] ganará las primarias”, pronostica.

Por su parte, el exlehendakari Patxi López cuenta con los apoyos de Núria Marin (alcaldesa de L’Hospitalet y número 2 de Iceta), José Luis Hernández, la diputada Assumpta Escarp, Joan Francesc Marco y David Donaitre, así como con el de algún que otro indeciso al que no convencen ni Díaz ni Sánchez. En todo caso, López es, en Cataluña, el candidato que menos apoyos tiene, y la pugna en este territorio parece estar limitada a los otros dos, como sucede en la mayoría de territorios: tanto en el equipo de la presidenta andaluza como en el del ex secretario general están convencidos de que López no tiene opciones de superar a ninguno de ellos.

¿E Iceta? “Miquel se pondrá de perfil –asegura esta fuente–. Pero su voto será o por Pedro Sánchez o por Patxi López. Y, aunque admite que Susana Díaz parte ahora mismo en desventaja con respecto a Sánchez (tanto este como López llevan más tiempo que Díaz en campaña y esta, a su vez, ha estado mucho tiempo sin pisar Cataluña), “no hay que fiarse de la capacidad de inducción sobre el voto cautivo delBaix Llobregat”.

“Más que convencer, presionarán. El voto de las bases… ya lo veremos”, continúa.

Una diferencia de modelo

Susana Díaz y Pedro Sánchez representan modelos diferentes en el PSOE, a juicio de las fuentes consultadas entre los socialistas catalanes. “Díaz es la continuidad del viejo PSOE, el pasado. Sus métodos de trabajo y discusión son los de siempre. Fueron buenos en una época, pero ya no dan solución a los problemas de la gente”, afirman fuentes de la ejecutiva socialista de Barcelona. “Pedro Sánchez avanza en otro sentido. Parte de la idea de que no se puede hacer lo de siempre y de que hay que repensar la idea de la socialdemocracia. Es una especie de 15-M interno, ha generado un movimiento y ha puesto de los nervios a muchos”, añaden.

En todo caso, las fuentes internas del PSC reconocen que una hipotética victoria de Díaz en las primarias del 21 de mayo agravaría la crisis del PSC. Opinan también que, aun sin Pedro Sánchez, “tarde o temprano” acabaría habiendo un movimiento interno en el PSOE. “Esto hubiera estallado. El cuestionamiento de las inercias del pasado está ahí”, afirman. Y auguran que, pase lo que pase, “todo quedará muy maltrecho”. Eso sí, la crisis entre el PSOE y el PSC –que estalló tras votar los diputados catalanes en el Congreso en contra de la investidura de Rajoy, desoyendo así la orden del Comité Federal socialista– parece ser cosa del pasado, especialmente tras la firma del acuerdo entre Ferraz y el PSC. “Iceta ha dado garantías de continuidad”, concluyen.

El PSOE andaluz defiende la "capacidad de trabajo inmensa y sobrehumana" de Díaz

El PSOE andaluz defiende la "capacidad de trabajo inmensa y sobrehumana" de Díaz

Más sobre este tema
stats