X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones

El cuento de todos

Los diablos azules

La abuela

16/09/2016 - 06:00 Santiago Roncagliolo | Juan José Millás | Cristina Fernández Cubas
"Mi abuela había escogido ella misma un cementerio carísimo, para no pasarse la eternidad rodeada de muertos de hambre y gente sin apellidos". Así comienza este relato: con una muerte, pero a medias. Aunque el cuerpo de la abuela repose bajo tierra, todavía le quedan muchas cosas por decir. Cristina Fernández Cubas continúa el relato iniciado por Santiago Roncagliolo y Juan José Millás.
Los diablos azules

La abuela

09/09/2016 - 06:00 Santiago Roncagliolo | Juan José Millás
"Mi abuela había escogido ella misma un cementerio carísimo, para no pasarse la eternidad rodeada de muertos de hambre y gente sin apellidos". Así comienza este relato: con una muerte, pero a medias. Aunque el cuerpo de la abuela repose bajo tierra, todavía le quedan muchas cosas por decir. Juan José Millás se encarga de continuar esta historia que comenzó Santiago Roncagliolo.
Los diablos azules

La abuela

02/09/2016 - 06:00 Santiago Roncagliolo
"Mi abuela había escogido ella misma un cementerio carísimo, para no pasarse la eternidad rodeada de muertos de hambre y gente sin apellidos". Así comienza este relato: con una muerte, pero a medias. Aunque el cuerpo de la abuela repose bajo tierra, todavía le quedan muchas cosas por decir. Juan José Millás se encargará de continuar la historia en el próximo número de Los diablos azules.
Los diablos azules

La selva un poquito

29/07/2016 - 06:00 Rafael Espejo | Andrés Navarro
"Detrás de la cerca de madera vive un viejo que apenas sale, pero el resto del barrio siempre se queda vacío por estas fechas, así que de momento no tenemos que preocuparnos por los vecinos. No negaré que a menudo he fantaseado con algo así. Lo que necesitamos es un poco de calma. Una temporada tranquila, sin hombres cerca". Rafael Espejo y Andrés Navarro cierran un relato a cuatro manos que pone fin a la temporada de Los diablos azules.
Los diablos azules

La selva un poquito

22/07/2016 - 06:00 Rafael Espejo | Andrés Navarro
"Detrás de la cerca de madera vive un viejo que apenas sale, pero el resto del barrio siempre se queda vacío por estas fechas, así que de momento no tenemos que preocuparnos por los vecinos. No negaré que a menudo he fantaseado con algo así. Lo que necesitamos es un poco de calma. Una temporada tranquila, sin hombres cerca". Rafael Espejo y Andrés Navarro componen un relato a cuatro manos que pondrá fin a la temporada de Los diablos azules.
Los diablos azules

El viejo que escribe

08/07/2016 - 06:00 José María Merino | Jesús Ortega | Manuel Vilas | Lola López Mondéjar
Tardó casi una semana en descubrir a aquel viejo. Se encontraba sentado ante la mesa más cercana a la gran cristalera, con un vaso de líquido ambarino a su lado, y que parecía muy afanado en pulsar el teclado de un ordenador portátil. En los días sucesivos pudo comprobar que el viejo estaba siempre allí, atareado frente a su ordenador y con el vaso al lado, por la mañana y por la tarde, e incluso por la noche. Lola López Mondéjar cierra este relato colectivo.
Los diablos azules

El viejo que escribe

01/07/2016 - 06:00 José María Merino | Jesús Ortega | Manuel Vilas
    Tardó casi una semana en descubrir a aquel viejo. Se encontraba sentado ante la mesa más cercana a la gran cristalera, con un vaso de líquido ambarino a su lado, y que parecía muy afanado en pulsar el teclado de un ordenador portátil. En los días sucesivos pudo comprobar que el viejo estaba siempre allí, atareado frente a su ordenador y con el vaso al lado, por la mañana y por la tarde, e incluso por la noche. Manuel Vilas continúa el relato colectivo. 
Los diablos azules

El viejo que escribe

24/06/2016 - 06:00 José María Merino / Jesús Ortega
Tardó casi una semana en descubrir a aquel viejo. Se encontraba sentado ante la mesa más cercana a la gran cristalera, con un vaso de líquido ambarino a su lado, y que parecía muy afanado en pulsar el teclado de un ordenador portátil. En los días sucesivos pudo comprobar que el viejo estaba siempre allí, atareado frente a su ordenador y con el vaso al lado, por la mañana y por la tarde, e incluso por la noche. Jesús Ortega continúa el relato que inició José María Merino.
Los diablos azules

El viejo que escribe

17/06/2016 - 06:00 José María Merino
Tardó casi una semana en descubrir a aquel viejo. Se encontraba sentado ante la mesa más cercana a la gran cristalera, con un vaso de líquido ambarino a su lado, y que parecía muy afanado en pulsar el teclado de un ordenador portátil. En los días sucesivos pudo comprobar que el viejo estaba siempre allí, atareado frente a su ordenador y con el vaso al lado, por la mañana y por la tarde, e incluso por la noche. José María Merino inicia un nuevo relato colectivo que continuará Jesús Ortega y publicará tintaLibre.
Los diablos azules

Llegar a cualquier parte

10/06/2016 - 06:00 Eduardo Mendicutti / Beatriz Rodríguez / Juan José Téllez
Se dará una vuelta por preferente. Aunque la clase preferente en estos trenes de largo recorrido, pero de medio pelo, ya no es lo que era. Antes, si alguien de preferente picaba, había bastantes posibilidades de que el asunto terminara bien. De todos modos, conviene echar un vistazo. Cuando se está con el agua al cuello, no se pueden descartar oportunidades. Eduardo Mendicutti cierra el relato que inició y que completaron Juan José Téllez y Beatriz Rodríguez. La revista tintaLibre lo publicará en su número de julio. 
Los diablos azules

Llegar a cualquier parte

03/06/2016 - 06:00 Eduardo Mendicutti / Beatriz Rodríguez / Juan José Téllez
Se dará una vuelta por preferente. Aunque la clase preferente en estos trenes de largo recorrido, pero de medio pelo, ya no es lo que era. Antes, si alguien de preferente picaba, había bastantes posibilidades de que el asunto terminara bien. De todos modos, conviene echar un vistazo. Cuando se está con el agua al cuello, no se pueden descartar oportunidades. Juan José Téllez continúa el relato colectivo iniciado por Eduardo Mendicutti (encargado de cerrarlo la próxima semana) y Beatriz Rodríguez. 
Los diablos azules

Llegar a cualquier parte

27/05/2016 - 06:00 Eduardo Mendicutti / Beatriz Rodríguez
Se dará una vuelta por preferente. Aunque la clase preferente en estos trenes de largo recorrido, pero de medio pelo, ya no es lo que era. Antes, si alguien de preferente picaba, había bastantes posibilidades de que el asunto terminara bien. De todos modos, conviene echar un vistazo. Cuando se está con el agua al cuello, no se pueden descartar oportunidades. Beatriz Rodríguez sigue con el relato colectivo iniciado por Eduardo Mendicutti que continuará Juan José Tellez.
Los diablos azules

La forastera

12/02/2016 - 06:00 Felipe Benítez Reyes/ Marta Sanz/ Rafael Reig
Todo el mundo da por hecho que la Japonesita llegó aquí en un carguero de bandera boliviana, por la época en que los ingleses montaron la refinería de aceites vegetales y el hacendado Berrocal se dedicó a la cría de caballos de presumir para venderlos a los dandis criollos. Nada de la Japonesita es lo que parece. Nació en una isla del Caribe, pero tiene rasgos de todos lados. Poco a poco un telegrafista va desvelando todos los misterios de esta enigmática mujer.
Los diablos azules

La forastera

05/02/2016 - 06:00 Felipe Benítez Reyes/ Marta Sanz
Todo el mundo da por hecho que la Japonesita llegó aquí en un carguero de bandera boliviana, por la época en que los ingleses montaron la refinería de aceites vegetales y el hacendado Berrocal se dedicó a la cría de caballos de presumir para venderlos a los dandis criollos. Nada de la Japonesita es lo que parece. Nació en una isla del Caribe, pero tiene rasgos de todos lados. Poco a poco un telegrafista va desvelando todos los misterios de esta enigmática mujer.
Los diablos azules

La forastera

27/01/2016 - 06:00 Felipe Benítez Reyes
Todo el mundo da por hecho que la Japonesita llegó aquí en un carguero de bandera boliviana, por la época en que los ingleses montaron la refinería de aceites vegetales y el hacendado Berrocal se dedicó a la cría de caballos de presumir para venderlos a los dandis criollos. Nada de la Japonesita es lo que parece. Nació en una isla del Caribe, pero tiene rasgos de todos lados. Poco a poco un telegrafista va desvelando todos los misterios de esta enigmática mujer.
 
Opinión