Jorge Javier Vázquez: "Tienes que ser tú el que decida si quieres vivir encabronado o estar informado"

Es conocido por todos que Jorge Javier Vázquez (Badalona, 1970) es una de las figuras más relevantes del entretenimiento televisivo. Pese al éxito de su trabajo, siempre ha intentado compatibilizarlo con otras tareas como la de escribir o la de subirse a los escenarios teatrales. Acaba de estrenar una nueva obra, titulada Desmontando a Séneca. Es una comedia basada en un texto del propio Séneca, De la brevedad de la vida, en el que, según nos explica, “se intenta dar respuesta a todas aquellas preguntas que, en algún momento, todos nos hemos hecho: ¿Qué es la vida?, ¿Aprovechamos la vida?, ¿Perdemos el tiempo?, ¿No lo perdemos?, ¿Cómo nos enfrentamos a la muerte?... Al final, la representación pretende, en su opinión, “trasladar un mensaje de optimismo que, en estos momentos que estamos viviendo, es fundamental”. Y concluye: “Detesto el catastrofismo. Lo detesto”.

Polarización

“Muchas veces pienso sobre el tema de la polarización y, al final, he llegado a una conclusión. Considero que la polarización está muy fomentada por los políticos porque es algo que les conviene, pero también por los medios de comunicación, que así captan a la gente que piensa como ellos. Creo que cada persona debe tener la frialdad de empezar a distanciarse de todo eso, porque ni los políticos ni los medios lo van a hacer. Es una locura leer determinados periódicos, pero es que tú ya sabes lo que te ofrece cada uno de ellos y tienes que ser tú el que decida si quieres vivir encabronado o estar informado. Tú tienes que decidir qué quieres: ¿Que los pensamientos que yo tengo me los refrende un periódico o una tertulia o pretendo estar informado? Creo que es una elección tuya. No siempre hay que echar la responsabilidad a los demás”.

Falsa tensión

“Es imposible no percibir la polarización en la vida cotidiana, pero pasa una cosa muy curiosa, que a mí también me sucede. Cuando, por ejemplo, hablan de ti ciertos medios o ciertos digitales o en las redes, dices: "¡Madre mía!”. Así que, a veces, te da miedo caminar por la calle porque piensas que va a haber manifestantes en tu contra. Y luego te das cuenta de que la vida cotidiana es igual que la política, en la que, en ocasiones, también es una polarización tan preparada que resulta hasta falsa. La gente, por la calle, anda concentrada en sus pensamientos, pero no con ese enfrentamiento, con ese choque tan profundo”.

El Gobierno de Pedro Sánchez

“Pues, a ver, es que, fíjate que con las cosas que se leen, decir que te gusta Pedro Sánchez y el Gobierno de coalición es una temeridad. Hoy he leído no sé dónde que era un sociópata. A mí me gusta este Gobierno. Ojalá en las próximas elecciones vuelva a ganar este Gobierno y me parece que lo que está haciendo es gobernar, no como la oposición, que se dedica únicamente a sabotear. En el caso de que Pedro Sánchez fuera el peor presidente de la democracia, es que hay algo que le salva, que es que tenemos al peor líder de la oposición. O sea que, pase lo que pase, Pedro Sánchez sigue ganando”.

El proyecto de Yolanda Díaz

“A mí, Yolanda Díaz me gusta muchísimo como política y me gusta su manera de actuar públicamente. Y creo que el gran peligro que puede suceder en el 2023, en las próximas elecciones generales, es que la ultraderecha se meta en el Gobierno. Creo que ahí la izquierda tiene que dejarse, muchas veces, de esas guerras internas que no llevan a ningún sitio y que tienen que tener bien claro cuál es su deber, que, podría decirse, es el de impedir que la ultraderecha llegue al poder y, a partir de ahí, establecer las coaliciones necesarias y apoyarse y, como ha dicho Yolanda Díaz, cuidarse. A mí me parece, por ejemplo, que, en el caso de Garzón, han dejado al ministro muy solo y no me ha gustado absolutamente nada la actuación del Partido Socialista”.

Ayuso versus Casado

“Isabel Díaz Ayuso no puede perder y Pablo Casado tiene que ganar, porque si no es su fin. Con lo cual, esa guerra tiene difícil solución y yo creo que no se va a acabar nunca. Lo que pasa es que el votante del PP parece que está bajando un poco en las encuestas y veremos a ver cuánto le preocupa todo eso, pero considero que tiene difícil solución. Vamos, por no decir ninguna, porque creo que Isabel Díaz Ayuso, con el apoyo que tiene ahora, parece que no tiene por qué hacer caso a lo que le diga Casado. La realidad es que Ayuso se ha comido a Casado, directamente”.

La presencia de Vox

“No lo puedo entender. No recuerdo, ni aun cuando yo era pequeño, que se utilizaran estos términos que se están usando ahora para meter miedo. Por ejemplo, cuando hablan tanto de comunismo. A mí me parece una dialéctica ridícula, pero hay mucha gente que la está comprando. No entiendo esa imagen de la sociedad tan rancia y tan antigua y que haya gente joven que lo apoye. Todo lo que proponen es una absoluta regresión y un desprecio a la inteligencia y a la cultura. Me pregunto dónde estaba antes esa gente que les apoya. Veo que es muy difícil luchar contra un fenómeno como Vox. Es muy difícil combatir a la ultraderecha, porque sus votantes no quieren escuchar nada que pueda ir en contra del argumentario de Vox. No les puedes decir: "Os están engañando, os están manipulando, os están mintiendo". Los votantes de Vox no lo toleran”.

La polémica sobre Garzón

“Algo que tampoco logro entender es que Garzón se explicó y considero que estamos todos de acuerdo en lo que Garzón propone, incluso la gente que lo critica también está de acuerdo en lo que propone. Aquí ya cualquier cosa vale para tumbar al contrario. Que haya reconocidos profesionales de la comunicación que sigan machacando a Garzón me parece incomprensible. A mí, lo que dijo me parece muy lógico. Y, luego, estas ideas de que "¡Este gobierno ilegítimo se quiere cargar España!, ¡Garzón contra la ganadería española!, ¡Más ganadería, menos comunismo"... es que es una retórica tan cutre, tan cutre y tan mentirosa, que no sé ni qué decir ya”.

Djokovic y otros negacionistas

“A veces es mejor que no sepamos nada de lo que piensa la gente que, siendo tan buena en lo suyo, al oírlos te decepcionan bastante. A mí lo que me da mucha rabia es que, cuando hablan los antivacunas y los negacionistas parece que están por encima de ti, como que te están perdonando la vida, como que los demás somos unos 'pringaos' que nos sometemos al orden establecido y que no pensamos. Al menos, lo que les pediría a los negacionistas conocidos es que no hicieran pública su opinión. Hay que taparse un poco. A lo mejor hay gente que me da muchas hostias, pero es que yo impondría la vacuna obligatoria. Lo siento mucho. Considero que eso tampoco tiene mucho que ver con la libertad. La libertad no puede suponer que tu actuación irresponsable esté coartando la vida de la sociedad. Eso tiene poco que ver con la libertad y más con la irresponsabilidad”.

Lecciones de la pandemia

“Creo que hemos salido peor que como empezó todo. Me río porque, cuando empezó la historia, había una cierta épica con lo de ¡Van a ser quince días!, ¡Saldremos mejor!, ¡Saldremos unidos!. Recuerdo los mensajes que se pasaban por las redes: "A nuestros abuelos les decían que fueran a la guerra y, a nosotros, que nos quedemos en casa. Podremos, todos juntos". Y qué pena, ¿no? ¡Qué mal ha acabado todo!. Ya empezó la cosa a torcerse cuando a las ocho de la tarde había aplausos a los sanitarios y, luego, a las nueve salía la cacerolada de la ultraderecha. Decías: "Madre de dios, madre de dios...". Pero hemos aprendido poco y hemos olvidado muy rápido”.

Entretenimiento e información

“No se puede confundir un programa de entretenimiento, como el que hacemos nosotros, con un programa en el que se trate la actualidad política. Lo que tratamos nosotros son, normalmente, auténticas chorradas, mientras en los programas de política, se habla del devenir de un país, de decisiones importantes. Lo nuestro es mero entretenimiento y no puedo entender que se hagan programas que son tan serios a golpe de mentiras. Cuando veo en una parte a los de derechas y en otra a los de izquierda progresistas, creo que esta fórmula ya está totalmente agotada. Creo que ha llegado el momento de reformular este tipo de programas. Yo he dejado de verlos, fundamentalmente porque me aburren, porque no se aprende absolutamente nada. No existe el debate, no se escuchan y me aportan poco. Yo antes era consumidor, pero he dejado de verlos”.

Estar informado

“Creo que puedes estar al tanto de lo que sucede, pero requiere mucho tiempo, que no siempre la gente tiene. He estado de vacaciones en la playa, perdiendo el tiempo, que es lo que más me gusta hacer, no siendo productivo. Me he dado cuenta de que estar informado te requiere tu tiempo, porque tienes que leer y leer y leer, porque las informaciones varían tantísimo de un medio a otro que, para hacerte una idea más o menos de lo que está sucediendo, tienes que estar muy al tanto y compaginar muchísimos medios y algunos directamente no leerlos”.

Jesús Maraña: "El proyecto de Yolanda Díaz es esencial para que las opciones progresistas tengan futuro"

Jesús Maraña: "El proyecto de Yolanda Díaz es esencial para que las opciones progresistas tengan futuro"

Más sobre este tema
stats