Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



España, refugio del inmovilismo

José Carlos Tenorio Maciá Publicada 04/06/2014 a las 19:00 Actualizada 04/06/2014 a las 19:09    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

No reconozco a esta España o, mejor dicho, no me siento identificado con el sistema actual. El mismo que dentro de poco va a celebrar su cuarenta cumpleaños, aunque ya muestre claros síntomas de senilidad. Sus fundadores procedían de una familia execrable, que algunos todavía se niegan a juzgar como tal. Pero de la noche a la mañana y por los cauces de la ley, consiguieron que la dictadura se transformase en democracia. Sería absurdo negar la importancia del Rey en este proceso; tan absurdo como ensalzar y mitificar su figura. En nuestro país, la democracia legitimó la monarquía, y no al revés. No obstante, quienes lideraron el cambio lo hicieron de espaldas a la ciudadanía, consiguiendo mediante pactos elitistas el debilitamiento de la movilización popular.

Los despachos reemplazaron a la calle y la convocatoria de referéndums no fue óbice para que pronto surgiese el fenómeno del desencanto. Con la excusa de lograr una democracia estable, se estableció una serie de medidas cautelares que creaban una especie de tutela sobre la ciudadanía; toda una obra legislativa carente del siempre necesario vigor popular. Este ha sido uno de los mayores lastres que nos han dejado aquellos años, y que hoy se traduce, principalmente, en el desprestigio institucional y en la pérdida de representatividad de los principales partidos políticos. Todo ello agudizado por la corrupción, la profunda crisis económica y el modo de combatir ambas.

La etapa que se abrió tras la muerte de Franco se llamó transición por algún motivo. Se trataba de construir un nuevo marco de convivencia coherente con el ritmo al que avanzaba la sociedad, siempre un paso por delante de la clase política. Un traje temporal a la última moda democrática, pero tejido con unas imperfecciones necesarias para evitar la repetición del pasado. De este modo se aplazó la solución de los asuntos más delicados, y gracias a ello se puede decir que la transición española fue relativamente pacífica y exitosa, si bien su propia naturaleza impedía que se alargarse en el tiempo. Pero lejos de complementarla e ir perfeccionándola, la clase dirigente se ha encargado de perpetuarla y ahora nos aprieta más que nunca: problema de las nacionalidades y las autonomías, falta de representatividad de la ley electoral, escasez de mecanismos de participación social, y un largo etcétera. Crónica de una muerte anunciada. El bipartidismo más cuestionado que nunca, Cataluña convertida en un serio problema y la monarquía en tiempos de crisis.

Precisamente, quien mejor encarna el espíritu del 78, el Rey don Juan Carlos, ha decidido abdicar. A estas alturas todos lo sabemos y todos lo consideramos necesario, pero ¿en quién ha abdicado? ¿En Felipe VI o en la III República? En pleno siglo XXI parece mentira seguir hablando de orígenes divinos y diferentes colores de sangre, más propio de cuentos y de recuerdos. Pero si el pueblo español valora la utilidad de la familia real por encima de otras opciones, aceptemos la monarquía. Eso sí, siempre y cuando sea fruto de la decisión popular y no de la voluntad de quienes intentan mantener el statu quo a diestro y siniestro. Cuatro décadas después, los mismos que se enfrentaron contra el inmovilismo y la consabida ceguera de las élites franquistas, se comportan ahora de la misma manera, impidiendo el ansiado progreso de la sociedad española.

José Carlos Tenorio Maciá es socio de infoLibre



2 Comentarios
  • 2 gerarbra 05/06/14 08:13

    Me parece muy juicioso el artículo porque basa su argumentación sobre la razón y no sobre el corazón. La monarquía impuesta puede transformandose en la monarquía deseada con una consulta popular. Si como nos tienen acostumbrados,  el gobierno y su dócil oposición frustren esta lógica demanda la monarquía impuesta se convertirá en una institución vigilada y cuestionada. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Jorge Cruz 04/06/14 22:09

    Estoy muy de acuerdo. Nunca una sociedad va a cumplir con todos los anhelos individuales de cada uno de nosotros, en tanto que cada cual es diferente. Ahora bien, que se nos imponga un régimen y no se nos dé la oportunidad de decir si lo queremos o no, es algo inaceptable. Aceptaría una monarquía, pese a no quererla, si saliera de las urnas. Cuando los poderes fácticos se afanan de la manera que lo hacen en negar a la ciudadanía, verdadera dueña de su destino cuando se vive en democracia, el derecho y el deber de decidir su futuro, están mirando por cosas que nada tienen que ver con la convivencia y la democracia. Para más inri, pretenden hacernos creer que ese interés suyo es el interés de una amplia mayoría. Estoy harto de oir que la historia ha demostrado que una República en España no funciona. Bueno, igual si la derecha no organiza un golpe de estado, es muy probable que pudiéramos vivir en paz en una República. Los tiempos y la gente son diferentes.

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre