Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El cambio que trajo el Partido Popular

José M. Marco Ojer Publicada 31/12/2014 a las 19:24 Actualizada 09/02/2015 a las 19:25    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Aunque parezca paradójico el contexto de la crisis también supuso una cierta dosis de optimismo en cuanto que se supone que los períodos de crisis son ocasiones para la autocrítica y la renovación. En cuanto que son una ocasión de destrucción de lo que no funciona y al mismo tiempo una ocasión para construir algo nuevo y mejorado, una oportunidad para aprender de los errores y superarlos.

En ese sentido, quizá con una excesiva dosis de optimismo, algunos pensamos que iba ser una buena oportunidad para rectificar y corregir deficiencias y errores del pasado. Buena ocasión para una regeneración democrática y ética que trajera consigo potenciar la participación ciudadana, incidir en una economía más humana o en la lucha contra la corrupción.
Sin embargo, a la vista de los acontecimientos, esas esperanzas se han frustrado. Se ponen más trabas para que los ciudadanos se expresen, hablar de personas en el proceso económico sigue “sin tener sentido”, los esfuerzos relacionados con la corrupción no se dedican a resolverla sino a poner trabas a la justicia que quiere esclarecerlos.

Parece que todo sigue igual, pero no.


La crisis ha sido un “buen momento” para llevar a cabo importantes modificaciones aunque no las esperadas.

Remontamos –o remontaremos– con trabajos precarios, salarios recortados, los servicios sociales convertidos en servicios de pago. Remontaremos en una sociedad en la que sólo los que tengan capacidad económica podrán disfrutar de bienes básicos.

Reglas implícitas se han roto.

El estado del bienestar no sólo se había convertido en un estado más justo en el que con independencia de la renta todo ciudadano tiene acceso a unos bienes básicos de cierta calidad, sino que implicaba también un acuerda tácito de paz social.

La reducción de la diferencia entre los que más y los que menos tienen, los servicios que el estado prestaba, parecían ser aceptados –de forma general- como suficientemente justos. Los criterios de aplicación de la distribución y redistribución de la renta parecían suficientes.

Desde luego que existían aspectos mejorables: el control de quienes se aprovechan de esta situación para acceder a prestaciones que no les corresponde o la falta de proporcionalidad en el pago de impuestos. Pero en cualquier caso, interferir en eso que llaman las leyes de mercado se consideraba positivo.

La tendencia neoliberal, aprovechándose de la crisis y de la falta de perspectiva de la mayoría de la sociedad, ha impuesto en asuntos sociales sus principios de “mercado y más mercado” reduciendo lo público y reduciendo, en favor de los que más tienen, los procesos que garantizaban un equilibrio razonable.

Todo no sigue igual.


Por primera vez desde casi siempre los hijos vivirán peor que los padres. Los que tienen más tendrán cada vez más a costa de los que tienen menos. Los que tienen menos, cada vez estarán más abajo porque les resultará imposible acceder a una educación que les permita mejorar o al menos mantenerse. Y tras cincuenta años de mejora, nuestros hijos se verán en una línea de salida mucho más retrasada que la de sus padres.



José M. Marco Ojer es profesor de Filosofía y socio de infoLibre



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre