X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Enseñantes vs juristas

Jaime Richart Publicada 05/03/2015 a las 18:24 Actualizada 05/03/2015 a las 18:25    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

No sé si se han percatado ustedes de esta circunstancia...

En las justas políticas que ha de librar esta democracia, una de­mo­cracia que no está degenerada por­que nunca lo ha sido ple­na­mente en España aunque la orgía del gasto generalizado y la eufo­ria que lo acompañó han eclipsado durante años su ende­blez, hay por encima de todo dos adversarios. Son dos par­tidos políticos que destacan por unos rasgos que les distan­cian hasta hacer irreco­nocible que estemos ante dos clases de políti­cos con el mismo fin propio de la política: proporcionar el gober­nante a to­dos los gobernados el máximo y aproximada­mente el mismo grado de bienestar; esfor­zarse para que no haya nadie tan rico que pueda comprar a otro, ni tan pobre que se vea precisado a ven­derse...

Pues bien, por un lado destaca la formación académica de la ma­yoría de los políticos de relumbrón, activos o apartados, y desde luego ahora la de los principales miembros del gobierno. Dicha formación es bási­camente jurídica en la mayoría de los ca­sos, aparte los exactamente versados en economía. Registrado­res, abo­gados del estado, inspectores de trabajo, abo­gados a secas... To­dos funcionarios de las leyes, todos en ex­cedencia, todos entrena­dos en la retorcida oratoria forense, en la logoma­quia y en el dis­curso florido y vacío, en la argucia del leguleyo. Incluso en algu­nos casos, dada la tor­peza discur­siva y los razonamientos incompa­tibles con el rigor exigido por los principios genera­les del derecho y por la interpretación es­tricta de las leyes, dan la impre­sión esos personajes de haberse licenciado o doctorado con trampa. Pues hay cosas que no pue­den decirse en voz alta o ante un micrófono con todo descaro, sin traicionar un sólido espíritu jurídico basado en la epiqueia ni forzar el ánimo ni son­rojarse...

Por otro lado está el partido de los profesores, de los profeso­res de universidad, aunque también vale cualquier enseñante. El mim­bre del enseñante es diametralmente opuesto al de los ante­rio­res. Además y para mayor solidez en la estructura del par­tido político que los aglutina, enseñantes de la ciencia polí­tica en sus di­ferentes vertientes de estudio. Una pléyade de profe­sores, de pe­dagogos y además jóvenes que no es posible que tengan por mo­tor de sus ideas y de sus propósitos otros fi­nes distintos de los que dicen. La disciplina y la actitud mental de quien se dedica a la ense­ñanza son justo lo opuesto al intrin­cado razonar sobre las le­yes que ofrecen innumerables resqui­cios en su fa­vor a los podero­sos que las promulgaron; leyes en un ordenamiento jurídico satu­rado de ellas que luego las cúpu­las y sus capitanes desparramados por los gobiernos autonómi­cos y locales son los más proclives y los primeros en incum­plir...

Hay notable distancia entre ambos posicionamientos.

Por un lado los pragmáticos, utilitaristas y positivistas que si­mu­lan mirar por todos pero actúan en to­dos los planos en fa­vor de éli­tes. Por otro, los idealistas y utópicos dispuestos a hacer sus sue­ños, nuestros sueños de los biennacidos y de los hom­bres y mu­jeres de bien: hacer justicia con los desfavo­reci­dos. Pero no una justicia de beneficencia sino una justicia ema­nada de la volun­tad polí­tica. Yo, provecto, veo, en fin, en estos jóve­nes a los integrantes de una casta que habrá de impo­nerse sobre la otra en el bien de todos y para la gloria de todo el país. Aun­que se queden en la mitad sus propósitos, serán bastantes para explicar con qué legitimidad y oportunidad alcanzaron el po­der....

Con la recuperación de la democracia como sistema político en la época contemporánea, los viejos y originales debates y polémi­cas del mundo griego cobran actualidad, especialmente en un mo­mento en que sobre la democracia pende el riesgo de quedar redu­cida a mero nombre, desvirtuada y vaciada de con­tenido real por los intereses de los grupos de poder basado en la acumulación de di­nero por encima de toda otra consideración.
 


Jaime Richart es antropólogo y jurista y socio de infoLibre


Lo más...
 
Opinión
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    Bárcenas y sus nuevos apodos

    El exceso de expectativas suele desembocar en un mar de decepción. Nos ha sucedido a algunos con la cantata de Bárcenas ante el juez.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Los neoliberales, el Estado y el activismo

    Los neoliberales, y más que nadie los neoliberales españoles, tienen al Estado como su máximo negocio gracias a falsos planificadores, subasteros y ratas de alcantarilla fiscal.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    El pasmo

    Ni la madre de todos los temporales explica que cientos de personas se queden aisladas en una de las vías centrales del tráfico en España. Es una burla, suena a cachondeo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre