Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



70ª MOSTRA DE VENECIA

Terry Gilliam vuelve a decepcionar, ahora con ‘The Zero Theorem’

  • El exmiembro de los Monty Python presenta 'The zero theorem'
  • La jornada del festival italiano se completa con 'Tom à la ferme', del canadiense Xavier Dolan

NOTICINE / INFOLIBRE Publicada 02/09/2013 a las 18:17 Actualizada 02/09/2013 a las 18:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El director Terry Gilliam.  EFE

El director Terry Gilliam. EFE

El estadounidense nacionalizado británico Terry Gilliam, único ultramarino de los Monty Python, parece no ser capaz de desembarazarse de alguna oscura maldición que un productor, un actor o un celoso realizador debió echarle en algún momento. Su nuevo filme, The Zero Theorem, estrenado este lunes en la competencia por el León de Oro en la Mostra de Venecia, es una nueva decepción, a pesar de su esfuerzo por regresar al atractivo universo de su obra maestra, Brazil. La jornada se completó con el nuevo trabajo del veinteañero canadiense Xavier Dolan, Tom à la ferme, un thriller psicológico, como el resto de su filmografía con protagonista homosexual, que mejoró el mal sabor de boca dejado por Gilliam.

La locura innata en las cintas de Gilliam llega a niveles de saturación en The Zero Theorem -escrita por el debutante Pat Rushin-, que protagoniza (y coproduce) el ganador del Oscar Christoph Waltz, filme que transcurre en un mundo orwelliano en el que la gente vive vigilada en todo momento por cámaras contraladas por un Gran hermano empresarial llamado "Dirección". El astro austríaco (calvo y depilado), expistolero tarantiniano, es Qohen Leth, un genial científico que, aislado en una vieja capilla, trabaja en un teorema que se supone que explicará el sentido (o la ausencia de sentido) de la existencia y del alma.

Su aislamiento y trabajo se ven interrumpidos de vez en cuando por las visitas sorpresa de Bainsley -una exuberante y potente amante que le tienta con sexo virtual- y de Bob, un rebelde adolescente prodigio hijo de "Dirección", quien, con una combinación de humor e insultos, entabla una estrecha amistad con Qohen. Sin embargo, esas visitas están auspiciadas por "Dirección" para mantener el control de los progresos conseguidos por el científico en su trabajo.

Para escapar de la vigilancia de la malintencionada "Dirección", Bob se revela contra su creador y ayuda a Qohen creando una realidad virtual "dentro de la red" que le llevará hacia un viaje interior, un encuentro cercano con las dimensiones ocultas y la verdad de su propia alma, donde encuentra las respuestas que tanto él como el sistema de poder están buscando.

Barroca como era de esperar, pero también pretenciosa y surrealista, The Zero Theorem carece del romanticismo de su inolvidable Brazil, y se diluye como un azucarillo en el café, al faltarle una base dramática coherente y una mínima credibilidad en sus personajes. Lástima...

Por su parte, la intriga rural canadiense Tom à la ferme (Tom en la granja), cuenta la historia de un publicitario (interpretado por el propio Dolan teñido de rubio) que acude al Quebec profundo para el entierro de su examante, y se encuentra con que su familia ignoraba no sólo su existencia, sino la propia tendencia sexual gay del fallecido. El hermano de éste, con intención de proteger a la madre del qué dirán entabla una pugna con Tom, que el director define como "entre una rata de campo y una rata de ciudad".

Dice Dolan que al adaptar la obra teatral de Michel Marc Bouchard en la que se basa su nueva cinta quería probar algo nuevo (relativamente, porque la homosexualidad y el concepto de culpa siguen flotando en el ambiente), y que incursionar en el cine de género, en la intriga psicológica ha sido "el más hermoso viaje a través de esta forma de arte que es el cine".

También puedes leer esta noticia en NOTICINE



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre