Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Verso libre

Tranvía a la Malvarrosa

 

Publicada 13/07/2014 a las 06:00 Actualizada 13/07/2014 a las 10:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Leo Tranvía a la Malvarrosa (Alfaguara, 2014). Se cumplen 20 años de su publicación y la editorial lo celebra con una edición conmemorativa. Vuelvo a acompañar al protagonista en su viaje iniciático a través de los 5 sentidos. La prosa de Manuel Vicent elabora la memoria sentimental de un aprendizaje en la Valencia franquista de los años 50. Un tranvía con jardinera recorre el camino simbólico que lleva a los héroes hacia su destino y a los adolescentes hasta la conciencia inmediata de la vida y de la muerte.

Se trata de la historia de un muchacho que no quiso ser portador de valores eternos, sino gozador de placeres efímeros. Hay episodios notables y personajes de mucho peso como Vicentico Bola, un maestro en el arte de sacarle partido a la existencia y al lado bueno de la falsedad. En una España en la que todo era mentira, en la que las glorias imperiales no suponían más que un decorado de cartón sobre la miseria, se agradece la compañía de un amigo con porte de gobernador civil capaz de engañar a las orquestas y los reservados de los prostíbulos.

Pero la verdadera protagonista de la novela es la sensualidad. Contra la bota del franquismo, por las costuras del orgullo militar y de las exigencias clericales, la escritura convoca una voluntad de vida a través de los sentidos. Las palabras buscan la complicidad de un paisaje lleno de huertas y caminos que presienten la cercanía del mar. Las palabras buscan también la amistad con la luz de una memoria dispuesta a recordar que “hay más estructura en un aroma que en cualquier pensamiento, más verdad en los sentidos que en la lógica”.

No es mala receta para los tiempos tristes, ya se respire el pulso gris, chillón, atemorizado de una dictadura sórdida o la realidad oxidada de una democracia parda tirando a mezquina. No se trata de renunciar al compromiso cívico, sino de cultivar a ese vividor que llevamos dentro para darle argumentos alegres y carnales a la rebeldía. Es la mejor manera de mantenerse lejos de la corrosión de los púlpitos, las consignas y los himnos. La mejor manera, en medio del vértigo, de recuperar un olvidado sabor a nosotros mismos.

Cuando la sociedad se llena de escombros, cuando nos cubren y nos quitan el aire los decretos, cuando nos sentimos sepultados por las catástrofes, los sermones, las mentiras dichas con solemnidad oficial, las cifras de la realidad o la realidad impuesta por las cifras, es un buen recurso hacer memoria de la sensualidad para buscarnos allí donde estemos, allí donde quede algo de nosotros. La victoria del enemigo sólo es real cuando consigue cambiarnos por dentro.

La relectura de Tranvía de la Malvarrosa me ha invitado a recordar. Por unos días decido vivir bajo la disciplina del recuerdo. Cultivo de forma metódica la memoria de la sensualidad, el abrazo de un sol, la humedad de una lluvia. Vuelvo a unas mañanas de hace cincuenta años. La primera luz se ha mezclado entre las sábanas con el pequeño estrépito de un tranvía amarillo que cruza la ciudad y con el olor del café que están preparando los mayores. Es mañana de domingo porque ese estrépito y ese olor se resuelven en el azúcar de la bollería que espera sobre la mesa. La piel de los bollos suizos está en el origen de todas las caricias.

La resistencia nos ha enseñado a vivir con la ética de la última copa. Es la conversación de la noche que se alarga entre camaradas por la complicidad de lo ya soportado, de lo que sucedió, de lo que se ha perdido. Está bien, es un lujo que no puede despreciarse en los tiempos que corren. Pero conviene no olvidar nunca la ética del desayuno. Quien recuerda que alguna vez desayunó con los cinco sentidos está acorazado frente a los púlpitos. Será capaz de llegar hasta la muerte siendo todavía manantial, como deseaba Federico García Lorca.

Recuerdo de forma metódica una humedad, un escalofrío, un beso, el olor nocturno de un mes de abril, el azul de los veranos, las escandalera de unos pájaros. Me dejo contagiar por Manuel Vicent y por su tributo a la sensualidad.



7 Comentarios
  • 7 Dossy 15/07/14 17:55

    Gracias por recordarnos lecturas que marcaron muchas vivencias, sueños, ilusiones...Con los tiempos que hoy vivimos, es bueno vivenciar otros olores, sabores y sueños que invadieron nuestras vidas. Volveré a leerlo. Es importante poder paladear "pequeñas cosas", para poder batallar en las grandes luchas que no podemos abandonar.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 6 Copito 14/07/14 09:00

    Qué precioso artículo. Voy a comprar el libro o preguntar en la biblioteca por él. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 La RAF 14/07/14 08:43

    Excelente novela leída hace cuatro años... Memorable el artículo, Sr. García Montero, sobre esta pieza maestra de otro maestro: Manuel Vicent. ¡Larga, placentera y fructífera vida!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 manuelkastro 13/07/14 18:46

    Gracias por señalarme la senda de olvidadas vivencias.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 Irenepaz 13/07/14 16:14

    Ese viaje que propones me gusta con sabor a sal en el primer beso, ver  caer las gotitas  de agua de las pestañas iluminadas por los rayos del sol. Ese olor a tortilla francesa en los cines de verano donde lo de menos era la pelicula ya que la sala era una fiesta.Esas sesiones de lucha libre en Alicante comiendo un polo de naranja o limón. Donde olvidabamos lo gris que era todo. Gracias Luis por este viaje. pasad un buen verano. 

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 Estrella 13/07/14 12:14

    Jajaja, entiendo que propones descuidar a Clara Campoamor y su pecado mortal por un tiempo,y, retomar a José Pierre y su Teresa... Recordar tantos bailes de aquellos ochenta de juventud, en lugar de, las pequeñas concentraciones en el Parque Madrileño del Retiro reivindicado derechos y amnistia para la mujer. De mí queda poco,francamente,todavía no me reconozco ,es el tiempo que todo lo muda. Pero,bien! de acuerdo, el océano da para mucho, para todo. Buen verano!

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Giordano 13/07/14 06:47

    “El cuidado de lo inolvidable”. En la presentación que Ángel Gabilondo hace del seminario de Paul Ricoeur, “La lectura del tiempo pasado, Memoria y Olvido” (1996), leemos: “la memoria que es del tiempo, es escritura que convoca a la acción de leer. Y, entonces, no basta con recordar, es necesario rememorar, incluso celebrar.” ¡Gracias por esta celebración!

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre