Suspenso en Igualdad de Género de la ONU a España

Bárbara Tardón Recio, experta en derechos humanos y violencia contra las mujeres

Noelia Landete, psicóloga experta en violencia de género

(Ambas son integrantes de la Plataforma CEDAW Sombra España)

Cuando hace dos años y medio, cincuenta ONG feministas, de derechos humanos y de cooperación al desarrollo comenzamos a ejercer contrapoder democrático en favor de la protección de los derechos humanos de las mujeres a través de la Plataforma CEDAW-Sombra España, en un destartalado e histórico local del centro de Madrid, referente del movimiento  feminista, indignadas y asustadas por el retroceso que desde los últimos siete años se estaba produciendo en el Estado español, nunca hubiéramos imaginado que nuestro esfuerzo diario, emocional, personal y colectivo, fuera a tener un aval tan contundente como el de la ONU.

Recientemente, en junio de 2015, el Grupo de Trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, nos dio la razón a través de la emisión de su último informe(A/HRC/29/40/Add.3): España suspende categóricamente en igualdad de género.

Visita_WorkingGroup_Diciembre2014Otro informe más, otro organismo internacional que avisa al Estado español de que los Tratados Internacionales, las Declaraciones, las Convenciones no pueden convertirse en “papel mojado”. Los derechos humanos de las mujeres no se pueden negociar ni recortar. Cada retroceso, tal y como venimos denunciando ante el Comité de la CEDAW en Ginebra a través de nuestro Informe Sombra[i], es un peligro inminente para el futuro de la democracia en este  país.

Si bien este informe de la ONU elogia la implementación de un marco legislativo, político e institucional claro para alcanzar la igualdad y la no-discriminación, deja constancia de que, lejos de avanzar, España está en claro retroceso. El documento señala que son múltiples los ámbitos en los que el Estado español debe actuar con firmeza para garantizar el cumplimiento de los numerosos tratados internacionales firmados en dicha materia.

Recordemos que el “Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica”, de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) con sede en Ginebra, es un órgano independiente formado por personas expertas independientes que actúan a título individual, no son empleadas de la ONU y no reciben salario por su trabajo. Este grupo de trabajo es parte de lo que se conoce como los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es decir, los mecanismos de investigación y de vigilancia del Consejo para abordar tanto las situaciones de países específicos como cuestiones temáticas en todo el mundo.

El objetivo de este Grupo, que visitó por primera vez España entre el 9 y el 19 de diciembre de 2014, era evaluar los progresos realizados hacia la eliminación de la discriminación en todos los aspectos de la vida de las mujeres en España.

Tras esta visita en diciembre de 2014, después de reunirse y entrevistarse con diferentes miembros de la sociedad civil, así como con representantes de las distintas administraciones públicas y del Estado español, incluyendo varias comunidades autónomas, para conocer de primera mano la situación real a la que se enfrentan las mujeres en nuestro país, las conclusiones de la ONU son tajantes: el retrocesono es sólo un resultado inevitable de la crisis económica, sino de la política de austeridad de este gobierno, que no está plenamente justificada por la crisis”.

De forma pormenorizada, como en contadas ocasiones nos habíamos encontrado en este tipo de informes, el Grupo refiere con contundencia los peligrosos retrocesos  sobre los que se mueven las medidas y las política estatales españolas en materia de igualdad.

A lo largo de las 22 páginas del informe se expone cómo el Estado español suspende en igualdad en todas y cada una de las áreas sobre las que la igualdad de género debe de cimentarse para ser una realidad: empleo, violencia de género, participación de las mujeres en la vida económica y social, educación, cultura, salud, seguridad y participación en la vida pública y política.

La Ley Orgánica 1/2004 de medidas de protección integral contra la violencia de género debe de abarcar otras formas de violencia de género y proteger a todas las víctimas de la violencia machista.

El Instituto de la Mujer no puede ampliar competencias para la “Igualdad de Oportunidades” vendiendo una falsedad, pues eso sólo conllevaría debilitar los objetivos concretos ante la lucha contra la discriminación hacia la mujer.

Las políticas de empleo no pueden seguir reforzando la discriminación persistente, que continúa llevando a las mujeres a un profunda desventaja en el mercado laboral, al representar, por ejemplo, el 70% de todos los contratos a tiempo parcial.

La elevada carga asistencial no remunerada de las mujeres y las elevadas cifras de empleadas del hogar que no ven garantizados sus derechos laborales y/o de acceso a las prestaciones por desempleo, no pueden seguir ignorándose.

Los recortes en dependencia, guarderías y comedores escolares que suponen privatizar la carga asistencial, recayendo esta sobre las mujeres (madres, esposas, hermanas), tiene que paralizarse cuanto antes.

La restauración de la asignatura “Educación para la Ciudadanía” y “la libertad religiosa”, no puede usarse para justificar la discriminación contra las mujeres y no implementar asignaturas que sirven para eliminar los estereotipos discriminatorios de género.

Sí, estos últimos siete párrafos podrían ser nuestros, pero no lo son en su integridad, los hemos adaptado del Informe y provienen de las observaciones y conclusiones del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas, que dejan claro que los derechos humanos de las mujeres bajo ninguna circunstancia pueden ser negociables.

Esperemos que el Estado español tome nota. Mientras, desde la Plataforma CEDAW Sombra España, formada por 50 ONG feministas, de derechos humanos y de cooperación al desarrollo, acudiremos sin descanso a cada espacio para denunciar el peligroso desmantelamiento de la igualdad de género en nuestro país.

Próxima cita: las representantes de la Plataforma CEDAW Sombra acudirán por segunda vez el 8 de Julio a Ginebra para defender ante el Comité de la CEDAW (Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer) el Informe Sombra, en el marco del Examen periódico de la ONU al gobierno español.

Plataforma CEDAW Sombra-España

https://cedawsombraesp.wordpress.com/

@Cedawsombraesp

 #SuspensoenIgualdad  #ONUEsp


[i] El Informe Sombra de la Plataforma CEDAW-Sombra ha sido firmado por 267 ONG españolas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


6 − = uno