Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



Análisis

Venezuela: una victoria para la reconciliación

Gustavo Palomares Lerma Publicada 08/12/2015 a las 06:00 Actualizada 08/12/2015 a las 12:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 6

Un grupo de personas celebran la victoria obtenida por la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD).

Un grupo de personas celebran la victoria obtenida por la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD).

EFE
Los espléndidos resultados conseguidos por la Mesa de Unidad Democrática no eran una victoria anunciada a pesar de que todas las encuestas y sondeos auguraban este triunfo, especialmente cuando, después de varias experiencias de observación electoral –acompañamiento según el régimen– se conocen bien los mecanismos de control electoral antes, durante y después que tiene establecido el chavismo en ese país.

El cierre de campaña y el último llamamiento de Maduro a defender la “revolución”, fuera cual fuera el resultado electoral, ya preveía un escenario de derrota para las posiciones gubernamentales y quiso emular aquel otro que hizo Chávez en septiembre de 2010 cuando se olía una posible derrota electoral y la pérdida de mayoría en la Asamblea, como finalmente ocurrió. La gran diferencia entre aquella situación derrotista y la actual es que, en este caso, dicho llamamiento –antes y después de la derrota y más destinado a conseguir cerrar filas internas–, lo realiza un líder puesto en duda de forma abierta incluso en algunas instancias internas del propio partido que de forma progresiva añoraban el liderazgo del “comandante eterno”.

Un presidente como Maduro tachado de falta de liderazgo, incapaz de crear consensos internos capaces de administrar el descontrol en las políticas públicas esenciales del Estado, al borde permanente de la bancarrota acuciante y en plena deriva autoritaria fuera, contra la oposición y dentro, con el recurso a prácticas camorristas o sicariales que llevaron a la muerte del líder opositor Luis Manuel Díaz y a los ya habituales “alardes” motorizados y armados que han recorrido las grandes ciudades antes y durante la jornada electoral. Un paso más en el “régimen del terror” consecuencia del pánico a la pérdida del poder y de los puesta en práctica de los distintos métodos para mantenerlo a toda costa.

La gestión de Maduro como presidente, incluso más allá del resultado electoral, dilapida la herencia de Chávez y provoca la pérdida del apoyo de amplios sectores que siguieron de forma incondicional al "líder eterno", el único capaz de poner orden entre huestes tan diversas. Una parte significativa de éstas –que ha sido imposible "meter en cintura" en esta campaña, a pesar de los distintos intentos y diversas amenazas–, consideran que su desaparición ha sumido al país en la anarquía y ha propiciado el "vale todo" en la lucha de las distintas "familias de intereses" chavistas para mantener las prebendas conseguidas. Muchos ya no dieron su voto a Maduro previendo lo que se venía encima hace dos años, y son una porción significativa de esos más de dos millones de votos previsibles –sino más– perdidos por el movimiento de forma progresiva desde la desaparición de Chávez.

Ha sido poco inteligente por parte de Maduro participar en esta carrera hacia la radicalización en estos años como presidente, exigida y decretada por parte del "núcleo duro" más combativo en gobierno y partido, despreciando la posibilidad de mínimos “puentes” en un diálogo directo o indirecto que evitara el enfrentamiento social, las muertes en la calle y esta grave crisis política y de legitimidad. La sombra de Diosdado Cabello se refleja en todo este proceso y en especial en este momento, en donde puede cuajar, ante el desastre electoral, el llamamiento a la búsqueda de un nuevo caudillo más taimado y aguerrido, depositario, defensor a ultranza y mejor guardián de las esencias revolucionarias.

Por ello, la idea de Maduro como rehén de los sectores más radicales que pudieran estar en la idea de un golpe interno en el PSUV, una vez confirmada la debacle de las candidaturas gubernamentales, no es para nada descabellada; más aún, si estuvieran detrás de esta jugada algunos de los sectores u oficiales del Ejército cercanos política, familiar o incluso corruptamente al hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional.

Después del resultado en las urnas y de la incontestable victoria, el principal reto que tiene la Mesa de Unidad Democrática –si tenemos en cuenta los distintos y contrapuestos partidos, coaliciones e intereses presentes– es saber mantener su unidad y coordinación para llevar a cabo sin fisuras los retos que tiene por delante. Es necesario restablecer de forma progresiva el sistema de libertades y el Estado de derecho: la libertad de los presos políticos, la recomposición de las instituciones parlamentarias y jurisdiccionales, sin olvidar el ínclito Consejo Nacional Electoral.

De forma paralela, pero con la misma intensidad, es imprescindible un voto por el entendimiento y la reconciliación para asumir los retos y problemas pendientes. Un país a la cola continental según las principales magnitudes macros y micros consideradas, los grandes niveles de desabastecimiento que afectan al 60 % de la “cesta básica” y el segundo país en el mundo en los índices de inseguridad y homicidios que coloca a este país dentro de los denominado por los expertos como "Estados fallidos". Fallidos, no por su tierna institucionalidad, inexistencia del Estado y falta de consistencia política y social, como ocurre en algunas realidades principalmente africanas. Más bien, por todo lo contrario, por exceso, abuso y no por defecto; por una capacidad histórica obscena para el "derroche" basada en una falsa prosperidad económica al “debe” que la ha llevado a la quiebra, con una élite política y social corrupta que asume el "Estado como botín". Esta descripción próxima al infierno dantesco es difícilmente sostenible para una de las ciudadanías más politizadas y de mayor tradición participativa en el continente como es la venezolana.
____________

Gustavo Palomares
fue miembro de la Misión Electoral Internacional en Venezuela en las últimas elecciones presidenciales, es catedrático europeo Jean Monnet en Políticas y Cooperación de la UE en la UNED y presidente del Instituto de Altos Estudios Europeos.


6 Comentarios
  • 6 gomados 21/01/16 18:07

    Yo sí conozco a Gustavo desde hace muchos años y si su abuelo fue un socialista de los de siempre el es un felipista de pro que ya defendía en su momento el GAL. Defendía el diente por diente aunque eso fuera poner en el mismo plano asesinos y terroristas que demócratas y funcionarios públicos. Así que de Venezuela qué va a decir Gustavo. Escribe al dictado de su admirado Felipe Gal Natural. Venezuela está donde está y viene de donde viene. Un sistema oligárquico y corrupto hasta las trancas con personajes amigos de Felipe Gal Natural como Carlos Andrés Pérez el asesino que gente que se manifestaba por la carestía de los productos básicos y Gustavo Cisneros. El del pelotazo de Galerías Preciados tras la expropiación Rumasa. Compra por 1000 millones de pesetas, venta poco después por 30.000 millones. ¿Hablamos Gustavo de las elecciones ganadas por el chavismo y también perdido un referendum constitucional? ¿Hablamos de los indicadores de conquistas sociales señalados por organismos internacionales nada sospechosos? ¿Hablamos del golpe de estado contra Chaves apoyado por el periódico en que has colaborado El País y por tu admirado Felipe Gal Natural tan demócrata insigne? No es la primera vez que se ha intentado estrangular económicamente a un país no servil y lacayo de USA. Gustavo recuerda lo que le pasó a tu admirado -y aquí coincidimos tu y yo- Salvador Allende. ¿Por qué no hablar de la manipulación mediática denunciada por periodistas independientes como Pascual Serrano?. No me hables de jueces no imparciales o cierre de medios. No mires muy lejos. España. ¿quién nombra a los jueces de los tribunales superiores y del Constitucional? ¿hablamos de las televisiones públicas? ¿hablamos de la concesiones por parte del poder político a sus medios afines a los que se subvenciona a través de publicidad institucional? ¿Hablamos de los organismos reguladores como la CNMV o Banco de España? ¿Hablamos de leyes represivas como la de mordaza e indultos a corruptos y torturadores como en su momento a Barrionuevo y Vera y la promoción a general de Rodriguez Galindo? Creo Gustavo que lecciones de España en plan potencia colonial ninguna ¿por qué no te callas, qué gracia.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 5 javiordel 10/12/15 10:46

    cepeda dijo..
    ¿Su análisis también vale para Colombia, México, Guatemala u Honduras, países azotados por la corrupción y la inseguridad?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 4 cepeda 09/12/15 11:57

    1.Los venezolanos dejaron claro el domingo que quieren cambios. 2.También dejaron claro que en su opinión... Maduro ha fracasado. 3.Está por ver que la derecha venezolana sea capaz de enderezar la situación y de encontrar las soluciones que cuando gobernó fue incapaz de hallar. 4.Argentina y Venezuela son la demostración de que la gente quiere otra cosa... pero está por ver que lo que acaba de llegar sea mejor y más eficaz. Eso solo el tiempo lo aclarará. 5.Los problemas de Venezuela son REALES Y MUY GRAVES. Violencia, un aparato productivo muy tocado... y el precio de la exportación estrella por los suelos y sin visos de que vaya a cambiar mucho la situación al menos en 2016. 6.Es hora de que la izquierda hispanoamericana empiece a hacer autocrítica, a refrescar programas y personas... y a descubrir por donde va el siglo XXI. 7.Es hora de que aprovechen el tiempo, de que viajen por el mundo... viendo y.... aprendiendo de las cosas buenas que hacen los demás. 8.Sin desarrollo no es posible mejorar el bienestar de la gente y para que haya desarrollo el estado de derecho tiene que funcionar, la violencia y la inseguridad tiene que terminar (lo cual allí es muuy difícil) y todo el mundo tiene que trabajar. Combatir la corrupción y la inseguridad (las dos caras de la misma moneda) es una condición sinne qua non para que todo lo demás funcione.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 3 P. González 08/12/15 19:00

    Con todos mis respetos por el Sr. Palomares (a quien de nada conozco) diré que me sorprende esta andanada que le dedica al gobierno venezolano cargando las tintas sobre sus innegables defectos y debilidades mientras olvida mencionar sus logros sociales y políticos y ,sobre todo, que una buena parte de las miserias materiales que soportan los ciudadanos venezolanos derivan del permanente acoso de un sistema capitalista que -como ocurrió en Chile y otros países- cuando no puede desalojar a la izquierda del poder mediante las urnas, acosa su sistema económico para hacerlo inviable. Honradamente este artículo más que información me parece un anuncio publicitario del FMI o la Internacional Neoliberal. Y quede claro que no estoy cerrando los ojos ni a la corrupción, ni a falta de dirección política y económica que(a mi juicio) la permisividad de el actual gobierno con algunos de sus supuestos "fieles" han provocado la pérdida de autoridad moral de ese gobierno.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 2 salvafer 08/12/15 14:33

    ¿Creías que se iban a conformar con la victoria?, ¡qué inocentes!: Cuando el ultraliberal elige un camino, el camino termina, pero el ultraliberal sigue. La siguiente pieza a cazar es la presidencia de la república, sin esperar a que se abra la veda; son impacientes y además cuando muerden cacho no lo sueltan fácilmente. El "ínclito" CNE ¿estaba o no estaba en estas elecciones?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 1 Lectorr 08/12/15 14:19

    Es vergonzoso tener que leer las opiniones tan sesgadas y reaccionarias de Gustavo Palomares. Este señor no hace más que seguir el discurso de la caverna tanto la española como la venezolana, sin aportar datos contrastados. Dice que Venezuela es "Un país a la cola continental según las principales magnitudes macros y micros". Según Gustavo Palomares debe ser que en Haití, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Parauay, etcétera, la gente vive muy bien y no hay problemas de desigualdad, pobreza, inseguridad ciudadana, feminicidios, asesinatos políticos.... Al mismo tiempo, este señor ve una falta de democracia en Venezuela, pero no parece importarle la ley Mordaza en España, la soberanía entregada a la OTAN y la UE, los desahucios, etc. En definitiva, Gustavo Palomares parece que no se ha léido los datos publicados por Naciones Unidas a través del PNUD: ONU destaca avance venezolano en el cumplimiento de las Metas del Milenio http://site.adital.com.br/site/noticia.php?lang=ES&cod=64687

    Responder

    Denunciar comentario

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre