Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



A la carga

Juego de máscaras en Podemos y PSOE

Publicada 23/03/2016 a las 06:00 Actualizada 22/03/2016 a las 17:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 132

En artículos anteriores he defendido la conveniencia de un pacto de gobierno entre los partidos de izquierdas (con el apoyo de los partidos nacionalistas o de Ciudadanos). Los principales argumentos eran los siguientes. En primer lugar, es la opción favorita en la opinión pública. En segundo lugar, posibilitaría la constitución de una alianza progresista de los países del Sur de Europa que permitiría establecer un contrapeso en la Unión Europea. En tercer lugar, hay fuertes complementariedades entre PSOE y Podemos (los puntos fuertes de cada uno son los puntos débiles del otro). En cuarto lugar, tras los ajustes brutales de la anterior legislatura, creo que el péndulo político debe girar hacia la izquierda.

Hoy me gustaría examinar la cuestión no desde el ángulo de lo deseable, sino del interés partidista. No intentaré añadir nuevos argumentos a lo que me gustaría que sucediese; más bien, trataré de entender qué es lo que mejor encaja con el interés político y electoral de los dos partidos.

Pues bien, el análisis nos lleva de inmediato a una paradoja. Desde las elecciones hasta aquí, hemos visto que Podemos ha declarado su intención de participar en un gobierno de coalición con el PSOE, mientras que el PSOE se aleja de tal posibilidad pactando con Ciudadanos. Pero me parece que en realidad debería ser al revés, pues lo que mejor le vendría a Podemos es estar en la oposición y al PSOE gobernar con Podemos. Veamos por qué.

Si el PSOE gobernara con Ciudadanos, ya fuese gracias a la abstención de Podemos o gracias a la del PP, y especialmente en este último caso, Podemos se transformaría en el gran partido de oposición en España. El PP ha quedado tan quemado por sus tramas de corrupción y sus políticas insolidarias que no podrá ejercer una oposición creíble durante un buen tiempo, más aún si Rajoy se mantiene como presidente del partido. Podemos podría dedicar todo su tiempo a defender que el PSOE es lo mismo que el PP o que el PSOE afirma una cosa en la oposición y luego hace otra cuando llega al gobierno. Teniendo que gobernar con Ciudadanos, el PSOE se vería forzado a renunciar a algunas de sus promesas electorales, diluyendo su perfil socialdemócrata. Además, todo parece indicar que la Comisión va a exigir, en el momento en que se forme el ejecutivo, un nuevo ajuste de unos 10.000 millones de euros, lo que dificultará aún más las políticas sociales que quiere poner en práctica el PSOE. En esas circunstancias, Podemos tendrá el campo libre para pretender ser la voz de los excluidos, los insatisfechos, los desengañados y, con un poco de esfuerzo adicional, la gente toda, presentando el gobierno liberal de PSOE-Ciudadanos como un intento desesperado de salvar un régimen agonizante que se resiste a desaparecer, incapaz de articular un cambio auténtico. Los momentos de lucimiento de Iglesias frente a un Sánchez presidente de un gobierno débil serían numerosos. Siendo previsible una legislatura breve, en las siguientes elecciones Podemos podría rebasar al PSOE y llegar, entonces sí, a ser el segundo partido del país, por delante de los socialistas.

Por el contrario, si Podemos entrara en un gobierno con el PSOE, los socialistas se encargarían de bajarle los humos a los podemitas. Gobernar es muy duro, sobre todo sin una mayoría parlamentaria sólida y bajo la atenta mirada de la Comisión y el Banco Central Europeo. Podemos tendría que abandonar no sólo su discurso maximalista (superación del “régimen del 78”, apertura de una fase constituyente, etc.), sino también su sobrecarga retórica. Resulta difícil imaginarse a los líderes de Podemos apelando al amor, a la belleza y al orgullo de ser diferente del resto de partidos cuando tengan que hacer recortes impuestos por Europa para cuadrar las cuentas. Y, quizá más importante, Podemos ya no podría seguir afirmando que el “régimen” les excluye porque sus políticas quieren acabar con los privilegios y la influencia desmedida de los grandes intereses económicos en la toma de decisiones.

El PSOE, a su vez, sólo tendría oposición por su flanco derecho, lo que le permitiría reconciliarse con aquellos antiguos electores que a partir de cierto momento concluyeron que las políticas del PSOE no eran suficientemente progresistas, marchándose en masa a Podemos, a la abstención o a partidos menores. De esta manera, al apostar por una coalición de izquierdas, el PSOE recuperaría parte de la credibilidad perdida y podría presumir de ser un partido integrador, dispuesto a incorporar a la izquierda más radical en la responsabilidad de gobierno.

Estoy seguro de que sería un gobierno muy conflictivo, lleno de peleas y deslealtades internas, sometido a una oposición durísima del establishment económico y mediático. Los socialistas no tendrían un día de tranquilidad con Podemos en el ejecutivo. Seguramente, sería también un gobierno breve (como el que pudiera formar el PSOE con Ciudadanos), pero creo que los socialistas se cargarían de razones para culpar a Podemos por los errores cometidos, saliendo victoriosos en unos futuros comicios a los que los podemitas llegarían habiendo perdido la virginidad política.

Esta forma de analizar los intereses de los dos partidos choca claramente con las estrategias y discursos que han venido defendiendo desde el 20-D. Podemos, como antes indicaba, ha insistido en su deseo de gobernar con el PSOE, mientras que el PSOE ha hecho cuanto ha podido para evitar lo que entienden como el “abrazo del oso”, prefiriendo irse con Ciudadanos.

Como no faltan personas inteligentes en ambos partidos, no cabe pensar que los partidos no son capaces de entender lo que más les conviene. En realidad, si andan defendiendo justo lo contrario de lo que en principio les interesa es porque tras la celebración de las elecciones todo ha sido tacticismo, estrategia y añagazas. Podemos insiste en que quiere gobernar con el PSOE, cuando le vendría mejor dejar que el PSOE gobernase con Ciudadanos. Y el PSOE se empeña en alejar la posibilidad de gobernar con Podemos con la excusa de que no se puede llegar al gobierno con la abstención de los partidos nacionalistas. Una mezcla de cálculos electorales y juegos internos de poder impide a los dos partidos actuar según lo que más les conviene. Podemos debería abstenerse para que gobierne PSOE con Ciudadanos, ejerciendo una oposición que le granjeará nuevos apoyos, y el PSOE debería lanzar una oferta seria de gobierno de coalición a Podemos para tratar de recuperar a sus votantes perdidos y rebajar el maximalismo retórico de Iglesias. Entonces empezaría la política de verdad.


10 Comentarios
  • 132 Casirojo 01/04/16 16:07

    Aparte de todos estos analisis bien intencionados,la verdad es que es urgente apartar al PP del gobierno,de cualquier gobierno,los partidos que pueden sustituir al PP,deberan quitarse muchas de sus razones por un bien comun.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 131 Lunilla 29/03/16 22:56

    Trducido al Roman Paladino es que la espectativ electoral de Pablo Iglesias se alimenta de la ira de la clase media contra el establishment y, por tanto hay que intentar que el  malestar ciudadano  se mantenga a un atemperatura tan alta como sea posible, idealmente mas alla del punto de ebulliciòn . Cualquier cosa que haga bajar el termòmetro de la irritaciòn social, conspira contra las posibilidades electorales de Podemos. El Bingo es correcto; El anàlisis de Iglesias tambien -es muy de agaradecer la  honestidad intelectual con que lo hace pùblico para quien quiera entenderlo. En realidad  Podemos es un producto ideologicamente muy complejo, hay al menos tres corrientes; A Saber. PIMERA:  la que  responde directamente  de la vissiòn Leninista representada principalmente por Pablo Iglesias; SEGUNDA:  la que enlaza con el Populismo de Izquierdas que teorizò  Ernesto Laclau en Argentina, y que esta en la base de fenòmenos como el Chavismo o el Kichncherismo, La traduccion Podemitas de "Patria o Buitres" Kircherista es el "Pueblo o "Casta" de Podemos en España; TERCERO: La que nos remite a la vieja y sabrosa tradiciòn del Anarquismo Español que tiene raices tan profundas en nuestra sociedad y probablemente es la que mejor explica el fulminante èxito de Podemos en Espaaña. Nada desde la Guerra Cvil habia cconectado tan bien  con ese hecho diferencial aparenetemeete enterrado en nuestra memoria històtica. A partir de ahì  todo està descrito en los manuales de comunicaciòn polìtica al uso. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 130 Lunilla 29/03/16 22:08

    Pablo Iglesias intenta aparentar que respeta la pulsiòn asamblearia que esstà ene el origen de Podemos: Por un lado todoss los pasos que ha dado Iglesias responden a un modelo bien conocido: Lo describiò Lenin  en 1.902 en un texto llamado "¿Què hacer?" fuè baautizado  como "centralismo democratico" que ha regido desde entonces en todos los partidos comunistas del mundo. Iglesias intenta obtener los resultados uniformadores del centralismo democràtico "aparentando" respetar la pulsiòn asamblearia nque esta en el origen de Podemos, una conciliaciòn muy dificil enetre dos culturas organizativas radicalmente opuestas. En una entrevista Iglesias se definiòn asi mismo de una manera enfàtica como spocialdemocrata eso sì, inmediatamente  precisò,  demòcrata con Marx o Engels, como Vladimir Illich-Lenin-/ No sociaaldemòcrata como Brandt o Palme, sino como Lenin, remarcò. En sus remotos origenes el partido Bolchevique que ms tarde Pcus se denominò "Partido Obrero Socialdemòcrta de Rusia. pero hay qye retorcer mucho la historia para identificar hoy como socialdemòcrata a Vladimir Illich-Lenin y a sus innumerables sucesores. Pablo Iglesias delimita claramente lo que para el se co nsidera Izquierda;  es ni ms ni menos lo que nace de la tradiciòn comunista; Todo lo que esta fuera de su mundo, forma parte de lo que el considera el adversario y hay que eliminarle. El propio Lenin decidiò alla por el año 1.914 que los Socialistas no eran  izuierad sino "socialtraidores" y a los ojos de tipos como Pablo Iglesias y algùn otro ente en nuestro Pais España, asì a sido siendo hasta hoy.   Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 129 Lunilla 29/03/16 20:23

    PODEMOS Y LA SEMANA SANTA: Por Sergio Pascual ex numero tres de Podemos "Hay que democratizar la SEMANA SANTA:  La "Semana Santa" de Sevilla, es hoy un ritual mas secular que religioso y mas popular que religioso. Es por eso  una fiesta de todos los Sevillanos y de Sevilla, religiosos o laicos y no solo de la jerarquia eclesiastica o del Ayuntamiento de turno; Como todo rirtual La Semana Santa opera simbolicamente para reproducir y consolidar lazzos de solidaridad mecànica en el orden  Durkeimiano; o, porque nò, para recrear communitas  espontàneas de Turner. A su valor  artistico y cultural  e incluso econòmico,l se suma el capital social en el sentido de Putnam, de las redes de sociabilidad y  solidaridad que se  extienden  por todo el tejido social sevillano a traves de las cofradias. Siendo asì ¿porque iba a  tener Podemos algo en contra de la Semana Santa..? La semana Santa es una fiesta Popular que muchos sentimos como nuestra y en la que puede participar, como pùblico, nazareno o, siendo costalero como lo fuì yo mismo (dice aquì el ex seecretario de organizacion de Podemos) durante varios años." Gente piensa diferente o que vota a diferentes partidos."  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 128 Lunilla 28/03/16 12:20

    Como dijo aquel, no ssoy dado a renuncias ni a medias tintas, las medias tints nunca fueron lo mio, no se manejar lo indefinido, pero se muy bine lo que son "los medias tintas" y aunque conozco muy bien  lo que  es polìticamente correcto, no estoy hecho para los juegos falsos, ni para pequeñas dosis siquiera, me gustan  laas medias tintas, aunque aclaro que si creo en los matices, en los puntos medios y en el equilibrio. Todos nos ebcontramos alguna vez con los "medias tintas" -no necesariamente amores mal lograadaos del pasado-  sino que pueden venir de todas formas, colores y tamaños. Un medias tintas puede ser tanto un familiar como un amigo, son personas  que se  caracterizan por su temor a la frase "todo o nada" y, su facilidad para entrar y salir de tu vida, comosi gfueran los dueños de sus capìtulos o, se creyeran bien recibidos,l son aquellos que nunca estàn  completamente comprometidos con algo. No obstante beinvenido otra vez amigo.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 127 Lunilla 27/03/16 23:08

    Rasec dijo..
    Rasec: comtrº nº 126: [....] Cipote; porra o palo con una bola en uno de sus extremos o la cabeza abultada (cachiporra), la manera mas magnanima de respuesta "tajante" al desprecio insultante de este petimetre da Poza a la simbologia  de un apelativo que con orgullo lo vengo interpretando. no nos la cojamos con papel de fumar: no empecemos por ahì, debo decirle que lo de Quevedo este que suscribe lo lleva ya muy gastado de tanto usarlo, pero sin resultado ¡ya se apercibirà ya!Le ddire una cosa el insulto personal procaz y grosero, me resbala pero ssi atacan a los simbolos de una persona o Instituciòn que esa persona respeta, ni quevedo ni el maestro armero-por culpa de no saber hacerlo cuando pudimos, asi  nos encontramos, Usted bien lo sabe aunque se encuentre de vuelta ahora. Con todos mis respetos Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 126 Rasec 27/03/16 18:07

  • 125 Lunilla 27/03/16 15:30

    Jose Maria da Poza dijo..
    # comentario nº 30 : .......Pues anda que a ud. ademas de hacer honor al nombre, le pusieron por cabeza un "Cipote", asi discurre, razona y piensa.   "Molete".

    Responder

    Denunciar comentario

  • 124 Lunilla 27/03/16 13:08

    Los Dogmas de la fe Catòlica y los del Partido Polìtico Podemos son muy parecidos; Tambien como la Iglesia Catòlica quieren tener sus ritos; sus Santos, sus lugares Sagrados, las Asambleaa semanales convertidas en misas "seculares". Los Santos Marx, Lenin , Stalin,  sus lugar sagrado; Venezuela donde se  hicieron hombres sus lìderes; sus discursos yparàbolas. En 2.014 su lider Pablo relatò una especie de paràbola sobre ele conflicto entre gatos y ratones:  "Casta y Pueblo"  ¡"quedò dicho"! en la que el PP eran  los gatos y sus fieles los ratones: Siguiendo la lògica de la metàfora..."El PSOE y Ciudadaanos" son claramente mas gatos que ratones. Va a ser interesante si el deseenlace del juego politico actual en España serà una alianza  de gatos aunque sean de diferentes colores o, si, acaban cruzandose aanimales polìticos de diferentes especies. La opciòn contra natura seria la mas arriesgada, con un final incierto. A Darwin  le hubieraa fascinado: A los cientificos poli`ticos tambien . En cuanto al conjunto fr la ssociedad Española se va percibiendo que no tanto.   Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 123 viaje_itaca 26/03/16 23:33

    Pues personalmente pienso que en estos tiempos de polarización tremebunda, ni PSOE ni Podemos pueden dar el brazo a torcer sin haberse cargado de razón ante sus electorados, léase haber hablado largo y tendido de lineas rojas  y cosas semejantes. Podemos sería visto como un partido tradicional como los otros, y el PSOE hubiera sido visto como demasiado izquierdistas. Es lo que tienen las crisis. Ahora tocará intentarlo de golpe en el último momento, lo que condicionará un gobierno breve... pero eso era muerte anunciada. La legitimidad ante el electorado tiene sus exigencias, y el intentar pasar por encima de esto, que no es más que política, está llamando disimuladamente a una tecnocracia.  Ya sabemos de qué van las tecnocracias: de defender los intereses de los poderosos y de no ser representativas de los pueblos. No creo que haya que preocuparase: salvo que la ciudadanía se ocupe de forma mayoritaria de sus propios intereses, en vez de votar como al correspondiente partido de futbol y defienda valores humanos de forma crítica, y no como los colores del propio equipo,  que en realidad son los que inoculan las élites para que los tontos sean fáciles de manipular, pues eso: las cosas saldrán mal o mal, así que no importa mucho lo que se haga.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre