Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es



El vídeo de la semana

¿Para qué hablar si podemos zurrarnos?

Publicada 08/10/2016 a las 06:00 Actualizada 10/10/2016 a las 12:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 31

¿Para qué hablar si podemos zurrarnos?

El eurodiputado Steven Woolfe, considerado como el favorito a la sucesión de Nigel Farage en el partido británico xenófobo UKIP, se encuentra en estado "grave", tras haber sido golpeado por Mike Hookem, compañero de la formación.

Ha sido esta una semana rica en imágenes vibrantes cuyo eco aún resuena con trazas de un prometedor futuro por delante, porque vamos a seguir hablando de ello.

Desde la anunciada pero sonora caída de Pedro Sánchez, hasta el último arrebato ultranacionalista de la ex burguesía catalana, pasando por el Premio Nobel al Santos del NO, o la feliz coincidencia en la Audiencia Nacional de la más selecta agrupación de corruptores y corruptos de la España del postpelotazo en los juicios de Black y Gürtel, sonoros nombres foráneos para dos historias de amiguetismo de hispánica factura (no están todos los que son, aunque presuntamente sean todos los que están).

Todas pugnarán en diciembre por ocupar un merecido espacio en los resúmenes anuales de las teles y los periódicos.

Pero me permitirá el amable lector –que me lo permite casi todo, incluido disentir de vez en cuando de la línea editorial de este medio que pese a todo me acoge en su seno desde el minuto uno–, que centre la mira de este modesto disparo semanal en una imagen congelada de poderosa elocuencia, de más recorrido global que nuestras modestas disputas patrias.

Es la de ese parlamentario europeo que no quiere serlo, yacente en un pasillo del Parlamento de Estrasburgo después de haber tenido algo más que palabras con otro parlamentario que al parecer tampoco se siente orgulloso de ello. El cuerpo extendido, los brazos ligeramente adelantados, las piernas abiertas y el maletín aún en la mano izquierda, tal parece que se ha caído desde un piso superior, pero ya se ha confirmado quedó así tras un desvanecimiento. Las primeras e inquietantes informaciones hablaban de que había quedado gravemente malherido tras una pelea con un compañero parlamentario, de su mismo país en incluso partido –¿quién dijo aquello de que hay, en grado ascendiente de peligrosidad, adversarios, enemigos y compañeros de partido?–, que éste le había zurrado con tal determinación y ahínco que le había quitado el sentido. Luego se fue aclarando que no, que esa imagen del tipo tirado en el suelo no era la consecuencia directa del desencuentro, sino producto de un desvanecimiento posterior en el que quizá tuvo algo que ver el par de guantazos que le arreó el colega.

La víctima se llama Steven Woolfe, y el otro en disputa Mike Hookem. El primero, ya recuperado aunque estuvo grave, ha dicho que tranquilos, que no ha pasado nada, que se siente “feliz, sonriente y con mucha energía”. El segundo, que tampoco fue para tanto, que intercambiaron palabras gruesas y acaso algún empujón, nada serio.

El incidente tiene mucho de riña tabernaria muy del estilo inglés, con rotura añadida de cristales de ventanal, pero tiene mucho más de reflejo del talento y el talante de esa clase política británica que ha conseguido capitanear un error histórico que el Reino Unido y la propia Unión Europea probablemente lamenten durante mucho tiempo. Éstos que resuelven sus diferencias a golpe de puño, han abierto una curiosa derivada de hooliganismo parlamentario que era desconocido en Estrasburgo y probablemente también en Londres, donde las disputas parlamentarias pueden dirimirse con enorme violencia verbal, pero siempre con una exquisita formalidad hija de una tradición parlamentaria que recorre siglos de la historia de Europa. En ese sentido, puede resultar hasta divertido, que los tipos que hace unos años plagaban Benidorm de puñetazos y vómitos, ahora creciditos se peguen en la pacífica y aburrida Estrasburgo.

Pero el incidente va, me temo, mucho más allá.

La disputa de Woolfe y Hookem, apellidos de inevitable resonancia animal y piratesca, es la expresión más palpable del talante de estos tipos que han conseguido aprovecharse del miedo para crecer en política y meterle un gol a su propia ciudadanía que quizá ni ellos mismos pensaban conseguir. Estos diputados de un partido racista y xenófobo, violentos ellos, han desnudado en su batalla la realidad del carácter de quienes han liderado el exabrupto que saca al Reino Unido del tren de Europa.

Las urnas nunca se equivocan. No lo han hecho en España, ni en Colombia, ni lo hicieron con el Brexit, porque a pesar de la tentación que algunos tienen de pensar que el pueblo es imbécil cuando lo que decide no es lo que uno piensa, un elemental principio democrático llama a asumir sin condiciones un resultado electoral cuando es honrado, cuando no tiene cocina.

Ahora bien, sí existe un componente de manipulación y engaño en el que esos votantes que dibujan un paisaje inesperado pueden navegar por culpa de esa clase a la que votan, los urdidores del acuerdo que aceptan o rechazan o los líderes del cambio histórico que prometen un mundo feliz si apoyamos sus tesis. Manipulación y engaño en el que hay también un componente de responsabilidad de los medios de comunicación que entren a la batalla a veces sin dejar claro que están en ella. Y eso es mentir, eso es engañar.

Los del partido de Farage –que ha tenido que volver para sujetarlo después de haberse ido– reconocieron tras el referéndum que no sabían qué pasaría una vez conseguido el NO. Lo que importaba era salir, desconectar, ser directores de un proceso que cambiara una realidad que a ellos no les gustaba aunque no supieran y aún desconozcan el rumbo ni el destino al que hay ahora que dirigirse.

Lo que sí sabemos hoy, cuando ya es tarde para volver atrás, es cuánto y en cuánto aprecio tienen el respeto a la discrepancia.

Esa quizá sea la lección, la enseñanza, la conclusión más evidente y fructífera de esta imagen: cuidado con los que venden mundos ideales con brújula de plástico y sin puerto de destino. El viaje sin destino es la obviedad del viaje a ninguna parte, y suele terminar en naufragio. Y hasta es posible que en algún momento de la travesía descubramos que en el puente del barco a la deriva hay un grupo de sujetos que gustan del natural arte de dirimir sus diferencias a puñetazos, que es una forma bastante elocuente de mostrar el escaso afecto por el diálogo civilizado.

Por la democracia, vamos.
EL AUTOR


10 Comentarios
  • 31 Jesc 11/10/16 01:21

    Antonio Basanta dijo..
    Ya creo que lo he entendido. Y usted también.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 30 Faustino Tuya 10/10/16 23:23

    Como se dice en tu tierra. Para que vamos a discutir si lo podemos arreglar como se arregló toda la vida: a hostia limpia.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 29 NMA 10/10/16 16:03

    Estrasburgo no es aburrida en absoluto.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 28 POZO 10/10/16 14:37

    Ojo que se va confirmando que la sexta, Farreras y Ana Pastor, no contentos con conseguir la abstencion del PC y el tirunfo de los 17 transfugas, ahora se han propuesto utilizar todo el peso de A3 para dividir y debilitar a podemos. Farreras , tuvo un dia negro el sabado de Tamayazos. Nego repetidas veces que los que allí increpaban a los Golpistas, fuesen militantes del PSOE. acepto como cierto y tres veces saco a la palestra que los de Sanchez, habían metido gente en congreso para ganar votos. Esto lo afirmo sin la mas minima constatación y no se hecho atrás , aunque le explicaron que era imposible hacer las tarjetas de entrada con diversos identificativos y colgadas en el el cuello de los asistentes para meter intrusos. Lo dejo, al final, en el aire con la esperanza de que esa asquerosa mentira medrase en la opinion pública. A los que seguimos el programa al completo, nos fué evidente que Farreras estaba actuando al servicio de poderes por encima de el, quedando en evidencia su vileza y bajisima calidad periodistica. Probado su poder, en comandita con Felipe, Bono, los 17 y Prisa, han conseguido que de una manera repugnante y en contra de la militancia del partido se nombrase una Gestora desde se concreten los detalles de la traición al pueblo Español. Ahora, silencia cobardemente a Rivera y ciudadanos que al calor de las actuaciones del PP en Gurtel, no le quedaría mas remedio que fracturar su acuerdo con el PP y dejar la politica despues de protagonizar la mas hiprocrita de las politicas , jamás vistas tan crudamente en España. Eso si, Rivera dijo una verdad, "estamos aqui para que nunca gobierne podemos" . De ahí la suavidad y respeto que muestran hacia el los de la sexta, pais, PP y los 17. Dicho esto, vamos a hacer campaña para que SE HAGA UN BOICOT SEVERO A LA SEXTA, Y AL GRUPO PRISA . A los politicos de Izquierda, Pablo, Errejon, Echenique, Oltra, Colao, etc etc, duro y en la cabeza , expresarse con la máxima sinceridad y contundencia a las siempre insidiosas preguntas de Farreras y Ana Pastor.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 27 Antonio Basanta 10/10/16 13:10

  • 26 Jesc 10/10/16 00:30

    Ya lo he entendido: vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer, ¿no, Lucas?

    Responder

    Denunciar comentario

  • 25 tieri 08/10/16 23:01

    Articulo muy interesante.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 24 Nandin 08/10/16 21:39

    Germana dijo..
    Maruenda, F.Jimenez losantos, etc ... , debieron ser reclutados por MARCELO el mismo de J.F.D.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 23 Germana 08/10/16 20:13

    cepeda dijo..
    No, ...si eso... ya parece. Me refiero al hecho de que son personas que cada vez que las oyes, sea cual sea el tema que se trate, acaban indefectiblemente hablando de cierto partido populista y sus lideres, con gran cariño por supuesto.

    Responder

    Denunciar comentario

  • 22 AML 08/10/16 19:04

    Marhuenda pagaría muy bien este artículo. Para intereconomía es demasiado suave.

    Responder

    Denunciar comentario



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre