X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Granada, 2 de enero

Publicada 28/12/2016 a las 06:00 Actualizada 27/12/2016 a las 21:40    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 53

La ciudad de Granada –la institucional y también buena parte de su población– sigue teniendo un serio problema a la hora de asumir su historia desde un punto de vista ilustrado y democrático. No es la única en España, por supuesto, pero es aquella en la que nací y me críe y por eso me duele particularmente. Dentro de poco, en la segunda jornada del nuevo año, vamos a tener un ejemplo de ello.

Ya en 1995 un centenar de personas firmamos un manifiesto solicitando que la fiesta local del 2 de enero cambiara su casposo carácter nacional-católico por algo más conforme con el mundo abierto y plural que deseábamos. Entre los firmantes figuraban granadinos como Carlos Cano, Miguel Ríos, Antonina Rodrigo y Luis García-Montero, y amigos de Granada como Amin Maalouf, Antonio Gala, Ian Gibson, Yehudi Menuhin, José Saramago y Juan Goytisolo. En un tono sereno y cortés se instaba al Ayuntamiento a que esa jornada dejara de celebrar la victoria de los cristianos frente a los moros en 1492 y festejara en su lugar la reconciliación y la convivencia en paz y libertad de las diversas culturas vinculadas a la ciudad.

Esta petición de un acto integrador, en el que nadie se sintiera agraviado o excluido, fue incorporada por Federico Mayor Zaragoza a la Cultura de la Paz promovida por la Unesco. Incluso así, la reacción del Gobierno local, del PP, fue furibunda: los firmantes del Manifiesto 2 de enero éramos, en el mejor caso, necios o estrafalarios, y, en el peor, partidarios de la islamización de la ciudad. El muy conservador alcalde Díaz Berbel dijo con sorna cateta: "El que quiera ponerse un turbante que vaya a la cabalgata de los Reyes Magos".

Antes de morir de una dolencia cardíaca en diciembre de 2000, Carlos Cano tuvo ocasión de replicar al alcalde en su álbum El color de la vida. "Yo tan contento en mi elefante, con mi chilaba y mi turbante", decía, entre otras sabrosuras, el tema Moros y cristianos.

El deseo del Manifiesto 2 de enero sigue vigente desde entonces, pero solo parece haber servido para excitar a la ultraderecha granadina, que convierte el segundo día de cada año en una exhibición de españolismo rancio, integrismo católico y demagogia barata. Para los ultras, si deseas que esa fiesta sea celebrable por moros, cristianos, judíos, masones, budistas y descreídos de cualquier pelaje, es que eres un agente encubierto de Al Qaeda o ISIS.

Granada Abierta es un colectivo que promueve causas tan elementalmente democráticas como la reivindicación de las figuras de Mariana Pineda y Federico García Lorca –asesinados en la ciudad de la Alhambra por el fanatismo nacional-católico– y la conversión del 2 de enero en una fiesta para todos. En la mañana del próximo lunes, este colectivo convoca en la Fundación Euroárabe un acto alternativo a lo que denomina "excluyente" celebración oficial de la Toma de Granada. Intervendrá el socialista José Antonio Pérez Tapias y un concierto flamenco homenajeará a Enrique Morente y Leonard Cohen.

"Nadie pretende cambiar la historia, solo pedimos coherencia democrática para superar una fiesta obsoleta", dice Francisco Vigueras, animador de Granada Abierta. "Esta ciudad", prosigue Vigueras, "capituló el 2 de enero de 1492 ante los Reyes Católicos, que se comprometieron a respetar los derechos civiles y religiosos de su población judía y musulmana. Sin embargo, Isabel, Fernando y sus sucesores no cumplieron lo pactado. Negaron esos derechos y terminaron expulsando a decenas de miles de judíos y musulmanes que vivían en esta tierra desde hacía siglos y la amaban tanto como nosotros. No es razonable que un ayuntamiento de nuestro tiempo siga rindiendo un homenaje anual a una actuación tan sectaria".

No se trata, en efecto, de cambiar la historia. Nadie pretende restablecer a los herederos de Boabdil, si es que existen, en el trono nazarí. Ni tan siquiera se trata de juzgarla. Nadie ha propuesto desenterrar los restos de los Reyes Católicos que yacen en la Capilla Real y someterlos a público escarnio. Es mucho más sencillo que eso: se trata de no celebrar hoy con pompa y boato hechos históricos que contradicen los principios y valores del Siglo de las Luces. ¿Cabe imaginar a la ciudad de París festejando en estos tiempos la matanza de protestantes del día de San Bartolomé?

Otra de las manifestaciones de la escasa calidad de la actual democracia española es su incapacidad para consensuar una lectura de nuestra historia que califique como barbaridades –propias quizá de su época, pero indignas en todo caso de ser aplaudidas hoy– hechos como la expulsión de los granadinos que se negaron a convertirse a la fuerza al catolicismo. Es poco pedir, creo. De hecho, una democracia saludable compartiría el sentimiento de García Lorca: "El ser de Granada me inclina a la comprensión simpática del perseguido. Del gitano, del negro, del judío… del morisco que todos llevamos dentro".


10 Comentarios

Lo más...
 
Opinión
  • Tiempos Modernos Miguel Sánchez-Romero Miguel Sánchez-Romero

    El Teorema de Aguirre

    ¿Soy el único que cree que Esperanza Aguirre no debería haber dimitido? ¿Me ha poseído el espíritu del hermano conservador de Marhuenda?
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Muerte de la vieja política

    Ya no hay 'Liberté, Égalité, Fraternité' para todos los franceses. La primera vuelta de las elecciones presidenciales deja un titular: Francia está harta de sus políticos, y mucha letra pequeña que escrutar.
  • A la carga Ignacio Sánchez-Cuenca Ignacio Sánchez-Cuenca

    “El tiempo nos dio la razón”

    Lo que ha quedado claro en estos meses es que el PSOE ha permitido con su abstención “responsable” que la democracia española transija con unos niveles de corrupción intolerables.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre