x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Plaza Pública

Joan Ribó y la cabezonería de la razón

Publicada el 31/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 31/05/2019 a las 10:43
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

¿Quién se acuerda del domingo 28 de abril? Para hacer memoria: se celebraron ese día las elecciones generales y en la Comunidad Valenciana también las autonómicas. El tiempo corre a velocidad supersónica y deja a su paso un arrugado grumo de olvido. Según la hemeroteca, aquellas elecciones eran las más importantes de nuestra última historia. La política había ampliado el foco y después de las elecciones andaluzas la extrema derecha podía condicionar, incluso, el porvenir de la misma democracia. Los hijos de quienes ganaron la guerra mal llamada civil se aprestaban, como el caballo de Atila, a aplastar la hierba de las libertades a su paso. Por eso el 28 de abril la respiración de todo el país se ralentizaba a la espera de los resultados electorales. Tampoco ese día ardió Troya. Lo más espectacular de aquella noche fue el vacío crepuscular a las puertas madrileñas de Génova 13.

La media hostia que tenían los enemigos progresistas y de izquierdas para José María Aznar se quedó en una monumental paliza en la propia cara del campeón mundial de los abdominales. Al día siguiente, y un día después del día siguiente, hablaron los bancos y la presidencia de los grandes empresarios y dejaron bien claro que en este país quienes de verdad ganan todas las elecciones son ellos. Ahí estaban esas voces diciendo a Pedro Sánchez y el PSOE con qué otros partidos tenían que formar gobierno y a qué otros partidos ni agua. Y al tercer día, como dicen que pasa en un famoso entierro bíblico, lo que resucitó fue una vez más el olvido de lo que tan pomposamente decíamos ayer.

Porque va y resulta que lo más importante de aquellas elecciones tan importantes eran las que se celebrarían el 26 de mayo, justo un mes después. Y parece que era verdad ese lío de tiempos mezclados en un rarísimo mejunje de alquimia abracadabra. Ya nadie se acuerda de que todavía no hay gobierno central, ni parece de interés común si finalmente Pedro Sánchez gobernará a solas, con la izquierda o con la compañía dictada sin tapujos por el Ibex 35. Eso ya no importa. Ahora estamos en el 26 de mayo, en ese domingo donde todo el país se miraba en el espejo de Madrid y lo que veía era un paisaje anegado por las lágrimas. “Me moriré en Madrid con aguacero…”, hubiera escrito César Vallejo si no se hubiera muerto en París el 15 de abril de 1938. La tormenta perfecta arreciaba en el Ayuntamiento y la Asamblea madrileños y oscurecía otras derrotas lo mismo de dolorosas en otros ámbitos, seguramente no tan mediáticos ni tan psicológicamente decisivos como el de la capital. Pero también oscurecía lo contrario: en algunos sitios, las políticas llamadas del cambio habían conseguido no solamente sobrevivir sino mejorar los resultados de hacía cuatro años.

En la Comunidad Valenciana, las elecciones autonómicas seguirán dando el gobierno a las fuerzas progresistas y de izquierdas. En la ciudad de València –con uno de esos ayuntamientos del cambio– tendremos lo mismo, aunque Unidas Podemos se haya quedado lamentablemente fuera del consistorio. Pero que Joan Ribó se vuelva a vestir de alcalde es una muestra de que la política, si no es valiente y llena de coherencia, no es política de verdad sino una impostura. En estos cuatro años la ciudad de València ha estado en el punto de mira de las derechas, y no sólo de las derechas valencianas. Era una de las aspiraciones irrenunciables para las diversas versiones –todas las mismas, en el fondo y en la forma– del caballo de Atila. Si repasamos lo que esos jinetes de mirada torva han venido diciendo del alcalde de Compromís no habría bastante con el más voluminoso tratado de la infamia. Como si Rita Barberá no hubiera sido, durante veinticuatro años, la versión más exacta de aquella feroz cabalgadura, las derechas cargaban cada día contra las políticas del ayuntamiento valenciano.

Y ahí han seguido hasta hoy mismo. Como si el PP de aquel ayuntamiento no estuviera todo él imputado por delitos de corrupción, ha sido el equipo de gobierno –formado por Compromís, PSPV y València en Comú– el que no ha parado de recibir en estos años las invectivas de PP y Ciudadanos. El catalanismo y los carriles bici han sido la punta de lanza para unas acusaciones que adquirían algunas veces los tintes teatrales de los mejores esperpentos de Valle Inclán. Y mientras las derechas gritaban con el apoyo –igual que en todas partes– de sus medios legionarios, Joan Ribó y su equipo iban haciendo ciudad. Sin arrugar el ánimo y, sobre todo, sin hincar la rodilla a las denuncias estrafalarias de PP y Ciudadanos, la izquierda municipal ha sabido encontrar la complicidad nada fácil –la coherencia y la política decente casi nunca lo son– de un vecindario que ha sentenciado con sus votos lo que el gobierno de la ciudad tendría que ser y no otra cosa diferente. Como siempre en estos avatares: los barrios ricos han votado a las derechas y todos los demás (absolutamente todos los demás) se han decidido por el progresismo y la izquierda. Los ricos son incorruptibles. Para que luego nos pasemos la vida hablando de transversalidades y otras palabras extrañas. Soy de los antiguos: si las clases sociales no existen, qué demonios existe para diferenciarnos los unos de los otros, para diferenciar la lucha por los derechos sociales y la lucha porque el dinero vaya siempre a parar a manos del dinero.

Yo vivo en Gestalgar, mi pequeño pueblo de las montañas, y no voto en la capital. Pero no la pierdo de vista. Para nada la pierdo de vista. Por eso digo que la ciudad de València ha cambiado. Al menos, en estos cuatro años, se ha visto un proyecto de ciudad, con todas las discusiones que se quiera, con todos los errores que se quiera, pero con eso que decía al principio de estas líneas: la coherencia de quienes la han gobernado a la hora de llevar a la práctica lo que era su proyecto programático. ¡Pobre Giuseppe Grezzi, que ha llenado su concejalía de movilidad de insultos y descalificaciones porque los carriles bici han ganado espacio a los autos! ¡Pobre Pere Fuset, que ha visto cómo los mandamases de las Fallas –activos votantes de las derechas– lo han convertido en un muñeco de esas Fallas, sin saber que esos muñecos –muchas veces– ennoblecen a sus originales! Sé que algunos de estos nombres a ustedes les suenan a chino. Pero son nombres que –como en muchas de sus ciudades, las de ustedes– forman parte de esa historia de la dignidad alejada de los focos centrales de los platós televisivos. Y como esos nombres, otros que han construido durante estos cuatro últimos años una ciudad para vivir y no sólo para engordar el álbum digital del turismo que la visita en número cada vez más considerable. Y tal vez, también, más preocupante.

Las ciudades son sitios que hay que conocer perdiéndonos por sus calles y sus plazas, por sus rincones más desconocidos. Lo decía Walter Benjamin cuando hablaba de los pasajes oscuros de París. No voy mucho a València, pero me gusta perderme por sus calles, por sus plazas, por sus rincones más desconocidos. Y aunque los artículos de opinión sean para hablar más de lo que no nos gusta que de lo que nos gusta, quiero cerrar esta columna con el titular que la encabeza: la ciudad de València ha revalidado las políticas progresistas y de izquierdas, eso hoy tan de moda de los ayuntamientos del cambio. Y en eso ha tenido bastante que ver la cabezonería de un alcalde que no se arredró nunca –como su equipo de gobierno– a la hora de defender la razón por encima del griterío hooligan de las derechas, unas derechas eternamente insatisfechas cuando no son ellas las que gobiernan.

Y, por cierto: ¿se acuerdan ustedes del 28 de abril y de que no sabemos, todavía, si finalmente Pedro Sánchez gobernará a solas, con la izquierda o con la compañía dictada sin tapujos por el Ibex 35? Pues eso.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • Larry2 Larry2 31/05/19 21:11

    No conozco Valencia mas que de pasada. Enhorabuena a estos gestores actuales que han revalidado triunfo. Valencia es un punto en el que la derecha tiene mucha fuerza, a pesar de la corrupcion que tienen y han tenido.  No entiendo como esa gente que han vivido la corrupcion tan de cerca y tan clara sigan votando a los mismos . Esta claro , -si se puede- y sed hay que pactar pues adelante. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • BARET BARET 31/05/19 20:04

    Así ha sido, Alfons. Ribó ha sabido enlazar su gobierno con aquel de Ricard Pérez Casado que modernizó Valencia. Supo Ribó capitalizar la buena gestión de los concejales socialistas Ramón Vilar t Vicent Sarrià ocupando las áreas tan poco ostentosas y populares de Hacienda (gran milagro económico) e Infraestructuras. Como siempre, la cabeza luce el sobrero pero es un equipo bien avenido el que gobierna la ciudad de València. Como otro de similar porte adecenta nuestra Autonomía y pone al Poble Valencia en Europa. Enhorabuena a todo el equipo municipal en funciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Alfons Cervera Alfons Cervera 31/05/19 21:54

      Cierto. Sin equipo es difícil ningún éxito. Y todo ese equipo ha funcionado con una coherencia admirable...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • kneter kneter 31/05/19 15:02

    El ejemplo del Ayuntamiento de València y la Generalitat Valenciana gobernados en coalición por partidos de izquierdas, debería servir para implantarse allá donde los números dieran, sin dejarse tentar por las oligarquías económicas y mediáticas. Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • ARVA44 ARVA44 31/05/19 13:30

    Mirando números y propuestas quien ha de ver coaliciones de progreso que funcionan es el PSOE. Anotaros como histórica la coalición de gobiernos autonómicos y locales de los valencianos. Mirad resultados y respuesta de los ciudadanos en las elecciones recientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Isa... Isa... 31/05/19 11:01

    Un placer leerle. Compromìs es una muestra de que si se puede. Siempre me atrajeron y no han modificado su forma de hacer política, sin aspavientos ni sobreactuación, desde la humildad y responsabilidad. El nombre que han elegido m gustó siempre, ya dice mucho, sobre todo cuando el tiempo pasa. En las europeas los elegí desde Galicia, era mi única posibilidad de reconecerles la honestidad constructiva y serena que me trasladaban en conjunto. No conozco Gestalgar, se debe respirar muy bien la paz. Gracias y En hora buena, su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    4

    • BARET BARET 31/05/19 20:13

      Creo que Compromís es un miembro importante dentro de la Coalición de izquierda que ha tenido la gran tarea de continuar la gestión de aquel equipo socialista encabezado por Ricard Pérez Casad: Ajardinamiento del Viejo Turia, Palacio de la Música. Ciudad de la Ciencia ( abortado ,por el PP) Recuperación del Saler- Albufera para la Ciudad, recuperación de los desagües, promoción de València hacia el Mediterráneo con la Mostra del Cine...En fin, cuando la izquierda suma la Ciudad mejora y se moderniza. La izquierda que no quiso gobernar, sufre las consecuencias.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Isa. Isa. 31/05/19 22:02

        Gracias BARET. Me ha aportado información que desconocía. "cuando la izquierda suma la Ciudad mejora y se moderniza" Así es para mí, también. Ahora más que nunca se está mostrando la capacidad y la no capacidad de todos los equipos de izquierda, para lograrlo. Deseo que se den cuenta, por el bien común. Un saludo!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Isa. Isa. 31/05/19 13:38

      Reconocerles. Buen día tierry ;)

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/05/19 11:11

      Buen día, Isa!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Valldigna Valldigna 31/05/19 10:22

    Valldigna.Un buen artículo.Yo como valenciana que no vivo en Valencia, cuando voy veo una ciudad moderna que da gusto pasear en ella.Siempre hay vida incluso los domingos.Tenemos una ciudad con un alcalde de Compromís que ha gobernado para TODOS y repeta la Malvarosa y otros lugares emblematicos de la ciudad.Ha hecho una politica de izqierdad!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/05/19 09:06

    No estoy para dar lecciones. Pero viendo la izquierda distinta del Psoe me llama la atención Compromis. Monica Oltra, Joan Ribó y Joan Baldoví parecen tener cada uno personalidad bien propia y mentalidad constructiva.
    Cruzo los dedos para que sigan teniendo suerte frente a los embates de la derecha que malocupaba el poder en La comunidad valenciana durante tantos años.
    Solamente estaba un par de horas en Valencia viniendo desde Calpe. Me encantô la Albufera y ya en la ciudad el barrio medieval con la plaza Redonda. Dicen que los nueve kilómetros del parque longitudinal del Turia son una maravilla para ciclistas y paseantes. Buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Copito Copito 31/05/19 09:01

    Efectivamente es un ejemplo lo que se consigue cuando las izquierdas, incluyendo al PSOE, se unen, como es en el caso de Valencia. En cuanto a la transversalidad de alguno partido de izquierdas, yo la interpreto como la necesidad de hacer política social para todos. Cuanta gente trabajadora hay que se echa piedras sobre su tejado votando a la derecha, mientras ganan un sueldo miserable!. La manera más eficaz es con los actos que vean la diferencia de una política social de verdad, o del sistema económico de la derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/05/19 23:49

    Bonito relato!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.