Inmigración

La versión oficial no convence a familiares y amigos del senegalés muerto en Salou

La versión oficial no convence a familiares y amigos del senegalés muerto en Salou

El Síndic de Greuges de Cataluña, el defensor del pueblo Rafael Ribó, abrió este miércoles una actuación de oficio para recibir la máxima información sobre la muerte de un senegalés en Salou durante una operación de los mossos contra el top manta. El objetivo, dijo Ribó, es aclarar las "versiones contradictorias" que ha generado este "triste incidente", para lo que se ha puesto en contacto con la Dirección General de la Policía. Además, el defensor investigará también qué medidas podrían evitar el top manta, centrando los esfuerzos en erradicar la producción y distribución de las falsificaciones y no en las personas que subsisten con ello.

En la mañana del miércoles, decenas de compatriotas del fallecido –Mor Sylla, de 50 años– volvieron a concentrarse en Salou para criticar la actuación de los mossos y pedir justicia. Y aunque la protesta se desarrolló pacíficamente, el cliente de un bar insultó a los manifestantes y generó así un enfrentamiento con ellos. Incomparable a los hechos del día anterior, que dejaron 30 heridos, entre ellos 24 Mossos d'Esquadra, tres vecinos de Salou y tres senegaleses. El ánimo terminó de apaciguarse cuando fueron puestos en libertad con cargos los 12 manteros detenidos, informa Europa Press.

Sí era comparable la rabia y la indignación de amigos y familiares del fallecido. El hermano de Mor Sylla, que ha presentado una denuncia, declaró que "si la actuación de los mossos fuera igual que la de la Guardia Civil o la Policía Nacional, no pasaría esto y mi hermano estaría vivo". Una postura que no comparten desde el sindicato policial SME-CCOO, que condenó la "violencia espectacular" contra los mossos y subrayó que la muerte del senegalés no se debió a la actuación de los agentes: "No podemos tolerar de ninguna manera las acusaciones. Tenemos clarísimo que estaba huyendo, no sabemos si tropezó o se desplomó", comentó el portavoz sindical, Antonio Castejón.

Dos testigos dicen que no hubo contacto con la víctima

Encaminados por esta versión se mueven dos testigos independientes que, según el consejero de Interior catalán, Jordi Jané, respaldan el argumento policial de que no hubo contacto entre el fallecido y los agentes. Una mossa se dirigió a él sin tocarle para decirle "Oye, a dónde vas, ¡quieto!", pero el hombre se dirigió a la terraza y, al agarrarse al toldo, cayó del tercer piso, explicó el consejero. Una reacción que, según Jané, tuvo también otro de los implicados en la redada, pero en este caso con mejor suerte.

En el momento del suceso todavía no estaba presente en el piso la secretaria judicial, que esperaba en el portal. Josep Lluís Trapero, comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, explicó que ante una operación en la que se sospecha que puede haber armas y producirse una situación violenta, "primero se asegura el domicilio durante segundos o minutos" y luego se hace pasar al secretario judicial. Trapero añadió que los propios agentes intentaron reanimar al hombre durante los cinco minutos que tardó en llegar la ambulancia.

Quienes tampoco están muy convencidos son los partidos de la izquierda catalana. Las CUP emitieron este martes un comunicado exigiendo que se investigue la muerte "evitable" de este senegalés así como la persecución policial que, dicen, sufren estos vendedores. Una persecución que es resultado de las políticas "racistas, excluyentes, xenófobas y de apartheid" que impulsan la UE, España, la Generalitat y muchos ayuntamientos, añaden.

Desde ICV pedirán al consejero de Interior que explique este mes de agosto en el Parlament todo lo ocurrido. De igual modo se instó a perseguir a las redes del crimen organizado en vez de a los vendedores ambulantes.

Disturbios en Salou tras la muerte de un senegalés que huía de los Mossos

Más sobre este tema
stats